Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador social, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, comantenedor del programa @tempranopr de http://www.pab550.com, y barbicuero de patio

Etiqueta

Vivien Mattei

Documentan a Santurce como referente de la negritud


Por Gary Gutiérrez

 Dr. Daniel; Nina explica la importancia de la comunidad domincana en la economía de Santurce
Dr. Daniel; Nina explica la importancia de la comunidad domincana en la economía de Santurce

Con el fin de conocer y documentar el barrio de Santurce como referente de la negritud en Puerto Rico, estudiantes del Programa de Comunicaciones del Recinto de Ponce de la Universidad Interamericana preparan un documental.

Como hilo conductor del trabajo, los estudiantes de la Profa. Vivien Mattei, visitaron los diversos sectores del barrio sanjuanero acompañados del Dr. Daniel Nina quien destacó como desde su fundación hasta el presente Santurce estuvo ligado a la negritud.

La inención de los estudiantes de la Inter de Ponce es destacar la importancia de Santurce como centro de producción cultural
La inención de los estudiantes de la Inter de Ponce es destacar la importancia de Santurce como centro de producción cultural

Según explico Nina, desde la llegada al sector en el siglo diecisiete de negros libertos o fugitivos, hasta nuestros días cuando el sector es ocupado por un gran número de dominicanos, Santurce siempre encarna la cultura de la negritud.

El documental producto del trabajo de los jóvenes universitarios se estrenará el 18 de noviembre y pretende registrar esa complejidad, así como el tesoro social y la herencia cultural de Santurce, comunidad que originalmente se conoció como San Mateo de Cangrejos.

Para ver el video final en You Tube
Seguir leyendo «Documentan a Santurce como referente de la negritud»

Informe Positivo sobre el P. del S. 517


Citado junto a Vivien Mattei, José Raúl Cepeda y Joel Villa en la página 46 del Informe Positivo sobre el P. del S. 517, suscrito por la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado de Puerto Rico, 2013

Conversación sobre el documental “Trata Humana” de Luis Rosario Albert


920_no.jpg_thumb[1]El 25 de octubre de 2013 se presentó en el Recinto de Ponce de la Universidad Interamericana el documental Trata Humana de Luis Rosario Albert. Una producción muy bien lograda en términos técnicos donde, con el auspicio de la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico, se presenta una definición de este problema, así como alternativas para su manejo.

DERECHOSCIVILES

Con la intención de generar y fomentar la conversación, tanto sobre el documental como sobre el importante tema del mismo, reproduzco a continuación el  diálogo que vía correo electrónico desarrollé con la Profa. Vivien Mattei y el Dr. Joel Villa. 

Entiendo que el mismo presenta preocupaciones válidas sobre las deficiencias y virtudes tanto de la producción, como sobre la terrible realidad de la explotación del ser humano.

ui

Por supuesto, agradezco a la Profa. Mattei por proponer esta discusión cibernética que espero sea una invitación para que los y las que deseen se unan al mismo, aquí o en las redes sociales.

 

Ciber-diálogo…

On 10/25/2013, at 5:11 p.m., «Vivien E. Mattei Colon» <vmattei@ponce.inter.edu> wrote:

Les comparto mi opinión porque creo que sus impresiones fueron distintas:
Reflexionando sobre el documental Trata Humana de Luis Rosario Albert, auspiciado por la Comisión de Derechos Civiles de PR y estrenado hoy en la Inter de Ponce, opino que es un trabajo audiovisual bien logrado y que cumple con el objetivo de exponer los comportamientos que se tipifican como trata humana para estimular una actitud vigilante del ciudadano común sobre esta violación a los derechos humanos, que muchos no quieren ver en PR.
No obstante, el documental no pretende ser un tratado analítico de la desigualdad ni la pobreza que son la raíz del problema. Lo menciona en su introducción pero no profundiza, lo cual se deberá lograr en los foros en que se discuta el audiovisual. Muestra el trabajo de organizaciones locales como Iniciativa Comunitaria, Nuestra Escuela y Fundación Ricky Martin y en conjunto con la campaña que realizará próximamente la Comisión, busca aglutinar voluntarios que ayuden a identificar estos casos de maltrato.  Es un aporte a la discusión del problema. La solución es mucho más compleja y está en nuestras manos adentrarnos en esas complejidades para encontrar solución a los factores que llevan a la injusticia y desigualdad social.
Podríamos dialogar al respecto

==================================

El 10/25/2013, a las 7:15 p.m., «Gary Gutierrez» <garygutierrezpr@aol.com> escribió:

Bueno concurro de que en términos audiovisuales es un trabajo muy bien logrado.
Sobre el contenido, tengo varias aportaciones.
No entendí bien la definición o construcción que de la trata humana se quiere presentar. Vi varios ejemplos de exclusión, marginación y explotación, pero no entiendo bien cómo los amarran al término. Claro, esto puede ser un problema mío y no del documental.
Además confieso que la semiología religiosa, directa e indirecta, realmente no me entusiasmó mucho.
Me preocupó que el trabajo de la impresión de que esa exclusión, marginación y explotación sea productos de individuos débiles por un lado y de abusadores por otro. Me parece que el filme no apunta a cómo esta exclusión, marginación y explotación es el resultado inevitable de estructuras sociales y el orden político y económico del capitalismo. Ni siquiera se menciona la palabra capitalismo, de hecho.
Ahora, mi mayor preocupación gira en torno a al rol de la Comisión de Derechos Civiles. Entiendo que los derechos civiles son garantías de los ciudadanos frente al Estado. Mi impresión es que la producción enfoca este problema de la Trata como productos de unos individuos desviados y no, repito, como uno sistemático. Por eso me es extremadamente preocupante el endoso directo a una política punitiva, que construye la penalización legal como solución a un problema que, como dices, es muy complejo.
No me mal interpreten, no es que lo documentado en el video no sean cosas terribles e importante, pero creo que el rol de la Comisión de Derechos Civiles es velar por nuestras garantías frente a un sistema que cada día es más intolerante, militarista y controlador. En ese sentido, me parece que la denuncia de la Comisión debiera estar enfocada en como esas situaciones documentadas son el resultado esperado de orden y no su anomalía.
Pero, como bien dice la querida Mattei, tal vez esa no era la intención del documental. Pero de igual manera, es la razón por la que me parece deficiente.
Como quiera, gracias a Vivien, quien me obligó a organizar mis ideas sobre el asunto.
Desde algún lugar del ciberespacio
Gary Gutiérrez
http://garygutierrezpr.com

===================================

El 10/27/2013, a las 9:07 a.m., «Gary Gutierrez» <garygutierrezpr@aol.com> escribió:

Te molesta si subo esta discusión a mi blog?
Desde algún lugar del ciberespacio
Gary Gutiérrez
http://garygutierrezpr.com

==================================

On 10/27/2013, at 9:21 a.m., «Vivien E. Mattei Colon» <vmattei@ponce.inter.edu> wrote:

Mi planteamiento es sobre juzgar las herramientas de comunicación basado en el objetivo para lo cual se hizo, y no es nuestras expectativas de lo que se debió hacer. Eso segundo, es otro tema a discutir.
Enviado desde el iPad2 de:
Vivien E. Mattei Colón

===================================

El 10/27/2013, a las 9:47 a.m., «Gary Gutierrez» <garygutierrezpr@aol.com> escribió:

Sí, lo entendí.
Como te escribí antes me parece un buen documento «motivador» por no hablar de propaganda, por la connotación.
Pero, creo que su visión ideológica o teórica que apunta a un problema de individuos criminales o desviados por un lado, y a que la solución es punitiva por el otro, no solo le hace simplista, como toda propaganda. Le hace peligroso, pues es la Comisión de Derechos Civiles quién lo produce. Esto sin contar que realmente no entendí bien lo que ellos definen como «Trata».
Se supone que el trabajo de la Comisión es «protegernos» de los abusos del Estado, y mi lectura es que en este trabajo termina defendiendo al Gobierno por haber pasado la ley.
Entiendo que la base de ese problema es la exclusión social que, por un lado termina haciendo vulnerable a una población que pudiera ser víctima de esos delitos, y por el otro produce agresores que ven en ese terrible negocio una oportunidad económica.
Por eso me parece que platear el tipificar esto como un delito es tan fútil como ilegalizar las drogas para controlarlas.
Me parece que 5 min. más de documentar exponiendo esas bases estructurales del problema harían de la pieza una más completa y valiosa
Nuevamente, gracias por fomentar la discusión

Desde algún lugar del ciberespacio
Gary Gutiérrez
http://garygutierrezpr.com

=======================

From: Joel Villa Rodriguez <jvillasr@ponce.inter.edu>
Date: 27 de octubre de 2013 7:47:26 p.m. GMT-4
To: Gary Gutierrez <garygutierrezpr@aol.com>
Subject: Re: sobre el documental

 

Estimados colegas: 

 El documental titulado como «La trata humana» por sí mismo se encuentra
cargado de signos, muy bien logrados en un plano audiovisual, que
sirven como una buena propaganda para legitimar la presencia de unos
sectores haciendo las cosas que entienden como correctas. El asunto
sería ¿por qué las cosas se mantienen igual?
Se presentan imágenes de personas sin hogar, usuarios de drogas duras
viviendo en las calles, testimonios de personas que han vivido en
hogares sustitutos y han pasado a ser víctimas de todo tipo de abusos
que caen dentro de la categoría de «trata humana».  El documental apela a
los sentimientos de miedo, odio, hacer justicia, impotencia, etcétera y
los angelitos que trabajan para las distintas entidades seguramente son
observados como una esperanza dentro de un mundo en tinieblas.
Tristemente, cuando hablamos de una estructura social simbiótica, tales
entidades forman parte ella. El documental se distancia de los factores
sociales que llevan a gran parte de los problemas agrupados dentro del
concepto «trata humana». Las autoridades estatales quedan desvinculadas
del problema y dejan tal asunto, especialmente los aspectos preventivos,
en manos de unos individuos que siempre han gustado de ser
protagonistas dentro de una pura retórica, dentro del sentido más
peyorativo de la palabra, que no llega siquiera a la más banal verborrea
porque sería antiestético. Tengo que recalcar la falta de un
cuestionamiento serio hacia un sistema que promueve la vulnerabilidad de
muchas personas y no corrige tal vez a conveniencia sus fallas.

Por otra parte, también hubo algo de sensacionalismo colocando a la
Isla, por unos casos aislados, en otras dimensiones del concepto trata
humana sin mostrar datos empíricos. Es decir, hay algo de inculcar miedo
para hacer ver más complejo y cercano el problema. Lo último fue como
tirar una cortina de humo. En temas tan serios como este, no creo que se
hablara con suficiente evidencia empírica sobre el problema en nuestra
Isla y ello genera sospecha o desconfianza de la calidad del documental.
Realmente el documental y las entidades que aparecen, son más parte del
problema en lugar de la solución. Me parece absurdo que la Comisión de
Derechos Civiles, como también otras entidades, no cuestionen en qué
medida la maquinaria estatal, su estructura política y económica, además
de la ineficacia de las agencias estatales a las cuales les es
pertinente buscar soluciones, contribuye a las consecuencias de sus
acciones e inacciones. En pocas palabras y, como todo un buen hereje,
dicho documental es una posición acrítica del sistema y reproduciéndolo,
como bien se desprende del video, forman parte de los discursos
hegemónicos que mantienen las cosas como siempre han sido, son y serán.

Atentamente, 

Joel

Publicado en la Perla del Sur: Comunican cultura con 140 caracteres


Comunican cultura con 140 caracteres

Por Gary Gutiérrez

El junte en la Tierra del Gigante Dormido atrajo a ‘La Titánica’, Sonia Vázquez, Vivien Mattei, Jacinta Marín y Johanna Rosaly. (Fotos: Ludwig Medina)

In my mind and in my car, 

we can’t rewind we’ve gone too far. 

Pictures came and broke your heart,

put the blame on VTR.

You are a radio star.

Video killed the radio star.

Bruce Woolley

Solo el tiempo dirá si la pasada edición del programa “Casa Pueblo para el Mundo”, que produce y mantiene Arturo Massol Deyá en Radio Casa Pueblo de Adjuntas, no encarnará el mismo espíritu profético que el éxito “Video Killed the Radio Star” de Bruce Woolley.La canción, popularizada en la década del 1980 por el grupo británico The Buggles, hablaba sobre cómo la masificación de una nueva tecnología -el vídeo- cambiaba la forma en que la humanidad distribuía y consumía sus productos culturales.

¿Por qué la comparación? Sencillo.

La pasada semana, Massol Deyá reunió en el acogedor Pueblo del Gigante Dormido a un grupo de mujeres que son participes de una nueva forma de distribuir y comunicar cultura, al utilizar la tecnología de Twitter para compartir su cotidianidad, sus miedos, sus alegrías y sus frustraciones.

Estas “Divas”, como las bautizó Massol Deyá, recurren diariamente a esa red social, lo mismo para compartir recetas y chistes, como para exigir su espacio en la discusión pública, pedirle cuentas a los llamados líderes y, sobre todo, gritarle al mundo que existen y que tienen que ser tomadas en cuenta cuando de tomar decisiones se trata.

Es partiendo de lo anterior y con la intención de promover la discusión en torno a la importancia que esta tecnología tiene para las comunidades, que Massol Deyá decidió juntar un grupo de influyentes tuiteras boricuas que incluyó a Johanna Rosaly, la profesora Vivien Mattei y a la abogada Sonia Vázquez.El “junte” además incluyó a dos mujeres que solo existen como alteregos en el universo tuitero: La Titánica y Jacinta Marín.

Esta última es un personaje, una “doñita” boricua que tras la muerte de su marido Agapito se liberó y decidió “sacar pa’ fuera” todo lo que reprimió durante sus años de esposa sumisa.

Mas como ya no tiene inhibiciones, las canta como las ve y pone en su sitio a quien lo amerite, sin importar lo “honorable”que se haga, ni el cargo público que ocupe.

Parte de la conversación entre Massol Deyá y las “divas tuiteras” giró en torno a la historia de la connotada actriz puertorriqueña, Johanna Rosaly, quien a sus 65 años de juventud -e impulsada por su hija- hace solo cinco meses ingresó al mundo de las redes sociales, como una forma de intercambiar ideas y compartir con amistades.

Rosaly explicó que por mucho tiempo se negó a participar de las redes, pues le parecía que en ella se exponía mucho la intimidad de la gente. A pesar de que reconoce ser una figura pública desde los nueve años, aseguró que siempre cuidó su vida privada y trató de mantenerla separada de su imagen pública.

Sin embargo, la llegada de Johanna al Twitter significó para muchos una reencarnación totalmente distinta a la imagen de celebridad vinculada a la farándula, las artes y hasta la banalidad.

De su cuenta en Twitter -@jrosaly0113- surge la Johanna que pocos conocían, una mujer fuerte, comprometida con la causa de la igualdad, la descolonización de su pueblo y la justicia social.

Sus mensajes diarios y su constante presencia tuiteando lo que pasó en la asamblea legislativa fue piedra angular para cambios en el estado legal de la comunidad LGBTT de la Isla.

La noche que los legisladores aprobaron el proyecto que garantiza igualdad laboral para esta comunidad, Johanna se amaneció tuiteando las incidencias, generando apoyo para la medida y, sobre todo, dejándole claro a los políticos que los seguían de cerca.

En este momento, Johanna abraza una nueva causa y convierte su presencia en Twitter en trinchera de lucha para lograr la excarcelación del preso político Oscar López Rivera.

Así Rosaly comenzó la campaña “Un tuit al día hasta que Oscar sea liberado” y todos los días le escribe a la cuenta de Twitter del presidente Barack Obama, recordándole que su nación mantiene preso por más de 30 años a un puertorriqueño cuyo delito es luchar por la independencia de su país.

Campañas como esta son las que dramatizan el poder del Twitter según una veterana tuitera conocida como @latitanica, mujer que prefiere usar un seudónimo, avatar o “alterego” tuitero para poder expresar lo que siente, sin el riesgo de repercusiones laborales.

“Por aquí yo les hablo al poder y a los políticos”, expresó @latitanica mientras explicaba que, a la larga, estos personajes no tienen otro remedio que escuchar o pagar el precio político.De igual forma la abogada Sonia Vázquez, quien tuitea bajo la cuenta @ordendivino, explicó que lo mismo pasa con los periodistas y medios de comunicación, quienes ahora se ven obligados a monitorear las redes y darle importancia a lo que en ellas se discute para no perder audiencia, pertinencia y credibilidad.

“Ya no son ellos -los medios- los que imponen la agenda. Si quieren hablar de lo que les conviene o de lo que les paguen para que hablen, nosotras seguimos hablando de lo que es importante para nosotras y ellos eventualmente nos siguen para evitar perder credibilidad”, explicó.

Por su parte, la profesora de comunicaciones de la Universidad Interamericana, Vivien Mattei, reafirmó la importancia de la red como herramienta de los y las excluidas o invisibles social y económicamente hablando.

Asimismo, apuntó lo crucial que las redes sociales pueden ser en procesos de luchas comunitarias como la que Casa Pueblo libró contra el propuesto gasoducto del norte.

En esa ocasión, recordó Mattei, las redes como Twitter fueron uno de los vehículos importantes para internacionalizar la lucha contra los intereses desarrollistas.

Como cuestión de hecho, fue gracias a estas herramientas que en gran medida se logró saturar con mensajes en contra del gasoducto las cuentas de correo electrónico de las agencias competentes en Estados Unidos.

Sin embargo, Mattei advirtió que no nos llamemos a engaño, pues todavía la brecha digital en Puerto Rico es considerable. Así que el país está lejos de desa-rrollar el potencial de comunicación social que tienen estos espacios virtuales.

Según el “sitio web” del Internet World Stats, la penetración del la autopista de la información en Puerto Rico no llega al 30 por ciento de la población, mientras en países como Estados Unidos y otros del norte global supera el 70 por ciento.

Mattei, quien tuitea bajo la cuenta @vmattei, apuntó a razones económicas, educativas y de infraestructura tecnológica para explicar este rezago.

Tras escuchar la conversación efectuada durante el programa de Massol Deyá, parece quedar claro que solo el futuro puede decir si el Twitte terminará con las celebridades noticiosas que hoy se abrogan la capacidad de timonear la opinión pública o si esta tecnología terminará afirmando el poder que esos pocos ejercen hoy día.

Pero de igual forma, ese Goliat -encarnado por los llamados poderosos- ahora se enfrenta a un David cuya honda no carga piedras. Carga 140 caracteres que son mucho más peligrosos para ellos.

26 de junio de 2013

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: