La gripe altera los patrones de interacción social

Algunos municipios han cerrado operaciones ante la incertidumbre

http://www.elnuevodia.com/lagripealteralospatronesdeinteraccionsocial-595143.html

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

 

Unos reaccionan incrédulos, otros con pánico y algunos simplemente se muestran un tanto preocupados ante la posibilidad de un contagio con la influenza AH1N1.

En ocasiones las reacciones son extremas. El alcalde de Cataño, José Rosario Meléndez, por ejemplo, cerró el municipio hasta el próximo martes 28 de julio ante la amenaza del virus. En Ponce, el ayuntamiento cerró facilidades públicas como el Polideportivo Francisco Colón Alers en la urbanización Los Cobos y tres gimnasios municipales, para evitar contagios.

Estas medidas, sin embargo, no son las más comunes. Actividades programadas, como el aniversario del Estado Libre Asociado que se llevará a cabo el sábado en San Germán, no han sido suspendidas, aunque los organizadores repartirán mascarillas y desinfectantes.

Y es que lo menos que ha causado esta epidemia es un cambio en los patrones de conducta en las personas, según coincidieron varios expertos.

Las alteraciones varían entre las más simples, como el recomendado lavado de manos constante, hasta las más significativas en los hábitos de conducta, como es evitar el contacto directo entre personas y hasta evadir las salidas innecesarias de los hogares.

No se trata de una situación de histeria colectiva. Las medidas más bien responden a la incertidumbre que la epidemia impregna a los individuos, explicó el sicólogo clínico Manuel Bahamonde. “Ahora mismo ir a trabajar o participar en un juego de baloncesto se percibe como un riesgo de contagio”, señaló el sicólogo.

Precisamente, las actividades recreativas son las más que se afectan, señaló el sociólogo Manuel Torres Márquez. “(Los cambios en patrones de conducta) se ven, por ejemplo, en las playas. Hay menos gente en las playas, cuando usualmente para esta época están llenas”, dijo el sociólogo.

Socialización virtual

La internet ha sido un sustituto, hasta cierto punto, de la necesidad de socialización, señaló. De hecho, en redes sociales como Facebook se han creado numerosos grupos inspirados en la pandemia, en los que se discuten temas de prevención, determinaciones gubernamentales sobre la gripe y hasta las supuestas conspiraciones económicas detrás de esta pandemia.

En este flujo de información es que surge el escepticismo en torno a cuán grave es la situación que atraviesa el País. El sociólogo Gary Gutiérrez opinó que los gobiernos y los medios de comunicación en ocasiones trastocan o exageran la realidad de las crisis, para desviar la atención de otros problemas de igual o similar importancia para el País. Señaló, por ejemplo, en el área de la salud, la prevención del dengue, que ha sido dejada a un lado.

“Esto, a pesar de que lo único que podemos hacer para protegernos de este virus, en esencia, es mejorar la higiene”, dijo el sociólogo.

Torres Márquez señaló que este escepticismo surge también debido a la limitada información que el gobierno ofreció inicialmente sobre la influenza.

“Hubo mucho hermetismo al inicio. Era una impericia al informar lo que estaba pasando. Deben establecerse formas para auditar la información que ofrecen las autoridades. Hay muchas reservas cuando se trata de situaciones como estas”, señaló Torres Márquez.

Bahamonde recalcó, por otro lado, que este tipo de crisis tiene manifestaciones cíclicas. Se perciben tanto con brotes de virus, bacterias o con el paso de eventos atmosféricos grandes como tormentas o huracanes.

De hecho, parecido a los huracanes, este tipo de adversidad fomenta la unión de los núcleos familiares, ya que crea un ambiente de cooperación y solidaridad.

El problema que puede causar es que en algunos casos particulares las personas pierdan su estabilidad mental, al punto de que sientan que no tienen el control de sus vidas, dijo Bahamonde.

Anuncios