Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador, documentador, fotógrafo callejero, bloguero y comunicador social. También comidista del bajo mundo culinario, abusador de cafeína e iconoclasta aspirante a ácrata y apóstata, comantenedor del programa Temprano En La Tarde todos los días a las 4:00pm por PAB550.COM

BBQ “next generation”; empanadas y quesadillas de “left over”


Por Gary Gutiérrez

Una de las ventajas de cocinar en la barbacoa los fines de semana, son los “left over” para la semana.

En esta ocasión, el resultado hasta ahora es, unas empanadas de Mac & blue cheese y unas quesadillas de queso fundido, ambas complementados con “pull chicken” producto del pollo ahumado que sobró.

 

Si ya tienes el pollo ahumado a tu gusto, el “pull Chicken” no puede ser más sencillo.

En este caso, trozos de pechuga blanca y cadera que puedes cortar en cubitos pequeños, o si eres purista desmenuzar con las manos. Le incorporas un poco de la salsa de barbacoas que prefieras, y listo. No es necesario calentar nada pues todo se calentará al terminar la empanada.

Tomas una plantilla para empanadillas o pastelillos, llámalo que se te dé la gana, y la rellenas con un poco del “mac & blue cheese” que sobró, le pones una cantidad adecuada del pollo. Cierras la plantilla y le pasas un poco de aceite de oliva con una brochita.

Luego la pones en el horno a 400 grados hasta que se doren. Claro, igualmente las puedes freír y no tienes que pasarle la brochita con aceite. Pero, después de la “jartera” del fin de semana, debes bajarle dos y el horno es “más mejor”.

IMG_6384

Para las quesadillas, usas el mismo “pull chicken”, lo pones dentro de la plantilla de harina con el queso fundido y, si tienes, le incorporas un poco de salsa.  Pones la plantilla en un salten a fuego medio hasta que se derrita el queso y se dore la plantilla. Recuerda voltearla frecuentemente para que dore por los dos lados y no se te pase.

IMG_6390

Por supuesto, las dós alternativas bajan mejor con una “friíta”…

¡BUEN PROVECHO!

 

Anuncios

El día después; crónica de un pollo ahumado de domingo.


Fotos y letras por Gary Gutiérrez

Como todo en la vida, usar un asador “grande” tiene sus ventajas y desventajas.

Una barbacoa como la Char-Griller Competitión Pro puede ser una maravilla que te permite cocinar múltiples alternativas a la vez, incluyendo los acompañantes o “side dishes”. Esto implica un ahorro enorme, tanto en tiempo como en combustible. También te permite, si se planifica bien, que todo este listo al mismo tiempo.

Además de que, en un asador de ese tamaño puedes controlar mejor las temperaturas y acomodar las diversas alternativas de acuerdo con el calor en que prefieras trabajar cada una. El tamaño y diseño de caja para asar como estas, distribuyen mejor el aire para un terminado más parejo.

En mi caso, regularmente cocino los sábados y preparo suficiente comida para cenar ese día y para no tener que hacer nada los domingos. Bueno excepto sentarme a escribir cosas como estas para este blog.

Esta semana, encendí la barbacoa, la que apodo Jimena, para ahumar unas chuletas gruesas que serví acompañados de un mac. & blue cheese,  también terminado en el “barbi”.  Por el tamaño de las chuletas y del envase del mac. & cheese, trabajarlas en el viejo Weber sería incómodo, o tomaría mucho tiempo pues tendría que hacer una cosa antes y otra después.

Habiendo tomado la decisión de trabajarlos en Char-Griller Competitión Pro, el día antes compre un pollo como de cuatro (4) libras, lo partí en dos porciones -1/2 pollos- y lo sazoné con adobo criollo, azúcar negra y chipote en polvo. Para acompañarlos, incluí unas “baby red potatoes” con sal gruesa, pimienta, aceite de oliva y ramitas de romero del patio.

De paso, las plantitas de romero se las compré a Carmencita, un ser maravillo y propietaria de El Patio de Mamá en la Plaza Juan Ponce de León en Ponce, Puerto Rico. Altamente recomendado para plantas medicinales y de cocinar.

Tras unas cuatro horas en el “barbi” entre 225 y 275 grados, y cuando el termómetro interno 170 grados en la pechuga -el pollo es la única carne que me gusta bien cocida-, lo puse a descansar a temperatura ambiente mientras disfrutaba de las chuletas gruesas y del un mac. & blue cheese. Terminado y fregado todo, pase las dos mitades y las papas al refrigerador.

IMG_6374

Al otro día, es decir el domingo pasado el medio el día, trocé las mitades y las calenté en el micro junto a las papas.

El resto ya se lo imaginan. Tras darle pa’ abajo junto a un Jack Daniel, Gentleman edition, solo restó aflojarme la correa y quedarme dormido escuchando al maestro Mile Davis.

Esta es la manera para disfrutar del domingo.. buen provecho.

 

Chuletas ahumadas, no como las de abuela…


Por Gary Gutiérrez

Cuando viene a barbacoas, como toda descendiente de tejanos, mi compañera Sharon solo lo relaciona con carnes de res. Filetes y bifes chamuscado por fuera y cocidos a medio punto en centro. Con esto en mente, me tiro al supermercado con la intención de busca y buen pedazo de carne vacuna para jugar en el “barbi”.

Sin embargo mirando en las góndolas de carnes en el supermercado, unas chuletas cortadas a casi dos (2) pulgadas de espesor que me recordaron una receta de chuletas ahumadas a fuego lento que vi en el canal de YouTube: How To BBQ Right. Por suerte para mi, las chuletas ahumadas son las forma preferida por mi compa para comer carne porcina.

Sin más, las chuletas terminaron en las entrañas de la Jimena (como le llamo a mi barbacoa para ahumados) y siguiendo la receta de How to BBQ Right, terminamos comiendo la chuleta ahumada más tierna y sabrosa de mi vida.

Definitivamente estas no son aquellas chuletas ahumadas finitas que la abuela freía en el sartén o cocidas en el horno. No me mal interprete, esas chuletas de la abuela tiene su encanto, sobre todo cuando viene a “ confort food”.

De paso, si usted es de quienes extrañan una buena chuleta ahumada como las de abuela, tiene que probar las que sirve Luís Alberto en de El Paraiso, Fonda Criolla y Bar. Tiernas por dentro y caramelizadas por fuera, ¡MARAVILLOSAS!

Ahora, si quiere experimentar otra cosas, trate la receta de How To BBQ Right. En este caso las servimos con Mac & Blue Cheese que terminamos en el “barbi” , Por lo que controló muy bien el trasunto picante de la chuleta.

De más está decir que pa’ bajarlas chuletas, ¡Medalla!!!!!

Buen Provecho

Ni pastelillo, ni empanadillas; empanadas… “al barbi”


Letras y fotos por: Gary Gutiérrez.

Para quienes imparten clase como instructores a jornada parcial, “part time”, adjuntos, o cómo sea que les denomine la institución universitaria que los contrate, regularmente la llegada del verano implica precariedad económica por varios meses. Algo así como el invernazo que sufría los obreros de la caña, pasada la época de cosecha.

Para lidiar con esa realidad económica, el cocinar en la casa, con ingredientes que estén en precios especiales o rebajados es una alternativa. Por supuesto el cocinar todos los días implica cierto grado de creatividad para no terminar comiendo lo mismo siempre.

Una forma de manejar las cosas es seleccionar un ingrediente principal, porque este a precio reducido,  y de ahí crear el plato que se vaya a disfrutar.

En este caso, los chorizos parrilleros que estaban en rebaja por la proximidad a la fecha de vencimiento. El paquete se vía bien y estaban sellados al vacío. Pero después de todo, están en fecha y se van a cocinar ese mismo día.

Como el chorizo parrillero es un producto que nos llega desde el plano y frio sur de las Américas, la Argentina, a la mente vienen los vinos, las parrilladas y las empandas.

Empanadas argentinas al “barbi”, suena genial.

Empanadillas (4)

Se abren los chorizos para sofreír la carne con un poco de aceite de oliva. Como esta carne ya está condimentada, solo se le añadió unos pedazos de papas hervida con sal y una ramita de romero, y se “desglaseó” con un poco de vino que quedaba en la nevera. Por aquello de mantener una paleta de sabores, se le incorporó al guiso un poco de romero fresco picadito. Cuando el chorizo estaba cocido, se terminó con unas hojas de espinaca del patio, y un poco de vinagre balsámico para darle el tradicional dulzón de las empanadas argentinas.

Empanadillas (2)

Tras la cocción, se deja que la carne baje de temperatura para poderse manejar, para montar las empanas con la carne y un poco de queso fundido que venden para tacos o quesadillas. En este caso, se utilizaron plantillas comerciales para empanaidllas y pastelillos como estipula la etiqueta.

Luego se pusieron a fuego indirecto  sobre un “grill mat” en el viejo Weber a unos 300 grados, cotejando cada cinco (5) minutos y volteando el mat para que la cocción fuera uniforme.

Empanadillas (6)

Cuando la masa llegue al color que a usted le agrada, abra una cerveza y métale mano… Comimos tres con un paquete de cuatro (4) chorizos…

Buen Provecho.

Coleslaw… boricua style


Por Gary Gutiérrez

Cuando se habla de la barbacoa, lo primero que viene a la mente son las proteínas. Lo mismo res, que cerdo, cordero o pescados, “el barbi” es territorio de carnes.

IMG_6293

Recién tuve unos amigos de visita, y para la ocasión prendimos la nueva barbacoa y ahumamos varias alternativas.

Sin embargo, no solo de carne vive el hombre, o las mujeres para ser inclusivos.

Así que para acompañar, o como dicen en el norte como “side dishes”, incluimos una ensalada fría de repollo. Plato que es muy emblemático como acompañante de las barbacoas sureñas de Estados Unidos.

El repollo se corta en tiras y se adereza con un aromático, algún tipo de azúcar, algo agrio, algo ácido y aceites.

En este caso, cebollita en ruedas muy finas, sal, pimienta, aceite y mayonesa. Para los sabores ácido, dulce. agrio complementamos la mezcla con la Salsa de Barbacoa Gourmet de guayaba. 

Cómo esto es más artes que ciencia, las cantidades quedan al gusto. Lo importante es mezclar todos los ingredientes, menos la mayonesa. Se deja descansar en el refrigerador   para que se amarren los sabores y luego o al momento de servir se le añade la mayonesa.

El resultado es una ensalada de repollo a la boricua, que acompañó muy bien un sándwich de “pull pork” ahumado lentamente y aderazo también con la la Salsa de Barbacoa Gourmet de guayaba y polvo de chipotle.

IMG_6298

Buen Provecho

 

#Iphonegraphy: Alfonso “Tuto” Giménez, hombre de radio


VINF7743

#Iphonegraphy: Teófilo Torres, monologista nacional


Teófilo-2

Micro crónica de unas caderitas…


Por Gary Gutiérrez

Es miércoles y por primera vez en casi dos semanas no tengo agenda matutina. Por supuesto ese es el día que tu cuerpo decide que las 6:30am es una buena hora para despertar.

Así que, tras el ritual de aseo y el  buche de café mañanero, a esa hora decidí jugar con el viejo Weber. Me vestí y arranqué para el supermercado donde encontré una bandeja de caderas de pollo procesadas en el país.

En este caso, y experimentando, condimenté las caderas con adobo criollo, sal, pimienta aceite de oliva y un buen vinagre de manzana que es casi miel.

Para complementarlo, una búsqueda rápida por la Internet me llevó a la página de Food & Wine donde encontré una excelente receta de “Macaroni and Cheese with Bacon and Blue Cheese”.

A fuego indirecto de la madera de manzana, las caderitas descansaron por 90 minutos.  Por aquello de mantener una misma paleta de sabores, una roseadita del vinagre de manzana disuelto en agua, cada media hora.

Aprovechando el calor, los macarrones con queso se terminaron en el Weber por unos 20 minutos. Esto le dio un gusto ahumado bien interesante que amarró muy bien con el aroma y sabor del pollo.

Tras darle pa’ bajo, en la tarde quedó espacio para una siesta antes de irnos al programa de radio.

Buen Provecho

IMG_6277[1]

 

#Iphonegraphy: Luz mañanera…


Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: