Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador, documentador, fotógrafo callejero, bloguero y comunicador social. Tamibén fondero, abusador de cafeína e iconoclasta aspirante a ácrata

Ley, orden y pobreza: el fascismo a la boricua


Por Gary Gutiérrez Renta/ orginalmente publicado en LaPupila.net

Al mirar las medidas que se imponen en el país como forma de control social y criminalización de la protesta, mi mente se refugia en el pasado.

Crecí en plena guerra fría. La instalación de una base de misiles en Cuba por parte de la Unión Soviética en medio del aumento de influencias estadounidense en Europa cuando apenas contaba con cinco años de edad, y la avanzada Tet en Vietnam cuando celebraba mis primeros diez, dan fe de que crecí en medio de la confrontación militar entre el capitalismo privado y el de estado (que llamaban comunismo).

Claro está, la imagen que tenía de esos y otros eventos fue el resultado de ese montaje ideológico producido por el aparato de inteligencia estadounidense y difundido al mundo mediante los medios de comunicación como el cine y la televisión, empaquetados como “cultura pop”.

Por supuesto, también tuvimos los tiempos de contra-cultura: esas luchas por los derechos de las otredades étnicas, raciales, religiosas y de género. También fue época de luchas por la descolonización y solidaridad entre esas naciones emergentes.

En aquél entonces, en mi vecindario de “clase media”, entiéndase familias trabajadoras y pequeños comerciantes, la imagen era clara. Los comunistas eran los malos pues te hacían trabajar sin paga, te quitaban tus propiedades y restringían tus libertades.

Sin embargo, pasado más de medio siglo, en la actualidad puertorriqueña no son los comunistas quienes nos quitan nuestros ahorros, embargan nuestras casas y ahora nos quieren reducir las libertades para evitar que el pueblo se levante en defensa de sus patrimonios materiales y sociales.

Desde este marco de saqueo, se llamó a la recordación del Primero de Mayo con una propuesta de manifestación masiva que llamaron “Paro Nacional”.
Si bien la convocatoria fue para el primer lunes de mayo, tres días antes, el último viernes de abril, el administrador colonial apareció frente al país para dejar claro su compromiso con “la ley y el orden”. Asumo que se refería al orden que nos despoja de nuestros recursos y a la ley que lo permite, pero él sabrá.

Observando la ofensiva mediática, pensaba en cómo los manejadores del imberbe político preparaban el escenario para imponer medidas represivas y reafirmar así la imagen de su gobierno ante la conservadora masa electoral puertorriqueña.
El plan resultó magistral.
Unos cuantos incidentes aislados, que en cualquier parte del mundo llamado civilizado no conllevarían penas mayores de unos cuantos dólares, se sacaron de proporción al nivel de que hasta las agencias represivas estadounidenses intervinieron para acusar a una joven de supuestamente haber intentado quemar el emblemático edificio central del principal banco comercial de la Isla.

Las imágenes fueron “virales” y sirvieron de lubricante para empujar las medidas que terminan criminalizando cualquier protesta que al gobierno no le guste o moleste.

Medidas penales que legitiman el uso del costoso aparato represivo del estado como herramienta terrorista. Suena fuerte, pero partiendo de las definiciones del término “terrorismo de estado”, es lo que es. Nuestra historia lo confirma: dos jóvenes llevados por el estado para ser ejecutados extrajudicialmente en un paraje del centro de la isla; el que la policía se hiciera de la vista larga mientras el exilio cubano campeara por su respeto; que la policía hostigara a los patronos para que reportaran o despidieran empleados independentistas, son algunos ejemplos de ese terrorismo de estado.

Como si este proceso no fuera suficientemente preocupante, para los que observamos desde el contexto social el fenómeno de lo que llaman criminalidad, la situación es más compleja.

Si algo demuestra la historia, y los administradores coloniales lo deben saber, es que el uso de los aparatos represivos del estado siempre va a generar una respuesta por parte de quienes reciben el impacto de la bota gubernamental.

En las décadas del 50 y 60 del siglo pasado, la respuesta del pueblo afroamericano fue la organización política a diversos niveles. Dos décadas más tarde, cuando la represión por parte de las policías locales y federales desarticularon por medio de la violencia legal e ilegal esos movimientos sociales y políticos que daban coherencia a la comunidad, surgieron como respuesta “organizaciones” que, con ayuda del gobierno y financiadas por la venta de narcóticos, ocuparon los espacios sociales y económicos en las comunidades.

Hay quienes van más lejos y apuntan a que este proceso fue uno pensado para criminalizar los pobres que tenían capacidad para levantarse contra el sistema mientras se enriquecía y fortalecía al complejo industrial correccional como institución esclavista legalizada.

Mirando desde esa experiencia, y lo que ocurre en estos momentos en Puerto Rico, uno tiene que por lo menos cuestionar las intenciones de los burócratas y políticos de oficio cuya descripción encaja perfectamente con el fascismo que dominó Europa durante las décadas del 30 y 40 del siglo pasado.

Es más espeluznante cuando a este fenómeno se le suma el corte de religioso extremista que aparenta dominar el liderato legislativo actual. Después de todo, y tomando prestada la expresión de Harry Sinclair Lewis: “Cuando el fascismo llegue a Estados Unidos, será envuelto en la bandera y portando una cruz”.

Al parecer la premisa también es válida para el territorio colonial de Puerto Rico.

Salud y resistencia…

Retención y despedagorización de la pedagía*


201-utlogo

Presentado por Gary Gutiérrez ante a facultad de la Universidad del Turabo en Ponce

Antes de comenzar quiero agradecer a María por la invitación que me extendió para ser parte de este panel. Sin embargo, igualmente quiero confesar que la encomienda me aterra pues, de pedagogía se muy poco. A pesar de que llevo más de treinta y cinco años compartiendo mi vida con una pedagoga, y tal vez por mi anarquista visión de la academia, admito que no entiendo las conversaciones con sus colegas y mucho menos comparto muchas de sus premisas teóricas o metodológicas.  Esto no quiere decir que no respete la pedagogía como disciplina o como saber. No se suficiente para tener una opinión válida.

Así que, ante la interpelación de María, ser humano extraordinario que como ustedes saben nadie le puede decir que no, decidí desempolvar un ensayo que redacte unos años para cumplir con uno de los requisitos del proceso de reclutamiento de profesores del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

Comencé aquella alocución escrita estipulando que como sabia poco de pedagogía, lejos de adentrarme por el laberinto donde se pasearon gigantes como Illich y Freire, ante las preguntas sobre el rol del profesor o profesora, o sobre cuáles estrategias son más o menos adecuadas para ayudar a los jóvenes en la universidad, prefería buscar contestaciones en un terreno más conocido para mí. Así que lejos de reinventar la rueda, ante la pregunta sobre retención que hoy nos convoca, recurro a la misma estrategia. En vez de hablar desde el arte de la enseñanza, prefiero partir desde un saber que entiendo manejar mejor, el estudio de la desviación. Específicamente desde el acercamiento la Criminología Cultural. Saber criminológico desarrollado por distinguidos colegas como Jock Young, Jeff Ferrel y Keith Hayward, quienes explican que para poder entender la mente del desviado o criminal, se debe uno poner en el sitio del desviado o criminal. Acercándose así al criminal etnográficamente, como un antropólogo que se adentra en la intimidad de una cultura desconocida, para desde su interior entender la forma en que esos individuos ven el mundo, cómo lo manejan y sobre todo qué estrategias desarrollan para sobreviven. De esta manera, conociendo la forma en que esos individuos desviados entienden este mundo posmoderno o de modernidad tardía, según los criminólogos culturales, no solo se puede entender el por qué se comportan como se comportan, sino que además se puede ver cómo en muchos casos, la sociedad no les dejó otra alternativa que no fuera la desviación.

De este modo, y tomando prestada la etnografía como herramienta, antes de tratar de retener a estos jóvenes con saberes que muchos, por sus carencias y deficiencias educativas, ven como innecesarios, aburridos o totalmente impertinente a sus vidas, me parece que lo primero que uno debe hacer es tratar de entender la visión que esos jóvenes tienen de mundo. Es decir, desvestirnos de nuestros prejuicios y concepciones productos de nuestras experiencias personales y tratar de sentir cómo se ve la sociedad desde la marginación social, económica o sentimental que viven, o sobreviven, muchos de nuestros y nuestras estudiantes. Es tratar de concebir lo que es pasarse el día entero con una bolsa de Doritos y un refresco, pues los dos o tres pesitos que tenía se fueron en la gasolina para llegar a la universidad. De igual manera, es sentir el terror que implica el que me asignen a leer una novela, cuando en mi casa nunca vi un libro.

Peor aún, es sufrir el aburrimiento de tener que leer, novelas que tratan de cosas tan ajenas a mi realidad como es la vida en cañaverales o el amor prohibido de alguna pareja en el siglo diecinueve.

Solo calzando esos zapatos y mirando el mundo desde esas experiencias, el o la educadora puede traducir el saber de sus disciplinas a un lenguaje con el que los y las estudiantes tengan resonancia, que les haga sentido y que tenga vigencia y pertinencia en su vida. Más importante aún, solo partiendo de un profundo conocimiento de ese mundo que habitan esos jóvenes, puede la academia hilvanar un discurso que verdaderamente les retenga y le explique el mundo que ellos y ellas experimentan día a día en su comunidad.

Repito, no soy pedagogo, pero me parece que, si se logra construir un discurso que a los y las estudiantes les haga resonancia, un saber empaquetado en una literatura que les hable de sus comunidades disfuncionales, de familias que como en las que ellos y ellas experimentan mil problemas cada día, se logrará ese despertar de la necesidad de saber más y de quedarse en la Universidad.

Regresando a la criminología para usarla de ejemplo sobre esto que trato de explicar. Muchos de nuestros estudiantes vienen de sectores marginados donde la criminalidad, la violencia o por lo menos el narcotráfico, no solo son parte de la cotidianidad, en algunos casos son las actividades que definen la forma de vida.  ¿Cómo yo voy a lograr despertar el interés de ese o esa joven en el saber criminológico, si el pensamiento o teoría que utilizo para explicarle parte de visiones ilusorias producto de idealistas pensadores del siglo XVIII o el XIX? ¿Cómo puedo despertar el interés de un joven, si mi explicación parte de un juicio moralista que desde el principio del siglo XX condena la única actividad económica que funciona en su comunidad y que posiblemente sea la única fuente de empleo para parte de su familia?

Para lograr ganarnos la mente de esos y esas jóvenes, me parece que lo primero que debemos hacer es acercarme a ellos sin juzgarles, como él o la etnóloga. De esta forma, una vez entendamos el miedo que en su comunidad se siente por la policía, conciba yo la desconfianza que tienen frente a las agencias de gobierno, o sepa lo que es ser discriminado para un trabajo por ser de esa comunidad, puedo estar listo para ayudarles a que busquen explicaciones a fenómenos como el de la criminalidad, por ejemplo. Pero es buscar explicaciones que estén basadas en el maridaje entre el saber académico y la experiencia comunitaria y que les permita encontrar tanto explicaciones a esa criminalidad, como posibles soluciones o formas de manejar la misma.

En mi corta vida en el salón de clase tuve una experiencia que me demostró que cuando uno les habla a los estudiantes desde su realidad, estos responden y desarrollan interés. Hace años atrás, mientras explicaba en clase una teoría de la criminología crítica que apunta a como la marginación económica junto a las falsas necesidades de consumo pueden crear las condiciones para que muchos de nuestros jóvenes varones vean el narcotráfico como alternativa para subsistir, un estudiante se acercó para decirme que esa teoría “era verdad”. En su caso, como no encontraba otro trabajo, para poder subsistir y pagarse lo necesario para estudiar, él tenía que trabajar en un punto de drogas los fines de semana. La honestidad y confianza de su comentario produjo una larga conversación de pasillo que me permitió aprender muchísimo sobre el tema que se supone debía ser yo quien enseñara. Luego de aquel encuentro, el joven terminó mi curso. No sé si terminó la carrera, pero lo último que supe fue que dejó la calle y que trabajaba en construcción, donde por supuesto era  más seguro.

En fin, para mí lo más importante de esa experiencia es que desde ese día, parece que ese joven descubrió que la universidad no era solo un sitio para “hacer el tiempo”. Quisiera pensar que luego de aquella clase, y de su honesto comentario, el joven descubrió que en los salones universitarios podía encontrar posibles explicaciones a las situaciones que conformaban su vida e incluso hasta puedía desarrollar algunos instrumentos para manejar las mismas.

Honestamente no sé si lo aquí expresado contesta o no la pregunta que convoca a este foro, no obstante, es la única respuesta que tengo ante el tema de la retención. Es más, con toda honestidad la única herramienta que tengo para tratar de retener mis estudiantes es el tratar de conocerles mejor y el trata de entender como ellos ven el mundo.

Pero para eso, tal vez debemos seguir el llamado a descriminalizar la criminología que hace John Muncie. Es decir, tal vez para retener lo primero tengamos que hacer es despedagorizar la pedagía.

 

Salud y resistencia

Gary Gutiérrez
5 de mayo 2017
————————
* Este título refrasea el usado por John Muncie en su ensayo: Descriminalizando la Criminología

 

 

Finalmente llegué al Cucubano


Hace unas semanas tuve el placer de participar en la grabación del episodio #81 del Cucubano, para mi uno de los mejores podcast que se producen sobre la sociedad puertorriqueña.Cucubano Heather

El podcast Cucubano es un espacio para que los podescuchas nos cuenten sus historias. Estamos exhortando a los podescuchas a que nos graben una historia, una entrevista o que graben con nosotros una o más historias de cosas que les hayan pasado. Nos puedes contactar o seguirnos a través de Twitter en @cucubanopod. También nos puedes contactar usando nuestro email: cucubanopod@gmail.com o nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/cucubanopod. El único requisito es que la historia sea una experiencia personal. Envíanos tu historia, porque todos tenemos una historia que contar.

También puedes seguir a César en @CesarTweetsHere, a Ruth en @mrsdeobaldia y a Manolo en @ManoloMatos.

El podcast lo puedes bajar desde cualquier aplicación de podcasts, ivoox.comStitcher o escucharlo a continuación.

 

Resistencia y reafirmación culinaria, La Alcapurria Quemá


Por Gary Gutiérrez

Pocas cosas desaniman más a uno que el salir a comer para algún lugar y encontrar el mismo cerrado.

Recientemente, tras llevar a mi compañera al aeropuerto Luis Muñoz Marín se me antojó visitar La Cucina di Ivo.  Maravilloso local en la calle Fortaleza de la vieja ciudad amurallada de San Juan.

El solo pensar en la tierna y jugosa Tagliata di filetto en crema di tartufo que Ivo prepara a la perfección provocaba en mí el sabroso cosquilleo de adolescente enamorado.

IMG_1587Además quería compartir la gustosa experiencia con mis acompañantes de viaje, mi hermano postizo José Raúl Cepeda y su hija Rosana, una comidista en formación que con la gracia de una bailarina clásica puede comer como un camionero.

Sin embargo, el destino nos tenía una jugada.

Al buscar en Google el teléfono de La Cucina di Ivo el mundo se vino abajo. ¡No abren los domingos!

Ante la crisis causada por la decepción, y en contra de mi mejor juicio pues no soy amante de lugares “trending” o “hípsters”, decidimos parar en la Placita de Santurce.

Por supuesto, como todo buen estratega, me di cuenta que, para lograr salir airoso de nuestra nueva escaramuza, aquel improvisto cambio de rumbo requería nueva información – inteligencia le dicen los militares-.

Así que siguiendo los consejos del Arte de la Guerra de Zun Tzu, antes de hacer nuestra incursión, contactamos el maestro del bajo mundo culinario nacional Cesar José Pérez Lizasuai.

Sin titubeos dijo dos nombres: La Tasca del Pescador y La Alcapurria Quemá. Acto seguido explicó que la última era “Hard Core”.

IMG_1612Tan pronto nos paramos en la puerta de La Alcapurria Quemá corroboramos que el perito no fallaba y que aquel antro era “real”.

Una honesta fonda boricua sin pretensiones, con una barrita bien surtida y atendida por una jo, pero eficiente joven a la izquierda, y al final como lugar sacrosanto separada por un mostrador por donde salen las delicias, la cocina.

IMG_1599Igualmente, la presencia de comensales regulares que llegaban a recoger lo ordenado por teléfono, era una buena señal.
Tan pronto Lady, la joven a cargo de la barra y el salón, despachó uno de los regulares con su orden y dos más que iban para la misma dirección, nos señaló la pizarra y preguntó que deseábamos.

Tras examinar la pizarra escrita a mano pedimos tres alcapurrias como aperitivos, una de carne, otra de conbif y la mía de jueyes. Como plato fuerte, carne frita, chicarrones de pollo y masitas de dorado servidas con ceviche de cebolla y acompañados de arroz con tocino, habichuelas y tostones.IMG_1602

Por supuesto, diabetes o no, eso tenía que salir con cervezas.

IMG_1586Tanto las alcapurrias, que como eran de masa de viandas o verduras en Ponce llamaríamos hallacas pues acá las alcapurrias son las de masa de yuca, como los chicharrones, las masitas de dorado, así como la carne frita son un verdadero tributo al tradicional arte de freír.

La crocante capa exterior, así como el mullido y tierno interior de todas las frituras dan fe de una maestría culinaria desarrollada y heredara por generaciones.

IMG_1585Igualmente, impresionante son los guisos que rellenan las alcapurrias. Tanto el dulce sabor del juey como el robusto gusto del conbif y la carne, todos guisados con aromáticos tradicionales y sazonados al punto, son un complemento maravilloso para la masa frita que le sirve de comestible empaque.

¡Altamente recomendados!

En fin, que, que gracias al maestro fondero Cesar José, la decepción resultó ser una oportunidad para superar mis prejuicios y apreciar un lugar como La Alcapurria Quemá,  donde diariamente y sin pretensiones la cocina sigue siendo una trinchera de resistencia y reafirmación para la gastronomía nacional.

Patria o Muerte cenaremos… Buen Provecho.

IMG_1601

[Análisis WRTU] Protestas y lucha estudiantil impulsa represión contra ciudadanos.


La lucha de los estudiantes por los recortes monumentales a la Universidad de Puerto Rico se ha convertido en el inicio de una serie de protestas, que ahora incluyen a toda la comunidad universitaria. Y con las manifestaciones, también se ve el aumento en la represión por parte de las Autoridades de Ley y Orden. En este caso, la Policía de Puerto Rico y su unidad de Operaciones Tácticas se ha destacado por el uso excesivo de fuerza y su manejo indiscriminado. Al menos esa es la impresión que se da en los medios de comunicación y es la información que llega para las personas que no están presentes en las manifestaciones. Ante esta situación cabe preguntarse, ¿el Estado tiene la autoridad legítima para establecer dónde y cuándo protestar? ¿Imponer esas medidas convierte al Gobierno en dictador? ¿Logrará amedrentar a los detractores la imposición de este plan represivo? El profesor de Justicia Criminal, Gary Gutiérrez, contesta esta y otras preguntas para Hoy en las Noticias.

Para escuchar

Te mienten: el riesgo de la desinformación


Librería El Candil de Ponce

20 de abril 2016

 

posverdad

 Para escuchar audio de las conferencias

 

Para ver la conferencia en vídeo en FaceBook

 

========================

te mienten

El riesgo de la mentira

 Por: 

Inicio con el pensamiento que comparto en la portada de mi cuenta en Twitter: “El riesgo de la desconfianza es que mata la solidaridad. Las mentiras son abono para el caldo de cultivo de la tiranía.” Espero acepten esta propuesta como una provocación, un estímulo a la reflexión y al diálogo continuo sobre el tema, y proponernos como ejercicio obligado, la exposición selectiva de medios y mensajes.

A lo largo de la historia de la Humanidad, el poder siempre ha manipulado la información para su propio beneficio.  Lo hace a nivel micro, en los grupos sociales como la familia, y lo hace a nivel macro en los gobiernos, empresas y religiones. Las instituciones socializan a los ciudadanos para que respondan a dicho poder a través de otras instituciones como la educación y los medios, definiendo contenidos que adapten al individuo a los intereses de quien manda. Es el método por excelencia de lograr obediencia, sea en el modelo totalitario o en la democracia.

El periodismo del siglo veinte, se ejerció a través de empresas mediáticas, algunas pertenecientes a grandes imperios comerciales, y definió la verdad como su principal valor. Así ganó prestigio y confianza.  Casos como las investigaciones periodísticas de Watergate y Cerro Maravilla, lo validaron. Se posicionó como el “cuarto poder”, para proyectarse como balance en la democracia republicana. Pero poder al fin, también se sometió a la tentación de controlar los datos para su beneficio, ideológico y económico.

En ese mismo siglo, al periodismo le nació un hermanito quien vino, en ocasiones a ayudar en la tarea y en otras a competir o distraer.  Le pusieron “relaciones públicas”: una joven profesión que tuvo sus inicios en la oscura propaganda de guerra pero que ha evolucionado a una donde el interés público prevalece, cuando se ejerce de forma ética. Menciono esto porque los relacionistas se han ganado en las décadas pasadas cada vez más exposición noticiosa, lo que llamamos publicity, que no debe caer en lo que  llamamos falsas noticias. Los comunicados y conferencias de prensa requieren el filtro editorial y el buen periodismo solo publicará aquello que verdaderamente tiene valor noticioso y está corroborado. El relacionista que no entienda esto, no conoce su deber.

Hoy en día, clasificamos los medios en tres categorías: medios propios, medios comprados, medios ganados. Los primeros son aquellos de los cuales somos dueños o tenemos control del contenido que se publica, sea el gran periódico o tu página de Facebook.  Los segundos, en los que compramos tiempo o espacio, como lo hace la publicidad y la nueva modalidad de mercadeo de contenido. Y los últimos, donde podemos ubicar la estrategia de publicity que mencionamos, ahora se refieren más a la capacidad de compartir voluntariamente información en medios de otro, de forma espontánea y gratuita, como hacemos con los shares o los re-tweets en las redes sociales.

En la actualidad, la tecnología ha facilitado el que una parte significativa de nuestra sociedad tenga acceso a medios propios que le permiten publicar contenidos de la más diversa temáticas y calidad, compitiendo en atención, con lo que tradicionalmente conocíamos como noticia, el género más común del periodismo. Esa misma tecnología ha ido adaptando a la mente humana a crear realidades alternas para gratificación personal.  Desde niños nos vamos acostumbrando a vivir, a través de juegos y plataformas virtuales, vidas irreales que llenan toda la jerarquía de necesidades emocionales que Maslow nos enseñó.

Por esto, no me extraña que estemos hablando de la palabrita de moda, la posverdad, como una realidad alterna que decidimos creer porque nos llena emocionalmente aunque no sea verdad. En otras palabras, nos hemos acostumbrado a vivir de mentiras, si lo que es verdad no nos produce emoción gratificante. Suena a una transformación de la negación típica, pero ahora, no solo negamos la verdad, sino que inventamos una que llene esa necesidad de información. Podemos decir que vivimos en la era de las verdades propias, las verdades ganadas y las verdades compradas.

Si bien es cierto que la presidencia de Trump ha provocado mayor interés en el tema, por lo inminente y riesgoso, esto de la manipulación de la información noticiosa no es nada nuevo. No tiene que ser todo falso.  De hecho, las medias verdades se creen con mayor facilidad. El proceso de gatekeeping, o selección en la información que se publica, o del espacio para su publicación, o de los portavoces que representan una causa, son todas estrategias que buscan un efecto en la audiencia, un efecto que beneficie al emisor.

Pero esa selectividad del medio, limita los puntos de vista a que nos exponemos a la hora de formar nuestras opiniones y actuar.  Y esto no tiene que ver con ideologías de derecho o izquierda.  Esto lo hace todo el que tiene poder de controlar la información. Hay que añadir que también nosotros limitamos los medios e información a los que nos exponemos, pues usualmente buscamos lo que nos gusta y satisface. Se añade a esto la diversidad de contenidos que se perciben como noticia y no lo son, como ocurre con los programas de chismes, los artículos auspiciados o entrevistas pagadas en noticieros.

Si nos aferramos a la función básica del periodista que es la de informar contenidos relevantes de actualidad para que el ciudadano común pueda tomar decisiones libremente y adecuadamente informado, tenemos que preguntarnos, ¿es eso lo que puede hacer hoy un periodista, considerando los contextos en los cuales trabaja? Y pero aún, ¿es eso lo que quieren escuchar y leer los ciudadanos?

El foro se llama Te mienten, pero podemos cambiarlo a una pregunta, ¿Te gusta que te mientan? ¿Te hace sentir mejor la mentira que la verdad?  ¿Prefieres estar informado o entretenido? ¿Vale aquello de que “ojos que no ven, corazón que no siente”? Antes, la transmisión de la información era más lenta y limitada.  Pero ahora, el menú de opciones rápidas para tener respuestas inmediatas, es infinito. No hay tiempo de procesar ni verificar, pues queremos tener los datos que nos hagan sentir bien, y tenerlos antes que cualquier otro.

Y cuando hay tantas verdades rondando nuestro entorno, físico y virtual, llega un momento en que comenzamos a desconfiar del otro.  La incertidumbre sobre la verdad, cuando ves que la tuya es diferente a la del vecino, y eso te parece amenazante, se hace más difícil tener una sociedad solidaria, dejando el camino libre para que el que está en el poder, abuse.  ¿Les suena familiar?

El problema es una ciudadanía cada vez más alejada de la noticia de hechos reales, relevantes para la sociedad, más atenta al entretenimiento y a un tipo de voyerismo farandulero. Una ciudadanía abrumada y angustiada por una lucha constante por existir, que busca en los medios escape, no que le traigan más problemas y responsabilidades. Con los propios le es suficiente y no conecta que los suyos tienen origen social.

Entonces: ¿cuál es la solución? ¿Seguir cada uno como el avestruz, enterrando nuestra cabeza en la arena movediza de la información virtual? La posverdad se está tornando viral y como con cualquier virus, hay que aplicar prevención para parar la epidemia.  La medicina es la educación.  Y no me refiero solo a la formal, que igualmente está en crisis, sino a las ganas de aprender que hay que inculcar en ese proceso de socialización que le hemos dejado a las instituciones de poder, sin cuestionarlo.

Hay que estimular un aprendizaje invisible y continuo, en todas las esferas de nuestras vidas, sin miedo a cuestionar, no importa la autoridad que nos provee los datos.  La información es un valor, que tiene precio.  Se compra y se vende.  Pero lo que somos, nuestros conocimientos, actitudes, creencias, opiniones,  se forman de la información a la que nos exponemos, procesamos y decidimos aceptar.  Si solo la filtramos con  emociones, sin un proceso empírico, estamos a la merced de quién nos miente.

Escapar de la verdad es un ejercicio inútil, aunque emocionalmente gratificante. Cuando lo hacemos como hábito en nuestro carácter personal, ponemos en riesgo nuestra salud mental.  Pero cuando esto ocurre en una sociedad, una que prefiere que le mientan, creerse que somos un país rico, pacífico, educado, próspero y libre, las consecuencias son graves para todos.

Es entonces cuando basamos nuestros actos en datos irreales, razón por la cual no es posible alcanzar cambios. Nadie cambia si se siente bien como está. Mientras nos diviertan la atención hacia lo extraordinarios que somos, no podemos ver lo que tenemos que mejorar.  No es ser pesimista, sino realista.  Y solo se puede ver la realidad cuando nos movemos a experimentarla desde distintos puntos de vista. El valor de la información debe estar basado en lograr la libertad para definir una convivencia de beneficio mutuo y no un recurso de control social.

Ya Plantón nos hablaba de la posverdad con su metáfora de la cueva. Ser engañados parece ser una predisposición de los humanos, que han sabido capitalizar los poderosos para control social, político y económico.  Y los medios, como parte de ese poder económico han sido cómplices.  Y nosotros, cada uno de nosotros que creamos diariamente contenidos en nuestros propios medios virtuales, seremos cómplices si no reflexionamos antes de darle ese “like”.

Te Mienten

Por: Michelle Estrada Torres

Antes de comenzar, quiero hacer la salvedad de que estoy aquí en mi carácter personal, como periodista por las inquietudes que tengo respecto a lo que ocurre en mi oficio, y no en representación de mi patrono.

Vamos, pues, a lo que nos ocupa.

En junio de 2010, un reportero de un noticiario televisivo anunciaba la muerte del alcalde de Caguas, William Miranda Marín, pero resulta que todavía no había muerto.

El 7 de julio de 2011, una emisora radial AM publicó, por fuentes, que había muerto Ricardo Alegría. Periódicos, emisoras competidoras y televisoras reprodujeron la noticia de inmediato en las redes sociales y portales web, sin antes confirmar que efectivamente murió, solo replicando lo que dijo la primera emisora. En este caso, Ricardo Alegría sí había fallecido.

El 9 de febrero de 2017, el día que Oscar López Rivera fue traído a Puerto Rico, un programa televisivo, no periodístico pero que se vende como tal, cuestionaba por qué el séquito que le acompañaba no permitía que se le acercaran ni que le hicieran preguntas, si él era “un hombre libre”. Sabemos que, todavía hoy, sigue estando preso.

El pasado martes, el presidente de la Cámara de Representantes dijo que se prohibió la entrada al Capitolio a personas que querían visitar legisladores y presenciar la sesión, debido a que el lunes por la noche hubo altercados y violencia. Lo que no se publicó en los medios, junto a esas expresiones, fue la contextualización de que el arresto de un manifestante y los daños al edificio ocurrieron luego de todo un día de puertas cerradas sin explicación.

Ayer, miércoles, el presidente del Senado dijo en emisoras radiales que se prohibió la entrada al Capitolio porque las personas habían ido allí a provocar y en actitud violenta. Pero no se le preguntó al aire por qué se restringió el acceso a periodistas y tampoco se aclaró como parte de la nota periodística que a la Comisión para la auditoría del crédito no se le permitió pasar aun cuando llegaron antes de que comenzara la manifestación ciudadana.

Este foro se viene cocinando desde febrero, por invitación de Gary, que nos lanzó las siguientes preguntas:

¿Siempre mintieron los medios?

¿Mentir es más lucrativo?

¿Las redes sociales hacen más fácil la mentira?

¿Cómo los políticos descubrieron que la gente no quiere escuchar la verdad?

Al mentir, ¿violan los medios y los políticos el derecho de los pueblos?

A mi modo de ver, todas las respuestas son afirmativas. Cuando hablamos de desinformación, hablamos de decir medias verdades, ocultar información, exagerar, manipular, no contextualizar, dar “hechos alternativos”, o mentir propiamente, publicar noticias falsas, que en periodismo llamamos bulo y que está de moda decirles “fake news”.

Ahora bien, este asunto hay que mirarlo desde dos perspectivas: los medios de comunicación y la audiencia. Cómo está funcionando cada cual es lo que debemos analizar y cómo lo enmendamos es lo que nos toca pensar, proponer y ejecutar.

Claro, medios de comunicación hay de todo tipo y propósitos, por eso quiero concentrarme en los medios periodísticos. Porque cuando se incurre en las acciones antes descritas no se cumple con la función del periodismo de recopilar y corroborar información con el objetivo de publicarla para que la gente se entere y tome decisiones libremente; ni con la obligación de publicar solo hechos verdaderos con responsabilidad y ética.

LOS MEDIOS PERIODISTICOS

Entonces, ¿por qué y cómo miente la prensa? Pues hay varias razones, unas involucran intención y otras ignorancia. Pero ninguna exime de responsabilidad.

  1. La agenda del medio – Todo medio tiene una línea editorial determinada por sus objetivos e intereses económicos, políticos y sociales. Eso hace que publique información que cumpla con ciertos parámetros. En el proceso, puede decidir publicar mentiras, medias verdades, información manipulada u ocultar información. Se puede dar el caso de que si le afecta adversamente, no lo cubre ni lo publica.

Actualmente, hay medios que tienen una agenda de represión y criminalización de la protesta, donde escasas veces o nunca se les da foro a los grupos de la sociedad civil que están protestando por algo, sino que el Estado tiene control amplio de la información. Entonces tenemos que preguntarnos si eso es válido y cabe dentro de su línea editorial, o si a pesar de esa línea editorial el deber de todo medio periodístico es publicar información balanceada, cubrir todos los ángulos, darle espacio a multiplicidad de voces, decir la verdad por encima de cualquier consideración.

  1. El medio puede ser cómplice de la mentira de otro al menos de dos maneras: a propósito o si no corrobora la información. ¿Qué hubiera pasado si Ricardo Alegría no hubiera muerto aquella mañana? Todos los que reprodujeron la noticia de la emisora radial hubieran incurrido en la mentira. Diariamente, montón de individuos, los que se hacen llamar “info junkie”, páginas de Facebook, cuentas de Twitter reproducen lo que otros publican, sin que les conste que es cierto. Pero un medio periodístico no puede darse ese lujo, porque no está cumpliendo con el ejercicio básico de corroborar los datos  y filtrar la información.

III.          El afán de publicar primero en redes sociales y web. Cuando surge un “breaking news” por supuesto que hay presión para publicar, pero hay que corroborar si el hecho es cierto. Puede tratarse de una muerte, de una decisión judicial, de la firma de una ley, un motín, un accidente, y lo que no cambia es la responsabilidad que tenemos de publicar lo correcto.

  1. Poco personal o personal inexperto, sin educación, sin calle y sin ética. Las redacciones de los medios de prensa se han llenado de personas que no necesariamente tienen la preparación periodística básica o que, teniéndola, optan por la espectacularización de la noticia. También se pueden cometer errores por desconocer sobre determinado tema, o no preguntar lo que corresponde por ignorancia. Es una cuestión de conocimiento y ética, y cuando se permite es porque tiene el aval de la empresa o por falta de supervisión.
  2. El comunicado de prensa como noticia y la publicación de “noticias” por parte de relacionistas y oficiales de prensa. Hay personas que trabajan simultáneamente como reporteros y oficiales de prensa, a pesar del conflicto ético que ello representa. Y hay algunos, incluso, que organizan la rueda de prensa y se cubren ellos mismos, o que redactan el comunicado de prensa y se lo publican a sí mismos. También hay personas que trabajan como oficiales de prensa de políticos que mantienen simultáneamente espacios periodísticos y hacen de entrevistadores de sus jefes sin advertirle a la audiencia la relación contractual que tienen. Eso también ocurre con equipos deportivos.
  3. Cantidad versus calidad – La urgencia de actualización nos obliga a producir y producir. Hay que cumplir una cuota de “noticias” al día y “rellenar” espacios. Hay presión para subir los clics, ratings, audiencia, likes, shares.

VII.        La obstrucción del acceso a la información y la mordaza institucional hace que las noticias queden incompletas. El gobierno se niega a dar información pública. Los periodistas dependen de otras fuentes.

VIII.      No se invierte en el periodismo. Ejercer bien el oficio cuesta. Tener buenos periodistas y los recursos adecuados cuesta.

  1. Cada vez hay menos periodistas en los medios y hay medios que no tienen periodistas. Aquí se da el fenómeno también de espacios creados en redes sociales que se venden como medios periodísticos, pero que realmente no hacen periodismo. Sin embargo, hay un sector de la población que los valida como prensa y no notan la diferencia.

Eso me lleva, entonces, a discutir la otra parte importante de esta ecuación, que es la audiencia.

LA AUDIENCIA

  1. La gente no diferencia entre un medio periodístico de otro que no lo es.
  2. La gente busca enajenarse – tiene preferencia por temas banales, de farándula, entretenimiento, chismes.

III.          La gente se queda en los titulares y no profundiza en la información, y reaccionan sin tener los elementos completos

Me pregunto, como audiencia, ¿buscamos la verdad? ¿Nos importa?

Por lo menos a mí como periodista sí me importa, y creo que hay mucho por hacer, tanto desde los medios de prensa como con la audiencia.

  1. Los periodistas y trabajadores de los medios tenemos que ser autocríticos y denunciar lo que está mal para provocar las reformas que necesitamos.
  2. La audiencia tiene que exigir el cese de publicación de contenido falso, manipulado y de las medias verdades

III.          La audiencia tiene que aprender a consumir los medios, consultar diversidad de fuentes, averiguar sus conexiones políticas y económicas, analizar su línea editorial y consultar el “by line”. Hay que saber quién escribe y da el informe televisivo o radial.

  1. Las universidades, organizaciones y profesionales del periodismo debemos fomentar y patrocinar la literacia mediática, que no es otra cosa que el entendimiento de cómo funcionan los medios y cómo aguzarnos para que no nos engañen.

 

La invitación queda para que reflexionemos y continuemos la conversación. Gracias.

¿”Posverdad” o “Posrazón”?

Por Gary Gutiérrez

Saludos a todos y todas.

Antes de adentrarme en el laberinto de ideas a ser discutido hoy, quiero dejar claro que no soy experto en comunicología o sociología. Mucho menos me considero intelectual, académico o estudioso de la prensa o de la verdad.  Es así que me presento antes ustedes solo como un crítico, y a veces cínico, observador social que desde su experiencia como reportero de provincia y ahora co-mantenedor de un programa de radio, tiene preguntas y preocupaciones sobre el rol de los medios de comunicación social en estos tiempos Trumpistas.

Al buscar en la internet encontramos que la discusión en torno a las noticias fatulas o “fake news”, término que nos convoca hoy, regularmente se contextualiza en torno a eso que llaman la “posverdad”. Es decir, a eso que el Diccionario Oxford escogió como palabra del año en el 2016, y que más o menos define como “la circunstancia en que los hechos objetivos tienen menos influencia en formar la opinión pública que las apelaciones a la emoción y las creencias personales”.  La española Irene Lozano ilustra esa definición diciendo que éramos Diderot y nos hemos convertido en Homero Simpson. Acriollando el ejemplo podemos decir, éramos Hostos y nos hemos convertido en el Guitarreño.

Tomando como adecuada la definición del Diccionario Oxford, y al vincular la misma a las noticitas fatulas o “fake news”, podemos inferir entonces que las últimas son información que derivan su credibilidad, no de datos empíricos y constatables, sino de respuestas emocionales o emotivas a la información. Sobre todo a las informaciones visuales, que por su naturaleza son más emocionales o emotivas .

¿Recuerdan la humanitaria crisis de refugiados escapando a los conflictos del norte de África?

Por meses, tal vez años, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados viene denunciando la crisis como una sin precedente que requiere de voluntad política para poder ser manejada

Probablemente no muchos recordamos o conocemos las declaraciones del Alto Comisionado. Sin embargo, si en vez de hablar de datos y cifras constatables y medibles, les hablo del inerte cuerpecito de un niño sirio en una playa de Turquía, la historia y para los efectos la crisis reaparece en nuestro consiente colectivo.

Lo que el ejemplo anterior nos lleva a ver es, cómo el conflicto de la institucionalidad en Siria se convierte en noticia pues la imagen del pequeño cumple con los tres aspectos que según Damian Zaitch hacen que, en esta época, un suceso se convierta en un fenómeno viral.

Es decir:

  • Es inmediato y emocionante
  • Es fácil de identificar uno bueno y uno malo
  • Esta descontextualizado histórica y socialmente

En fin, que pudiéramos decir que el resultado de la imagen del niño sirio muerto fue que la misma apuntó a que en Siria hay una crisis terrible e inhumana -emoción-, con en un gobernante -el malo- que abusa de la población -los buenos-. La lógica simplista es la misma ahora utilizada para reaccionar a imágenes igualmente emotivas de las víctimas que nos dicen fueron atacadas con armas químicas por parte del gobierno Sírio. Es tan simple que hasta el payaso de Trump lo entiende.

Por supuesto, se deja fuera de la emotiva ecuación los miles de años de conflictos por el control de ese pedazo de tierra. Tampoco se incluyen los cientos de años que llevan los europeos controlando esa región con la intención, no solo de controlar el comercio entre tres continentes y probablemente entre casi la mitad de la humanidad, sino de controlar la salida del petróleo regional al Mediterráneo. Seguro, yo soy el cínico y no los que utilizando víctimas colaterales anónimas tocan tambores de guerra, no para salvar vidas vulnerables, sino para garantizar el flujo de petróleo por un lado y para justificar a un megalómano narcisista que necesita mantener la ilusoria idea de que es un hombre de estado.

Así, eso que llamamos verdad no solo parece ser lo que nos emociona o confirma nuestros prejuicios. En nuestra época es lo que nos emociona o confirma nuestros prejuicios visualmente. Después de todos, y según el recientemente fallecido Giovanni Sartori, gracias a la televisión,  durante los pasados setenta años el llamado homo sapiens evolucionó de ser el hombre o mujer que piensa, al hombre o mujer que ve. Es decir, hemos mutado a un ser que Sartori llama el homo videns. Unos seres cuya capacidad de pensamiento abstracto se ha castrado por su alta dieta de información pre-digerida y consumida en forma de imágenes.

Ahora, en esta discusión me surge la pregunta de por qué llamamos a esta época pos-verdad. Es como si en algún momento eso que llaman “verdad” hubiera existido como fenómeno real, y no como el resultado de relaciones de poder donde el pensar del poderoso siempre termina imponiéndose como única realidad válida. Noción que Michel Foucault y Jacques Derrida desacreditaron llamándole “la gran narrativa”. Teoremas o constructos que se repiten, sobre todo por instituciones de formación ideológica como las educativas y los medios de información, hasta convertirlas en premisas “reales” y “neutrales”.

  • En la democracia, lo sagrado es el voto y el que no vota no tiene derecho a cuestionar
  • En nuestra sociedad todos tenemos las oportunidades que queramos.
  • Para crear empleos tenemos que darles espacios y beneficios a las empresas. Trabajando disciplinadamente podemos salir de la pobreza.
  • Cuando la clase empresarial crece, todos nos beneficiamos.
  • Tienes derecho a protestar, pero no a interrumpir el derecho de otros.
  • La delincuencia es falta de valores y se resuelve con dos pescozones.

Son solo ejemplo de esas verdades que se repiten como mantras. Peor, que diariamente se toman como incuestionables puntos de partida para la discusión o para currículos y para un sinnúmero de reportaje y notas periodísticas.

Partiendo de lo anterior entonces, me es difícil afirmar que ahora vivimos en la era de la pos-verdad, pues en realidad nunca hubo tal verdad. Ahora lo que sí parece es que, en esta época, la aparición de las llamadas redes sociales, es decir de las tecnologías que permiten que más sectores tengan acceso a la libertad de publicar sus pensares, o sus verdades, puede que se esté retando un poco esa noción de la verdad de unos pocos como verdad hegemónica. Digo “puede que se esté retando”, pues tras poco más de una década, ya los poderes hegemónicos en la sociedad aprendieron a, no solo manipular el contenido en las redes sociales y a controlar los mismos, también aprendieron a beneficiarse de la información que en esas herramientas se produce indirectamente y que genera valor añadido para la mercadotécnica.

En fin, me es difícil aceptar eso de que vivimos en la era de la pos-verdad. Porque como dije parto de que no hay tal cosa como “verdad” en sí misma, nunca la hubo. Lo que hubo fue verdades impuestas desde lo hegemónico. Lo que sí me parece lógico es que, dentro de las fronteras del entendimiento humano, la única verdad aceptable debiera ser la búsqueda constante del entendimiento mediante el cuestionamiento de todo, el método, y el proceso de la “razón”.

Me tengo que preguntar entonces si en vez de hablar de pos-verdad, en esta época debiéramos hablar de pos-razón. Al decir que “los hechos objetivos tienen menos influencia en formar la opinión pública que las apelaciones a la emoción y las creencias personales” no me parece que se define el concepto “pos-verdad”. Me parece que lo que se define es “pos-razón”. Es decir, poco a poco, mediante la educación disciplinaria y los medios de comunicación a su servicio, la institucionalidad y el orden social capitalista producto de la ilustración moderna, parece ir formando un sujeto que consume acríticamente tanto los productos materiales, como los ideológicos de esta sociedad pos-industrial.

¿Cuál entonces es el rol de los medios de comunicación, sobre todo los informativos en esta realidad pos-razón?  Ya que aun cuando, con la transferencia de información intencionadamente o no se termina educando o mal educando, no creo que realmente se puede decir que el fin de medios de comunicación en el siglo veintiuno es educar. Claro si es que en algún momento lo fue. Al contrario, todo apunta a que el fin de los medios es ganar dinero difundiendo información y entreteniendo de fácil consumo. Por tanto, se pudiera decir que la educación que de este proceso se deriva es solo un resultado colateral no intencionado y no un fin en sí mismo.

Al mirar los procesos mediáticos, sobre todo el periodismo matizado por la supuesta imparcialidad del mensajero, lo que vemos es una discusión “dialéctica” entre las diversas posturas o verdades en torno a un tema específico. Ambas apelando a las emociones y a la ideología en vez de a la razón. Por supuesto la propia discusión termina, o más bien comienza, validando una de las premisas como correcta -la institucional-, al definir la otra como respuesta.

Mirando de esta manera no nos puede sorprender entonces el resurgimiento del pensamiento pre moderno o medieval que hoy lleva a gran parte de los estadounidenses a tomar la Biblia literalmente y a pretender que los mitos que en ella se presentan sean parte del currículo de ciencia en las escuelas. Igualmente es atendible que otra parte de la sociedad en estados Unidos repita como mantra el dogma de un ilusorio capitalismo que nos llevará a todos al paraíso económico.

Ahora y regresando al tema de los medios de comunicación en este contexto. Me parece que, si el periodismo quiere generar alguna pertinencia más allá de su rol reproductor de la institucionalidad, debe reformular sus estrategias y dejar de verse a sí mismo como campo de batalla para las ideas o verdades irreconciliables que al fin y al cabo terminan reproduciendo la institucionalidad.

Es decir, en vez de estar entreteniendo a la gente con lo que dice uno versus lo que dice el otro, como si fuera un encuentro de lucha libre oral, la prensa debiera enfocarse en cuestionar desde sí mismas las premisas y bases ideológicas de cualquier propuesta o discurso que pretenda ocupar la conversación pública. Que sea la razón como proceso constante de cuestionamiento y no la llamada búsqueda de la verdad imparcial el norte del periodista.

  • ¿Queremos ese tipo de discusión?
  • ¿Quieren los poderes hegemónicos de esta sociedad ese tipo de discusión?
  • ¿Es económicamente rentable ese tipo de discusión? ¿Está la gente del siglo XXI preparados para esas discusiones?
  • ¿Lo están los periodistas?

 

Con esas preguntas los dejo…   ¡Salud y resistencia!

Bravo el sutil trasunto a tabaco del caracolillo, Café del Alba


El artesanal y secado al sol caracolillo de Café del Alba, con su delicado y balanceado trasunto a tabaco, es toda una experiencia.

¡Altamente recomendado!

Inphonegraphy: “El letrado”


Sobre libro Exclusión y Violencia por el estudiante del RUM, Michael G. Carmona Soto


Curso SOCI 4101 Criminología
Recinto Universitario de Mayagüez

Profesor: Dr. Michael González-Cruz

Introducción

EL libro “Exclusión y Violencia” es escrito por un profesor criminólogo llamado Gary Gutiérrez. Citando el libro, el mismo reúne en tres secciones la propuesta del autor para mirar la violencia y la criminalidad presente en Puerto Rico a partir de la segunda década del siglo veintiuno desde la mirada alternativa que posibilita la ‘nueva criminología’, entiéndase la criminología critica, que pretende cuestionar a la criminología tradicional desde la manera de ver al delincuente, hasta los mecanismos de control social (Gutiérrez-Renta, 2014). Como parte del curso de criminología SOCI 4101 el lector de este ensayo podrá apreciar algunos puntos importantes que Gary Gutiérrez presenta en su libro. El ensayo se estará estructurando por unas preguntas que los estudiantes, al igual que el profesor escogieron para llevar a cabo el ensayo. Las preguntas de referencia que se escogieron para este ensayo son las siguientes:

  • ¿Qué premisas se tomaron en consideración para elaborar la sociología del conflicto? P. 32
    ¿Cuáles son los propósitos principales de la ley según Kropotkin? Explica. P. 23
  • Según Máximo Pavarini, ¿en que día empiezan las angustias serias para el criminólogo?
  • ¿Cuál era el pensamiento o la visión de los conservadores y de qué manera consideraban la solución al acto criminal? Explique de qué manera los mismo veían a los humanos.

 

Ensayo

Gary Gutiérrez nos muestra un libro fascinante que nos permite entender desde un punto de vista social cómo es la criminología. Cada detalle del libro nos hace reflexionar acerca de la criminalidad, y en momento nos brinda la oportunidad de tener en mente una solución hacia este comportamiento. Por tanto, me gustaría empezar con una frase de Gary escrita en el libro; “Al fin y al cabo, se debe asumir que, como en la naturaleza, en la sociedad todo lo que se mantiene es porque para alguien le funcion”. Esta frase se repetía varias veces en mi mente cada vez que pasaba las páginas del libro, porque me hizo ver lo injusto y el abuso que tiene el gobierno con nosotros, manipulándonos mediante la criminalización. Por tanto, es increíble que el estado que tiene un poder incalculable puede utilizar este comportamiento como una ventaja para obtener más poder. Poder que se convierte en un conflicto social que parten de tres premisas que apuntan a que; la sociedad no es estática y siempre está en cambio y que en toda sociedad habrá sectores que promuevan ese cambio, la segunda premisa; que el conflicto, la falta de consenso, es intrínseco a todos los sistemas sociales, (no hay sociedades, o relaciones personales que no experimenten conflictos). Finalmente, y probablemente lo más importante para efectos de este trabajo, la coerción resultante de que unos individuos tengan más poder social que otros es un elemento siempre presente.

Tomando como referencia la última premisa, en donde el poder social tiene la oportunidad de obtener más que otros individuos, me refiero a la clase pobre. Ayuda a entender por qué la criminalidad verdaderamente funciona. Cuando tuve la oportunidad de ir a la conferencia de Gary en el RUM, acerca del libro “Exclusión y Violencia” aclaré esta gran pregunta escuchándolo con una mente abierta. Una de las partes de la conferencia él menciona y abunda más sobre los que son los propósitos principales de Kropotkin, lo mencionó de una manera diferente. El primer propósito es proteger la propiedad privada, y hago un alto este primer propósito porque Gary nos menciona que es el propósito más importante y el que empezó la implementación de un proceso de seguridad. Hace mucho tiempo atrás los policías no eran parte de un gobierno, los famosos policías solamente protegían los bienes de los ricos. Al ver el estado esto tan importante ellos optan por hacerlo parte de un plan gubernamental. Aquí es donde llega el segundo propósito de Kropotkin, proteger el estado y al rico. “Las leyes del estado lo que protegen son las estructuras que legitimen -no criminalizado- las acciones de quienes se benefician del trabajo y la producción de otros”. Pero como había mencionado anteriormente el estado no solo tiene una protección, sino que también crea una manipulación. El estado muestra el tercer propósito como modelo de voto, y es “proteger a la persona”, hacerla sentirse segura porque andamos con miedo de que la criminalidad nos arrope.

Abarcando más sobre los oficiales de seguridad (policías) me impresiono mucho como Gary los describe con una Visión Conservadora Cristiana en donde el individuo es un ser pasional que “no tiene control por herencia del pecado original”. La alternativa ante el crimen es la vigilancia, la mano dura, y el castigo severo y humillante para que se controle. Esta visión se basa en el respeto a los valores, la autoridad y la religión. (Jimenez, 2015) Después de Gary describirme a los oficiales de esta manera pude entender porque algunos policías tratan a las personas marginadas con arrogancia y comportamiento agresivo.

Durante todo este estudio de la criminología con el estado, los criminólogos entendieron que la sociedad no es producto de consensos o procesos democráticos. Aquí fue el día en que el criminólogo tuvo que rendirse a la evidencia de que las definiciones legales de criminalidad y de desviación no coinciden con la opinión mayoritaria de los que debe ser justo y de lo que debe entenderse injusto. (Pavarini, 2003) Es de aquí que Pavarini entiende que la criminología comienza a cuestionarse en su rol en la sociedad burguesa productora de la modernidad, así como la forma en la legitima el estatus quo. Este proceso llevo a estos criminólogos a un dilema.

Gary mostró tener un conocimiento invaluable que habla desde un punto de vista bien estudiado socialmente. Leer su libro es una manera de entender el mundo represivo en que vivimos hoy en día. Puerto Rico más que todo debería tener este tipo de lectura a la mano para así entender muchas cosas que a veces somos ciegos y no nos damos cuenta. “Exclusión y Violencia”, abrió mis ojos vendados de cosas que uno pensaría como correctas o normales.

Citas

Gutierrez-Renta, G. (2014). Exclusión y Violencia. Ponce, PR: Marian Editores

Jimenez, R. E. (2015, Enero 31). Presentacion del libro Exclusión y Violencia. Retrieved from Scrib: https://www.scribd.com/document/254356443/Presentacion-del-Libro-Exclusion-y-Violencia

Pavarini, M. (2003). Control y Dominación: Teorias criminológicas bruguesas y el proyecto hegemónico. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: