Estar acuartelado por causa de la pandemia, y la ineficiencia del estado, es una buena oportunidad para hacer las cosas “old school”.

En este caso, papa fritas “home style”.

Lavadas las papas, se cortan a lo largo, se ponen agua y se sazonan a gusto y se hierven hasta ablandar. Puede usarse el microondas.

Ablandadas las papas, se sacan del agua y se le añade aguas fresca con hielo para bajar la temperatura antes de ponerlas a freír.

Una vez el aceite esté caliente se ponen las papas a freír.

Para lograr una textura más crocante, un truco es mantener las papas en movimiento. Mover las papas en forma circular es una opción.

Una vez se alcanza el color dorado esperado, se sacan del aceite y se sazona con sal gruesa.

¡Buen Provecho!