¿Legalizar para uso médico o para “los ricos”?


Por Gary Gutiérrez

(se permite la reproducción en su totalidad. Favor de incluir el crédito a garygutierrezpr.com)

http://descriminalizacion.org/wp-content/uploads/2014/03/stic02.jpgPor años, cada vez que hablaba del fracaso de las políticas antidrogas estadounidenses, surgía la misma pregunta. Si es que las leyes de drogas fracasaron, cómo es que todavía están en los libros. ¿Por qué se mantienen?

La contestación, siempre es la misma.

Si bien nadie puede discutir que las leyes antidrogas llevan casi un siglo fracasando en sus aspiraciones de acabar con la producción, eliminar el trasiego, disminuir el uso y rehabilitar los usuarios, no es menos cierto que las mismas triunfaron en sus verdaderos objetivos.

Las políticas antidrogas impuestas al mundo por EEUU, “triunfan fracasando” cuando sirven de base para el control social mediante la encarcelación de los sectores excedentes de la sociedad, cuando justifican la vigilancia y el control a las comunidades pobres, justificando también la militarización de los cuerpos policiacos y sobre todo, cuando sirven de licencia de corso para que Estados Unidos intervenga de forma imperial en prácticamente todo el sur global.

A lo anterior, se le debe sumar que las leyes antidrogas sirven para que el sistema financiero mundial se beneficie de mover, esconder, cuidar o lavar los enormes capitales producto del ilegalizado tráfico.

Visto así, diga si no funciona. El cuento del “control de drogas” permite a los ricos, sacarle dinero y controlar los pobres con una sola agenda.

Ahora, ante las nuevas tendencias de “legalizar” la marihuana, sustancia que representa el 60 por ciento del capital que producen los cárteles de la droga, se debe ser igualmente crítico.

Si es cierto que la prohibición de las drogas es tan buen negocio para eso que algunos llaman “el sistema”, no hace ningún sentido que las leyes que regulan esas mercancías se estén liberalizando. Después de todo, los países del norte de Europa, Portugal, el Uruguay y cinco jurisdicciones en Estados Unidos prácticamente normalizaron sus relaciones con la marihuana.

La respuesta es simple sí se toma en consideración que el capital, como el Espíritu Santo, obra en extrañas maneras.

La realidad es que sí buena parte de las ganancias del ilegalizado narcotráfico beneficia a al sistema, ese que es controlado por el blanco, varón, propietario, cristiano y heterosexual por lo menos en apariencia, no es menos correcto que ya otros sectores poderosos económicamente se dieron cuenta que un cambio en las leyes que fiscalizan esos mercados, les pondría a ellos a controlar enteramente el mercado.

Es de esta manera que vemos como, en las jurisdicciones donde se liberaliza el uso recreativo del cannabis, poderoso intereses blancos se apoderaron del nuevo sistema legal de distribución de la “yerba”, despojando así a las comunidades afroamericanas y latinas de una de sus principales fuentes de financiamiento y trabajo. Esto porque lograr sacar una licencia que permita la venta legal del cannabis puede llegar a costar hasta millones de dólares. El mismo proceso que se dio cuando Estados Unidos legalizó el mercado de bebidas alcohólicas.

Por supuesto, cien años de mentiras y falsedades moralistas no son fácil de superar. Razón por lo que en otras jurisdicciones, como en Puerto Rico, el proceso de acaparar las ganancias que produce el cannabis no se puede dar de forma abierta y honesta.

http://norml-uk.org/wp-content/uploads/2013/10/norml_remember_prohibition_.jpgPara solucionar este contratiempo, el capital recurre al hipócrita truco que le funcionó en los años de la prohibición del alcohol, “el uso medicinal”.

Mientras los pobres de “razas inferiores” -los italianos, judíos e irlandeses- se mataban en las calles de Chicago, Nueva York y Atlantic City peleándose el mercado de alcohol y mientras cientos de miles murieron por consumir “ginebra de bañera”, los hijos de los barones de la industria americana disfrutaban de ambientes seguros donde ingerir elegantes licores protegidos de ser arrestados por una receta que aseguraban la necesidad médica de la pócima.

Usando la misma estrategia, los capitalistas del siglo XXI, no solo se aseguran que sus hijos no vayan a la cárcel como le pasa a “esa otra gente que no saben controlarse cuando fuman”, en esta ocasión se aseguran también de ser ellos los que se beneficien de las ganancias legales que produzca la hasta ahora ilegalizada planta.

Después de todo, ¿cuánto pueden costar unos cuantos políticos con autoridad para crear una ley que nos asegure el monopolio de la venta “medicinal”, mientras mantenga el hipócrita discurso moral sobre la “yerba”?

El resultado de este proceso, lo vemos hoy en Puerto Rico.

El conservador administrador colonial de turno, se monta en un avión un viernes creyendo firmemente que el cannabis es la encarnación del mismo Lucifer y tres días más tarde, regresa habiendo resucitado de su ignorancia proclamando el nuevo reino dónde la marihuana medicinal es la alternativa para un mundo mejor.

O como Saulo de Tarsó se cayó del caballo y vio la luz divina, o alguien le lleno los bolcillos.

Viene a la mente la nota distribuida por NotiCel que comenzaba diciendo: “Un alto ejecutivo de Medical Marihuana Inc., compañía que se dedica a promover productos basados en cannabis, comentó que gastó $700 mil en el 2014 para promover la legalización del uso medicinal de la marihuana en varias jurisdicciones como Puerto Rico.”.

Como en el misterio bíblico, difícilmente sabremos lo que realmente ocurrió.

El punto es que el camino escogido por el gobierno colonial en Puerto Rico parece que va dirigido a mantener la absurda e hipócrita prohibición del cannabis para los pobres, mientras que por orden ejecutiva se asegura el disfrute de la “yerba” para los que puedan pagar o tengan acceso a una receta.

Al mismo tiempo, con esta orden el sistema se asegura de acaparar las ganancias producto del cannabis. Dinero que hasta ahora, por lo menos pasaba brevemente por los sectores marginados del País.

De esta manera, parece que en el Puerto Rico propuesto por los burócratas para el siglo XXI un joven que se fuma o vende una “moñita” es un criminal, mientras aquellos que tratan esa planta con químicos para extraer sus propiedades serán vistos como piadosos empresarios que buscan sanar a los enfermos.

¡HIPOCRITAS!

http://descriminalizacion.org/wp-content/uploads/2014/02/queesperamos.jpgEs hora de superar los falsos moralismos y de comenzar un proceso reglamentado desde abajo que permita que los ciudadanos mayores de edad decidan libremente sobre el uso y disfrute de cualquier planta.

Pero ese proceso necesita una reglamentación que evite que corporaciones anónimas, esas que el Supremo estadounidenses dice que son personas, tomen control para acaparar las ganancias que produzcan esos mercados.

Puerto Rico tiene que superar la hipócrita prohibición para ahorrarse el millonario costo económico y social que ella implica. Pero es indispensable, sí se quiere superar las crisis producto de la prohibición, que el proceso de legalización sea de abajo hacia arriba.

Es decir, un proceso donde las licencias para el auto-cultivo de la marihuana solo estén disponible para individuos -no corporaciones anónimas- o para cooperativas que le provean la hierba solo a sus socios, disminuyendo así el interés económico de intermediarios anónimos.

Pero claro, para eso se necesitan administradores con entereza y verdadero compromiso con los sectores más vulnerables de la sociedad.

Ya la historia dirá si los hay o no…

https://fbexternal-a.akamaihd.net/safe_image.php?d=AQBIAXoHcf-1ay-3&w=484&h=253&url=http%3A%2F%2Fdescriminalizacion.org%2Fwp-content%2Fuploads%2F2014%2F03%2FRegulacionResponsabl.jpg&cfs=1

Citado por WRTU en: Aumento en el IVU afectará seguridad pública en el País, según expertos


Cafeteando por Ponce.


Letras y fotos por Gary Gutiérrez

“El café debe ser negro como el infierno, fuerte como la muerte y dulce como el amor.”
Proverbio turco

expresso 003Por alguna razón, hoy, el aroma producto del diario ritual de moler el café en la mañana me trae imágenes del oscurantismo cafetero que arropaba a Ponce al final del siglo XX.

A pesar de ser la heredera de la mayor cooperativa de cafeteros del país, encontrar una buena taza de espresso en la ciudad era más difícil que dar con la casa de un ponceño humilde.

Al parecer movidos por la publicidad, enormes sectores de la población compraron la idea de que las nuevas tecnologías desarrolladas por la industria de la conveniencia, como las “máquinas de colar café”, eran mejor y más higiénicas que el “negro” colador de tela usado por las abuelas. Normalizado así el consumo de un inmundo brebaje cuyo olor y sabor distintivo era poco menos que patético.

En los pocos lugares dónde había una buena máquina de espresso, por alguna razón que nunca pude entender, la falta de entrenamiento de los operadores terminaba produciendo un ralo líquido que imitaba desfavorablemente al café cola’o, o un espeso y quemado sumo con capacidad de ser utilizado como sustituto a la tinta china.

Sin embargo, en la segunda década del siglo XXI parece que la cosa va cambiando.

Es así que esa noble bebida descubierta por los etíopes, globalizada por los turcos, domesticada por los vienenses y luego elevada a forma de arte por los italianos, para más tarde ser civilizada por los franceses, parece que finalmente supera en Ponce el proceso de vulgarización sufrido a manos de la industria estadounidense.

Hoy son múltiples los negocios ponceños que cuentan con una buena máquina de espresso calibrada y operada por baristas, tanto entrenados formalmente como desarrollados de forma silvestre.

Entre estos se pueden destacar por lo menos seis locales netamente ponceños que han desarrollado su propia personalidad y una clientela característica.
Para comenzar el quiosco Shake It. Sencillo, sin falsas pretensiones y con un ambiente informal y familiar, diariamente sirve como parada obligada para los que buscan buen café y mejor conversación en el Centro del Sur Shopping Center.

IMG_0375Un poco más sofisticados y emulando el ambiente de esos “coffee shops” de las series televisivas como ”Friends”, donde uno va “a ver y ser visto”, Ponce cuenta con locales como “Con Leche” o “Melao” en el Ponce Plaza Hotel. Ambos caracterizados por el buen trato y la aspiración a la mayor eficiencia.

Con Leche, que ubica en la avenida Hostos y que ahora expandió a un segundo local en la carretera 14, es el más “trendy”.

De todos, es el “coffee shop” preferido y frecuentado por “hípsters” y profesionales jóvenes que disfrutan de su cafeína empaquetada en complejas pócimas de siropes saborizantes. Una lástima en realidades, pues su “house blend” es delicado y balanceado, cosa que lo hace una buena alternativa para disfrutar negro.
Melao

Siguiendo por esa línea de los “trendy”, Melao ya se ha convertido en un referente para los que visitan la ciudad por su fácil acceso. Está ubicado al costado de la Plaza Las Delicias, casi frente a la Catedral Católica. Al igual que Con Leche, Melaó es muy acogedor y con una amplia variedad de formas para consumir la cafeína.

Ya entrando en otro nivel, Ponce cuenta con Café Lucero en el Museo de Arte de Ponce y Café-Café en la esquina de las calles Aurora y Mayor. Dos espacios donde el consumo del café es una experiencia dogmática o cuasi religiosa y donde un expresso es un “espresso”, un dopio es un “dopio” y un ristretto es un “ristretto”.

Barista Cintia Ramos Reyes
Barista Cintia Ramos Reyes

El primero, Café Lucero, es la sede de la principal barista de la ciudad Cintia Ramos Reyes. Para ella, como para sus “padawans”, servir el “espresso” perfecto o el “latte” de textura y consistencia impecable es un asunto personal. Por tanto no es de extrañar que este “coffee bar” es uno de los más frecuentados por los aficionados más “hard core”.

Claro, parte del atractivo de este local, estriba en que allí solo se trabaja y se sirve el café de su propia finca y torrefacción Lucero. Este café, interesantísimo de paso, tiene una paleta de sabores que evoca a frutas cítricas tanto en el aroma como en el gusto.

Si bien Café Lucero es uno de los espacios más atesorados para los aficionados, Café-Café es la Meca para un “hardcoroso” grupo de fanáticos cafeteros “underground, que pasan su vida “entrega’os” a la experimentación y la búsqueda de esa nueva marca o denominación “que tienen que probar”.

Invisible para la mayoría de los que visitan Coffee WallCafé-Café para disfrutar de su excelente oferta gastronómica, que incluye un flan de café, regularmente entre sus mesas se esconden un grupo de “iniciados” que utilizan este local como “ground zero” de una subcultura que gira en torno al desarrollo del manejo, preparación y consumo de este oro negro.

Si se presta atención, en el salón comedor de Café-Café se pueden detectar discusiones sobre que denominaciones es mejor para “colar en media”, o cómo “equis” marca no da buen “espresso” pero es maravillosa para disfrutar desde una prensa francesa. Igualmente podrá notar como llegan algunos cargando pequeñas bolsitas con las que comparten con otros aficionados el tesoro más reciente encontrado gracias a la maravilla de la internet.

Para finalizar, se tiene que destacar la Librería El Candil, de los lugares especiales para disfrutar del barismo ponceño, el más joven de los aquí detallados.

Si bien su café es bueno y consistente, lo mágico de este espacio estriba en que el mismo recrea los aquellos espacios que en la Europa el siglo XVIII dieron al mundo la Ilustración. Es decir aquellos centros en Londres o París donde intelectuales, académicos, políticos, bohemios, artistas y hasta uno que otro Cura, utilizaban la cafeína como estimulante para el desarrollo del pensamiento y las ideas que dieron forma a eso que se llama “la modernidad”.

Rafael Emmanuelli hijo uno de los jóvenes que se incorporan al coelctivo de trabajo en El Candil
Rafael Emmanuelli hijo uno de los jóvenes que se incorporan al coelctivo de trabajo en El Candil

Durante cualquier tarde, pero sobre todo los fines de semana, en El Candil se puede encontrar periodistas, profesores, letrados, artistas, filósofos callejeros, conspiradores de aire acondicionados o estudiantes de escuela, discutiendo lo mismo el rol opresor del Estado, como la última expresión de la moda o el cine. Definitivamente un centro cultural silvestre, estimulado por cafeína.

En fin que cuando viene al disfrute de la cultura del café, Ponce supera el oscurantismo y se establece como parada obligada para esos que en Puerto Rico ven al café como pedestal desde donde mirar su realidad.
“Un espresso corto para mí, por favor”

Marihuana: uso médico o monopolio (entrevista radial)


IMG_0623-1

Como parte del programa La Gente está Hablando transmitido por WPAB 550am y por http://pab550.com, José Raúl Cepeda y Gary Gutiérrez conversan sobre la propuesta de licenciar la monopolización del uso médico de la marihuana en Puerto Rico.

Para escuchar la ponencia en I-Voox
Para escuchar el programa

Citado en: Mixtas reacciones por marihuana medicinal


Por Telenoticias 5 de mayo de 2015

El gobernador firmó el domingo la orden ejecutiva 2015-10 que ordena a la secretaria de Salud, Ana Ríus, a autorizar el uso medicinal de algunas o de todas las sustancias controladas o componentes derivadas de la planta de cannabis.

https://garygutierrezpr.files.wordpress.com/2015/05/15049-upfront2013telemundoblog.png?w=700La orden ejecutiva destaca que diversos estudios realizados en Estados Unidos demuestran el valor terapéutico del cannabis y sus derivados.

El presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló favoreció el lunes la determinación del gobernador Alejandro García Padilla de permitir el uso de la marihuana medicinal en los hospitales del país.

“La autorización del uso medicinal de las sustancias controladas o componentes derivados de la planta cannabis me parece un paso en la dirección correcta. Se ha evidenciado que la utilización de estas sustancias o componentes, de manera controlada, puede apoyar el tratamiento médico tradicional de algunas condiciones médicas crónicas, tales como el cáncer y la esclerosis múltiple. Uno de los beneficios que más reportan los pacientes al combinar estas sustancias con su tratamiento médico es el alivio del dolor físico, lo que representa una mejoría en su calidad de vida”, dijo Perelló en una comunicación escrita.

Sin embargo, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos se opuso el lunes al uso del cannabis medicinal en la isla, según ordenó el gobernador Alejandro García Padilla mediante una orden ejecutiva.

“El Colegio de Médicos Cirujanos se opone al uso de la marihuana fumada con todos los componentes y la orden ejecutiva menciona cualquier componente. Solo dos componentes de la marihuana han demostrado tener algún uso medicinal que podrían estudiarse. El resto de los componentes son nocivos y dañinos a la salud y no debería hacerse una orden ejecutiva al respecto”, dijo Ramos en entrevista radial.

“También crea un problemas para los médicos y para todo el mundo y la gente tiene que tener cuidado. Una orden ejecutiva no cambia una ley. La ley en Puerto Rico declara que la marihuana es ilegal. La ley federal también declara que la marihuana es ilegal. La FDA establece que si tu le adscribes curar condiciones médicas a otra condición, tienes que cumplir con las reglas de la FDA. Nada de eso se cumple aquí”, añadió.

Varios legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP), rechazaron el lunes la orden ejecutiva firmada por el gobernador Alejandro García Padilla con la que se permitiría el uso de la marihuana medicinal en la isla.

La portavoz de la minoría en la Cámara, Jenniffer González lamentó que el gobernador “quiera conseguir los votos para una reconsideración al derrotado proyecto del IVA negociando con el uso de la marihuana”.

El gobernador firmó el domingo la orden ejecutiva 2015-10 que ordena a la secretaria de Salud, Ana Ríus, a autorizar el uso medicinal de algunas o de todas las sustancias controladas o componentes derivadas de la planta de cannabis. La orden ejecutiva destaca que diversos estudios realizados en Estados Unidos demuestran el valor terapéutico del cannabis y sus derivados.

González agregó que todo este asunto es un intento por desviar la atención.

Mientras tanto, miembros de la organización Intercambios PR expresaron su “alegría cautelosa” el lunes luego del anuncio del gobernador Alejandro García padilla de permitir el uso de la marihuana medicinal en el país.

“Le debemos dar la bienvenida a la iniciativa de Fortaleza, pues es un paso en la dirección en la que se mueve el mundo civilizado. Pero si la misma es una propuesta honesta y seria, no una estrategia para desviar la atención de otros asuntos. Sin embargo, el paso lógico es la radicación de un proyecto en la Legislatura para que la iniciativa tenga protección de ley”, dijo en un comunicado el criminólogo y miembro de la organización, Gary Gutiérrez.

 

Citado en:  Alegría cautelosa con orden ejecutiva que viabiliza el uso de cannabis medicinal


  Los vaivenes de la política criolla son impredecibles y aunque esta medida ya se rumoraba, la seguimos tomando con pinzas hasta conocer el resultado final. Pero sin lugar a dudas, a simple vista se percibe como un avance que hace tres años atrás no hubiéramos ni imaginado que el gobierno de Puerto Rico pudiera dar.
Aunque apoyamos la legalización, la regulación responsable del cannabis y que nadie vaya preso por el uso de sustancias hechas ilícitas, nos alegra pensar que miles de enfermos tienen la esperanza de poder contar con una alternativa para contrarrestar sus problemas de salud. Al fin y al cabo, reivindica el reclamo de que el cannabis es un planta medicinal con miles de beneficios probados y reconocidos históricamente que no debería ser criminalizado su uso.“Le debemos dar la bienvenida a la iniciativa de Fortaleza pues es un paso en la dirección en la que se mueve el mundo civilizado. Pero si la misma es una propuesta honesta y seria, no una estrategia para desviar la atención de otros asuntos. Sin embargo, el paso lógico es la radicación de un proyecto en la legislatura para que la iniciativa tenga protección de ley,” expresó el criminólogo y profesor Gary Gutiérrez.

Por su parte, el director de Intercambios Puerto Rico, el Dr. Rafael Torruella, señaló, “con una alegría cautelosa recibimos la orden ejecutiva para viabilizar el uso de cannabis medicinal en Puerto Rico. Entendemos que esta medida aunque avanza el uso terapéutico de la planta, deja intacta la ‘guerra contra las drogas’ y la encarcelación de miles de personas por la mera posesión de dicha sustancia. Sin embargo, todavía queda por esperar cuáles serán las decisiones de la Dra. Ana Ríus.

En el pasado, aunque la doctora apoyó el Proyecto 1362, advirtió en las Vistas Públicas que se opone al uso del cannabis fumado y no a otras variaciones de la sustancia. Además de considerar necesario desarrollar un estudio con base científica centrado en el perfil puertorriqueño ‘con el fin de definir dosis e identificar con mayor precisión los efectos secundarios’ de la droga.

“Entendemos que la reclasificación debe de ser a menos de categoría 3 con la intención de poder desarrollar investigaciones y desarrollar otros usos terapéuticos con la planta. Además debe de ser, como está estipulado en la orden ejecutiva, a todas las sustancias y componentes derivados de la planta de Cannabis.”

“La secretaria de Salud necesita aprobar no solo el uso de los derivados del cannabis pero también lo que se ha comprobado es seguro y necesario para el tratamiento terapéutico, la flor de la planta en su forma natural. La decisión sobre el modo de administración de cualquier medicamento debe dejarse en manos de los médicos y sus pacientes, no a decisiones gubernamentales. Más todavía, cuando se carece de investigación sobre los efectos a largo plazo con el uso de los extractos y otras modificaciones,” señaló Torruella, también director de la Campaña Descriminalización.org.

“Igualmente, para que este programa sea útil para Puerto Rico es necesario permitir el autocultivo y que no se limite el acceso terapéutico de la planta por una sola compañía.”

“Esperamos que cuando esta orden ejecutiva llegue al Departamento de Salud, y pueda involucrar a otras agencias, se mantenga con cierta flexibilidad para que sus expertos puedan reconocer las distintas maneras de consumo, sobre todo su forma natural. Además, de otras muchísimas condiciones de salud que puedan beneficiarse de la orden ejecutiva,” finalizó Torruella.

Confiamos que este nuevo empuje sea el catalítico para que nuestras comunidades sigan reclamando la liberación del uso de la planta.