Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador, documentador, fotógrafo callejero, bloguero y comunicador social. También comidista del bajo mundo culinario, abusador de cafeína e iconoclasta aspirante a ácrata y apóstata, comantenedor del programa Temprano En La Tarde todos los días a las 4:00pm por PAB550.COM

Cacheteando en Sancho’s sushi bar…


Sentado con mi madre y mi compañera en Sancho’s, el sushi bar del Ponce Hilton, su propietaria nos sorprende con una de las más sabrosas y delicadas delicias de la gastronomía relacionada con el mar; “cachete de colirrubia” horneado y sazonado a la perfección con solo un poco de sal y pimienta.

IMG_6201

Que cosa más maravillosa, delicada carne rebosante de sabor que se desboronar con solo tocarla. La verdad que de las cosas más eróticas que uno puede comer.

Mientras le someto al proceso de rescatar los trozos de carne marina que se esconden entre los huesitos de la quijada del pez, mi mente se pregunta cómo es que comer esta delicia no forma parte de nuestra tradición. Después de todo es sabrosa, divertida de comer, saludable por sus contenido de grasas livianas y sobre todo barata.

De ahí mi mente divaga y se pregunta si será por eso que los boricuas, cuando algo es bueno y de gratis, decimos que es “de cachete”. Para los puertorriqueños “de cachete” expresa el disfrutar de algo sin tener que pagarlo.

“Coger un cachete”, “cachetear”, “un cachetón”, son formas de expresar que algo va de gratis o libre de costo. No obstante que el uso de la expresión está generalizado en Puerto Rico, el origen de la misma no está claro.

Ante esta interrogante, y todavía con la necesidad de un baño tras la lucha cuerpo a cuerpo con la mencionada quijada de colirrubia, fui a consultar a la amiga Luz Nereida Pérez sobre el término “de cachete”.

La académica nos refirió al libro “Los que dicen Ay bendito” de Rosario Núñez de Ortega e Isabel Delgado de Laborde. Allí se documenta el uso de la frase, paro admiten no tener claro su origen.

Lo interesante para mi es si el origen de la pueblerina expresión estará o no ligada al consumo de las carnes ubicadas en esa parte de la cara de los animales. Piezas de carnes que regularmente no tiene mucho valor comercial, pero que para los criadores o recolectores que sí saben, no tienen precio por su ternura y sabor. ¿Quién sabrá?

El punto es que si hay un pedazo de proteína injustamente desvalorada es el cachete. Lo he comido de muchos animales como los de cerdo, de res, de búfalo, de la oveja, de cabro y como dije antes de pescados. Todas maravillosas carnes tiernas, de robusto y concentrado sabor al animal al que pertenecieron.

Así que la próxima vez que tenga la posibilidad de comer cachete de lo que sea, no la deje pasar, métale mano. Pues aun cuando no sea de cachete, estoy seguro que valdrá la pena.

Buen provecho….

 

Anuncios

Finos los sandwiches de Mickey Jr en Ponce


Si hablar de sandwches en Ponce es hablar de religión, la guaguita de Mickey Jr es poco menos que una ermita consagrada a la tradición.

Mickie

Con el pan tostado pero suavecito, como debe ser, y la cantidad adecuado de mayu-ketchup complementando las proteínas y la ensalada, los emparedados de Mickey Jr tienen un espacio en Partenón sandwichero de la ciudad. Como muestra basta el sándwich de jamón queso y huevo, pa’ desayuno no tiene precio.

Sabrosos, finos y tradicionales ponceño Mickie Jr detrás de KFC-Rambla “la hacen”.

Altamente recomendado…

Chillo, queso blanco, pinchos de garrón y pollo “no frito”: Cónicas de un fin de semana a la barbacoa…


Por Gary Gutiérrez

La semana fue terrible, desde accidentes del auto hasta pérdidas de unas tarjetas de crédito. Escapar y refugiarme de todo me parecía indispensable.

Pero, como todo en la vida la planificación es clave del éxito.

Así que el primer paso fue visitar a mis amigos de La Cava de Serrallés. No tenía nada en específico en mente, pero buscado entre la elegante decoración de La Cava, la hermosa figura coronada por el interesante color rubio rojizo de la más reciente edición de Don Q me cautivó.

IMG_6192Se trata del Don Q, double cask; finish in Sherry Casks…  “ohhhh yes!!!!”

El destilado zumo de la caña es añejado en roble blanco americano entre 5 y 8 años, para luego descansar unas semanas en barricas de roble anteriormente usadas para curar Jerez Olorosos. Al igual que su primo el terminado en barricas de Vermuth, este delicado elixir es sueve y dulzón, pero en el caso de Sherry termina con un picantito frutuoso que me pareció genial para balancear los ahumados tonos resultante de asar proteínas y vegetales en la barbacoa de carbón.

Teniendo ya un punto de partida para la paleta de sabores, me dirigí al supermercado para ver que se me presentaba, como acompañante del “doncusito”.  Pescado entero, algunas piezas de pollo y alguna carne serían suficiente para encuevarme todo el fin de semana frente al viejo Weber.

Encontré unos chillos congelados enteros a buen precio. Estos los sazoné con sal y pimienta. Los embuché con culantro y orégano fresco del patio y los terminé con limón. Cuatro horas más tarde los saqué de refrigerador y en una canasta de seguridad, junto a rueditas de limón amarillo, los puse sobre brasas de carbón y pedacitos de madera de manzana.

El resultado espectacular. Solo 3 o 4 minutos por cada lado sobre el fuego directo y luego unos minutos al calor indirecto de los carbones para que cogiera más sabor a humo, fue suficiente para transformas el peje en un verdadero manjar que acompañe maravillosamente al Don Q a las rocas.

Cuando vino a la carne, fui en búsqueda de algún corte para hacer pinchos, esos que en los restaurantes caros le llaman “shish kebab”. Consulté con el carnicero, quien me dijo que no gastara dinero en cortes caros ya que, con un ejemplar de garrón, seleccionado al tacto para asegurar su ternura, sería más que suficiente.

Según la página argentina Bluebergs, garrón es “la última extremidad del conjunto de la paleta. Cortado transversalmente en trozos se lo suele vender también como ossobuco. Se emplea además en guisos y hervido en sopas y comidas tradicionales del norte”.

Por supuesto el carnicero tenía razón. Cortado en cuadros como de una pulgada, ensartados entre pimientos morrones amarillos, cebolla roja y papas tiernas resultó maravillosa con el sabor del chamuscado producto del fuego directo y el humo de la madera de manzanas. Una hartera espectacular que pedía Don Q pa’ bajar relax.Pinchos

Con el pollo no tuve muchas opciones. Fui buscando unas alitas para hacer una receta “Crispy Grilled Wings on Weber” que ví en el canal “How To BBQ Right”, pero lo que encontré fue caderas, así que a falta pan…

Modifiqué la receta y mariné las caderas por 24 horas en una pasta producto de hierbas y aromáticos que se venden bajo el nombre o denominación “Montreal Chicken”, ajo fresco machacado y aceite de oliva. Antes deponerlas al BBQ las pasé por harina de Maizena en una bolsa plástica, cosa que me permitió empanarlas en su totalidad.

Para lograr maximizar el espacio para fuego indirecto, usando 4 ladrillos formé una especie de pozo (pitt) en el medio del Weber y allí concentré el fuego de los carbones y la madera de manzana. Con ese fuego indirecto por hora y media, girándolas y volteándolas cada 20 minutos, las caderitas quedaron como pollo frito, pero sin la grasa. El picantito y los fuertes sabores de las especias y los aromáticos balancearon bien con el roncito.

Como extra. Mientras esperaba por las caderitas, me encontré un queso blanco del país en la nevera. Lo aderecé con aceite de oliva y orégano. Lo puse al costado de las caderas hasta que se doró. Con galletas y cervezas, definitivamente es un aperitivo sabroso.IMG_6181

En fin, que con lo que me hubiera gastado una noche en un restaurante, pasé todo un fin de semana genial y me dio tiempo para un poco de lectura y ponerme al día con las series que sigo en Netflix y Hulu. ¿Qué más se puede pedir?

¡Buen Provecho!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día de las Madres: crónica de un fin de semana caliente y picantito…


Por: Gary Gutiérrez

Si algo se puede considerar como suicidio gastronómico tiene que ser el pretender comer bien y económico en un restaurante durante los días cercanos a San Valentín o al Día de las Madres.

IMG_6129

A menos que usted no pueda y esté dispuesto a pagar un ojo de la cara, o los ovarios de su progenitora, lo más probable que usted termine esperando una eternidad para entrar a un comedor sobre vendido, donde el personal está subcompensado, la comida esté preparada a la carrera y complementada con todas las guarniciones que no se movieron el mes anterior.

Por supuesto, el Día de las Madres es peor que San Valentín, pues todo lo anterior se adereza con una dosis de mocosos, gritones y mal olientes jodiendo y corriendo por el salón. Después de todos sin esos pequeños seres más adaptados para el tártaro que para compartir un salón comedor, no habría madres ni abuelas.

Por esa razón, y como mi madre ya está mayor y no maneja bien los imprevistos y el revolú, decidí que este año celebraría a la culpable de mi existencia en la tranquilidad de mi casa.

Igualmente es la mejor excusa para disfrutar mi recién rescatada pasión, la barbacoa.

IMG_6132

El menú para tan especial fin de semana consistió en gallinas codornices, salmón y costillas de cerdo, todo ahumado en el viejo pero confiable Weber.

Para las gallinas preparé una marinada compuesta por sala para barbacoa Gourmet de Parcha, Pique Artesanal Don Antonio, bourbon y hojitas de culantro fresco del patio. Esta salsa baño las aves en una bolsa plástica por dos días en la nevera.

IMG_6103

El salmón lo prepararé usando una técnica de marinar que es casi una pornografía. La encontré en un canal de YouTube llamado Smo’King BBQ Tips & Recipes bajo el título: Smoking Salmon the easy way. Fácil, sencilla y el resultado no puede ser más sexy.

IMG_6133

Para las costillas me fui “fusión”, sabores criollos, pero técnica estadounidense. Después de todo la barbacoa es el regalo al mundo de los padres arahuacos. Bueno, no tanto como regalo. Los euro-descendientes realmente se lo apropiaron, pero los afroamericanos lo elevaron a nivel de arte en el sur de Estados Unidos.

IMG_6128

 

La carne del marrano la condimenté por veinticuatro horas usando buena sal y pimienta, un adobo criollo comercial tradicional y orégano del patio.

IMG_6130

 

En los tres casos, las proteínas se ahumaron por turnos en el viejo Weber con carbón comercial y pedazos de madera del árbol de manzanas para darle aroma al ahumado. En el caso de las aves y el costillar de cerdo, por unas dos horas primero, y luego entre una hora o 90 minutos cubiertas con la Salsa de Barbacoa Gourmet de parcha. Que bravos son esos productos, orgullo ponceño ciertamente. El salmón por su parte solo tardó unos 45 minutos.

La verdad que el fin de semana no pudo ser mejor.

Pasar horas adentrado en la meditación de cocinar de forma lenta, disfrutar de tiempo intimo en la mesa de mi casa con mi madre anciana, comer sabroso, experimentando nuevos sabores y sensaciones, no tiene precio realmente.

Claro que lo mejor de todo esta empresa fue pasar el Día de las Madres sin tener que aguantar a los mocosos que los padres llevan a los restaurantes pensando que son el regalo de los dioses a la humanidad…

Buen provecho

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Burrito de basa (receta)


Como la cosa no esta bien y seguirá poniéndose peor, a menos que usted no sea miembro de la Junta que controla la Isla, usted tiene que estirar el peso.

Una alternativa económica es el filete de basa enrollado en un wrap, es decir dentro de una plantilla de taco.

Sazone un filete de basa con sal pimienta y  marine un ratito con  la salsa mejicana de su preferencia. A mi me gusta la Pace.

Hornee el basa a una temperatura alta hasta que se dore por fuera. Aproveche que el horno está caliente. cuando saque el pescado, ponga dos tortillas de taco para que se caliente y se suelten un poco.

Luego, ponga sobre las dos tortillas queso rallado la mitad del filete de basa, aderece con mayonesa y salsa y termine con las hojas de su preferencia. Yo utilicé espinaca del patio.

Enrolle y presente con los chips de su preferencia.

Queda genial y, como no cuesta gran cosa sobra pa’ la friita…

…Buen provecho

¿Sopas en Plaza, quién lo diría?


Por Gary Gutiérrez

Cuando pienso en las comidas de los centros comerciales, pienso en lo que en Ponce llamamos, come y vetes. Es decir, sitios donde preparar comida es una labor cuasi industrial. Alimentos procesados y servidos en una cadena de ensamblaje, eficiente, rápido y al menor costo posible.

No me malinterprete, no digo que sea malo. Es comida, usualmente no sabe mal, está allí, esperando con la intensión de servir a la masa trabajadora que cada vez tiene menos tiempo para alimentarse entre jornadas de trabajo.

No obstante, de cualquier maya sale un ratón decía el jíbaro para ilustrar que lo imprevisto puede ocurrir en cualquier lugar.

Pues en este caso la sorpresa fue la sopa de pollo en El Paraiso Criollo del “food court” en Plaza del Caribe.

Un amarillo y espeso caldo producto de la maceración de las aves parrilleras, cuyas grasas naturales y la gelatina terminan en un verdadero suero.  Ese líquido se amarra con zanahorias, cebollas u otros aromáticos cuyos sabores se complementan y se elevan con lo que obviamente son hierbas secas tradicionales como el orégano.

Por supuesto, esta sopa es una comida completa pues se termina con fideos de los gordos. Los que Dios manda.

Simplemente glorioso por $6:00, con una botella de agua.  No se puede pedir más.

En fin, que la sopa de El Paraíso Criollo en Plaza del Caribe, le brega y compite con las sopas de las más legendarias fondas de la ciudad.

Sobre todo, si usted llega temprano y le toca aguacate.  Hoy llegué tarde y me tuve que ir al pela’o…

¡Buen provecho!

 

 

Talavera is back… @Níspero


Por Gary Gutiérrez
IMG_6036
Mi madre Doña Janet gozando de Níspero

Tras el paso de mi padre a la tierra de los ancestros, almorzar con mi madre los domingos se convirtió en un ritual impostergable.

Este domingo, y aprovechando que recién abrió, decidí dar la vuelta por Níspero, el nuevo espacio desarrollado en la calle Isabel de Ponce por David Talavera, uno de los chefs insignias de la ciudad.

Durante los pasados años, Talavera se alejó de la cocina para, como empresario, hacerse cargo del Centro Ferial. De esa manera,  retornó a  sus orígenes cuando adoptó a Ponce como su hogar dirigiendo varias hospederías.

Pero moro viejo mal cristiano reza un xenofóbico dicho español, así que a pesar de su éxito empresarial quiso regresar a donde realmente se siente cómodo, frente a la línea caliente de una cocina comercial.

De entrada, uno sobe que está en un local corrido por Talavera. Desde la bienvenida en la puerta el personal sabe de qué se trata la industria a de servicio.

IMG_6027Al mirar la carta, las lagrimas no me dejaban leer. Como mensaje de los dioses dos palabras explotaron ante mí, “caldo gallego”. Robusto caldo, con una delicada textura cargada de los zumos más íntimos extraídos de las carnes secas y los chorizos explotan en el paladar con cada bocado. Lo venden por tacitas y están sabroso que estoy seguro de que en algunos sitios debe ser pecado su consumo.

Por aquello de variar, ordené unos clamares fritos. Uffff, dos a cero en favor de David. El empando marisco cocido a la perfección, un punto antes de ponerse gomoso, está genial para bajar algún albariño de la casa. Ahora le advierto que, si los va a compartir, probablemente terminará pidiendo un segundo plato.

Como plato fuerte mi madre pidió unos camarones en mantequilla que al igual que los calamares llegaron cocidos al punto con un delicado sabor a mantequilla que precedía la intensa dulzura del crustáceo fresco.

IMG_6039En mi caso ordene un New York Strip Steak, solo vuelta y vuelta que me cautivo por su simpleza. Solo el sabor de la carne resaltado y complementado por sal y pimienta. Un tributo a la cocina simple y honesta.

Un detalle interesante que demuestra el nivel de la cocina de David. Cuando uno prueba los vegetales que regularmente acompañan las comidas, queda claro la atención que el maestro Talavera le pone a los detalles. Blanqueados al punto de tierno pero crocantes, con un delicado baño de mantequilla que complementa, pero no opaca el sabor natural del brécol, la coliflor y las zanahorias

En resumen, que si algo se puede decir de Níspero es que, a solo unos días de abrir sus puertas, ya encarna la disciplina, y el compromiso de Talavera con el sagrado ritual de sentarse en una mesa para disfrutar del buen comer y la buena conversación.

En estos días  la escena gastronómica de Ponce parece tener un resurgir y definitivamente Níspero en la calle Isabel pronto será un referente de esa revitalización

¡Buen Provecho!!!!!

Triunfa la reforma policial…


Por Gary Gutiérrez
(fotos por: R Emmanuelli, Mari B. Robles López, Héctor Iván Arroyo Sierra (Pheto), Cheo el Feo)

 

 

 

Mientras escucho en la radio las felicitaciones por “el control” y la forma en que la Policía de Puerto Rico manejó las manifestaciones del 1ro de mayo mi mente viaja casi una década cuando, respondiendo a El Nuevo Día, expresaba mis preocupaciones por la designación de un “Técnico de Cumplimiento” para la “Reforma Policial”.

En aquel entonces me preguntaba si la presencia de un Técnico de Cumplimiento, y de la reforma en general, respondía a la necesidad de controlar la represión estatal o simplemente al desarrollo de un profesional represivo que pudiera hacer su trabajo sin tener que responder a los tribunales.

Hoy la pregunta parece retórica.

Este 1ro de mayo parece ser el punto de encuentro de varios procesos que culminaron el triunfo de “Reforma Policial”.

Hasta este 1ro de mayo, el proceso de “reforma” parecía no haber logrado mucho y, mientras los uniformados seguían campeando por su respeto en la calle, la transformación ordenada por la Corte del imperio proyectaba ser solo una costosa simulación burocrática productora de miles de páginas de reglamentaciones, ordenes generales y materiales didácticos para los y las uniformadas. Digo simulación, pues hasta donde sabemos, la Policía de Puerto Rico nunca aceptó ante el tribunal que estuviera cometiendo excesos o abusos, y solo se sometió al proceso de reforma para evitar penalidades por parte del gobierno imperial, verdadera autoridad política en la Isla.

Para poder entender cómo se desarrolló la eficiente y ordenada coreografía represiva y de censura desplegada el 1ro de mayo en Puerto Rico sepueden mirar dos procesos que se vienen desarrollando paralelo a la “reforma” policial en Puerto Rico.

El 2019 comenzó con el escenario perfecto para, reforma o no, afianzar la necesidad de un aumento en el cuerpo represivo de la isla.

El aumento en el dramatismo de la violencia social documentada y difundida por las redes sociales, por un lado, y la reducción de efectivos en la Policía de Puerto Rico parecen surgir como base, tal vez irreal pero efectiva, para implementar la “doctrina del shock”.

Digo irreal pues, por dramático que puede ser ver en el teléfono o en la computadora a sicarios batirse a tiros con armas automáticas, estos incidentes fueron por décadas parte de la cotidianidad callejera en los sectores marginados. Claro los ricos y los que se creen clase media nunca lo habían visto “en vivo”.

No estoy diciendo que Puerto Rico no tiene una crisis de violencia, lo que digo es que no hay una nueva crisis de violencia criminal. Cuando se mira el proceso histórico de la violencia en la Isla, con sus altas y sus bajas pues es un fenómeno cíclico, es la misma violencia experimentada por los pasados cincuentas años. Es decir, entre 14 a 17 muertes violentas por cien mil habitantes, con picos de 30 tragedias por 100 mil personas en años picos como en el 2011 cuando el estado insistió en imponer su violenta agenda neoliberal.

Claro que nadie puede negar que la violencia social constituye una crisis, no obstante, esa crisis es permanente y constituye la normalidad colonial.

El segundo discurso con que comienza el 2019 en Puerto rico es la fuga de efectivos policiacos. Ciertamente, la pérdida de beneficios de retiro, y sobre todo el deterioro en las condiciones laborales antes y después del huracán María, llevaron a un número de Policías a exiliarse de la Isla o a acelerar su proceso de retiro.

Ante esta situación, el pasado jefe del Departamento de Seguridad Pública, el charlatán Héctor Pesquera, aprovechaba cada oportunidad mediática para pedir más recursos, más chavos, más espacio legal para operar. Digo “charlatán” pues quien responde a una pregunta de la prensa con morisquetas es un charlatán.

Este discurso de que “la criminalidad” hace necesario una fuerza policiaca mayor y con más poder legal de acción no tiene ningún fundamento que no sea el fortalecimiento de la capacidad represiva del estado.

El número de efectivo policiacos en el país está dentro de los niveles aceptados por la Unión Europea y está un poco por debajo del promedio de efectivos en jurisdicciones de Estados Unidos. Esto sin contar con que, a esa data, se le tienen que sumar otros agentes con capacidad legal de arresto como policías municipales, vigilantes de recursos naturales, etc.

Por tanto, no es correcto catalogar de crítica el número de efectivos policiacos en la Isla. Claro sí puede haber una crisis en la utilización de estos recursos y en la disponibilidad de estos. La realidad es que las pobres condiciones laborales fomentan el ausentismo y la sobre reglamentación de actividades sin victimas como el consumo de sustancias como la marihuana, desvía y mal utiliza el recurso.

Para ejemplo con un botón basta, la realidad es que, en el 2011 cuando la Isla experimenta el más reciente pico de violencia, la uniformada contaba con tres veces más efectivos que ahora. Así que no se puede decir que se necesitan más policías para manejar la violencia criminal.

Contextualizado estos discursos y mirando la forma en que la uniformada manejó el 1ro de mayo, me surgen dos preguntas. ¿Por qué la insistencia en aumentar la fuerza policía y cuál es la necesidad de darle más espacio de acción?

Las respuestas a estas interrogantes se deben mirar desde la inesperada y súbita salida del burdo Héctor Pesquera como jefe del Departamento de Seguridad Pública y la llegada a ese puesto de Elmer Román, un ingeniero, militar de carrera cuyas funciones en el Departamento de la Defensa parece cualificarle más para oficial de una policía política que para dirigir un cuerpo civil encargado de mantener la paz y la convivencia social. Entre sus tareas en la mencionada agencia militar estaban establecer guías de política pública y supervisión además de dirigir Programas de Guerra Irregular y Desarrollo de Alianzas.

Es importante destacar que, según una foto distribuida, aparenta que la salida de Pesquera y la llegada de Román no es tan súbita como aparenta.  La imagen documenta una reunión a principio de año entre el administrador colonial, Ricardo Rosselló y Elmer Román. Por lo que se puede inferir que desde entonces la admiración colonial buscaba cambiar la fascista proyección de Pesquera por una más afectiva y menos gráfica.

En fin, que al mirar la suma de estos factores surgen múltiples preguntas:

  • ¿Tenemos una situación o crisis de criminalidad tan severa que amerite estados de excepción y disminución de las garantías legales de los ciudadanos?
  • ¿La reducción en el número de efectivos policiaco amerita que se le asignen más recursos a ese aparato represivo?
  • ¿Si se le asignan más recursos, se usarán para garantizar los derechos y fomentar la paz social desde la inclusión de todos y todas?
  • ¿Fracasa la reforma policial, o es una perfecta simulación para profesionalizar la uniformada en su función represiva del disenso?

Las respuestas a estas preguntas son complejas y difícil de precisar. Pero lo que si está claro es que este pasado 1ro de mayo el país vio una nueva Policía disciplinada y organizada para ejercer la función de regente del espacio público y reprimir el uso como zona para reclamar “la reparación de agravios”.  Una Policía “reformada” para ejercer sofisticadamente la represión y censura del derecho al disenso, al uso del espacio público y a las libertades individuales de los ciudadanos.

En resumen, que el tiempo me contestó la pregunta que surgió en mi hace casi una década. La Reforma de la Policía no está fracasando, pues su intención nunca fue generar un cuerpo civil para fomentar la paz social.

Al contrario, está funcionando perfectamente para lo que aparenta fue diseñada, profesionalizar un cuerpo castrense para que ejerza la represión de los ciudadanos y garantice el espacio para las reformas neoliberales que condenarán a la pobreza a las próximas tres generaciones de puertorriqueños y puertorriqueñas.

Salud y resistencia…

Crónica sobre mi encuentro con el rey de las brasas, el “Porterhouse”


por Gary Gutiérrez

“Que un viejo amor, ni se olvida ni se deja…” reza la canción de Manuel Nogueira Otero. Hoy, la popular copla viene a mi mente mientras trato de explicar mi reencuentro con el ancestral arte de cocinar sobre brasas.

Sobrepasando seis décadas y con la vida complicada por responsabilidades laborales y familiares veo limitada una de mis pasiones, viajar a otras partes del mundo a visitar amigos y familiares. Así, y de forma casi orgánica y sin planificación, durante los pasados meses el sábado se fue convirtiendo en un tiempo que comparto con un viejo amor reencontrado, el BBQ.

Como a eso de las once de la mañana, desnudo de su protector el viejo “huevito” marca Webber que lleva más de quince años siendo objeto del fuego que consume mi pasión culinaria.

IMG_5986En está ocasión, el objeto de mi deseo y lujuria se encarnó en un “porterhouse” de poco más de dos libras y media.

Para mí el “Porterhouse” es la realeza del reino de la barbacoa. Una posta compuesta por un hueso en forma de “T” que separa a un lado el corte llamado “New York Strip”, y al otro el conocido como “Tenderloin Steak” o “Filet Mignon”.

Cuando entramos en este nivel de carnes, sobre todo si es de buena calidad, mientras más sencillo mejor. Por eso en este caso, masajear la carne solo con una generosa cantidad de sal y pimienta unas dos horas antes de cocerla es más que suficiente para sacarle el mejor gusto natural a la posta.

IMG_5985Mientras dejé que la sal y la pimienta hicieran su magia con la carne, corté y aderecé con aceite de oliva saborizado con chiles, sal y pimienta unas papas “baby” que, junto a unas mazorcas de maíz, fueron las guarniciones escogidas para la ocasión. SiguiendoIMG_5984 la paleta de sabores, bañé el maíz con el mismo aceite, sal y pimienta, pero le añadí mantequilla y hojas de culantro, hierba insignia de la culinaria boricua.

Ya listos todos los componentes para el festín a Dionisio, procedimos al ritual de celebrar el sacrificio de Prometeo encendiendo la barbacoa. En esta ocasión, el jazz de Nueva Orleans y el elixir de Kentucky fueron los protagonistas de la secular liturgia.

IMG_5982Como el proceso incluye tanto cocer directo sobre el fuego como terminar la cocción con calor indirecto, dividí el viejo Webber usando dos ladrillos rescatados de algún lado y que llevan más de una década funcionando. Venden artefactos para hacer esta división, algún día debo probar si funcionan mejor.

Una vez en su punto el fuego, como 30 minutos encendidos, en el espacio libre al otro lado de los ladrillos pongo las papas tapadas con un poco de agua y las mazorcas empacadas en papel de aluminio. Allí en la intimidad de la barriga del Webber y cobijada por el calor de los carbones a los que le añadí trozos de madera de manzana para el aroma, dejé las papas y el maíz, ambos regalos de los dioses precolombinos, para que el calor las transforme en manjar.

Unos 40 minutos más tardes, pongo la parrilla superior del Webber y tiro sobre las brasas el objeto de pasión y reverencia, el “Porterhouse”.

IMG_5988En segundos, la reacción de la grasa vacuna al calor alimenta la furia de Huehuetéotl quien abraza la carne con la intención de destruir y crear al mismo tiempo. Cuatro minutos poseída por la deidad por cada lado y el “Porterhouse” queda marcado para siempre por la bacanal experiencia.

De allí, solo resta sacarlas del fuego y ponerla al otro lado de la barbacoa, para que arropada por el calor indirecto llegue al grado de cocción seleccionado, medio crudo es decir 130 grados Fahrenheit.  En mi caso, un termómetro digital me envió una señal al teléfono celular cuando se acercó a esa temperatura, así que solo quedó disfrutar del jazz y el agua de Kentucky.

IMG_5991Cuando la carne llegó a su punto, la saqué y la dejé descansar para que recoja los jugos producto del desenfreno experimentado sobre las brasas. Este tiempo es para poner las papas destapadas sobre el fuego directo para terminen su cocción.

Finalmente, y con otro palito del agua de Kentucky, fue cuestión de buscar que ver en Netflix y llevar a conclusión el cortejo que comenzara poco más de dos horas atrás.

Es así como, en esta etapa de mi vida, paso “chilling” la mayoría de mis sábados. Realmente no debo quejarme.

Buen Provecho

IMG_6005

 

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: