Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador, documentador, fotógrafo callejero, bloguero y comunicador social. También comidista del bajo mundo culinario, abusador de cafeína e iconoclasta aspirante a ácrata y apóstata, comantenedor del programa Temprano En La Tarde todos los días a las 4:00pm por PAB550.COM

Etiqueta

pollo

Barbacoa del sábado, almuerzo para toda la semana…


Por Gary Gutiérrez

Tras la adquisición de una barbacoa -smoker-, pasar el sábado atendiendo las carnes que lentamente se transformas en sabrosos y tiernos asados, se convirtió en una verdadera pasión.

No obstante, esta relajante actividad tiene valor añadido. Hay comida para el resto de la semana.

Sándwiches, quesadillas, burritos y hasta arroces, son solo algunos ejemplos que se pueden desarrollar fácilmente una vez las proteínas están cocidas.

Por ejemplo, el sándwich de costilla de cerdo con tomate y aderezado con salsa de barbacoa de guayaba y mayonesa es una maravilla.IMG_6716

Igual el emparedado de costilla de res con queso provolone, pepinillos y un poco de “wasabi” reducido a gusto con mayonesa. Uff este pide cerveza a gritos…

IMG_6735

Con el pollo, mezclando carnes blancas y oscuras, un burrito -wrap- de revoltillo con cebollines y las carnes del ave hacen un desayuno espectacular para acompañar un buen “espresso”.

IMG_6726

Finalmente, cuando ya solo queda pedacitos sueltos de las piezas, busque en la nevera todo lo que encuentre y lo “zumba” en un caldero con un buen sofrito, una lata de habichuela, algunos vegetales, y arroz. El resultado es un arroz gusaó que es poco menos que una versión criolla de la paella.

IMG_6744

Claro, ese día separé espacio pa’ la siesta. Después de esta hartera no hay de otra.

En fin, que el entusiasmo por la barbacoa no solo tiene como beneficio el manejo de la ansiedad semanal y el compartir en el patio con quién llegue.

También permite comer sabroso y más económico en la semana… buen provecho.

 

 

 

Anuncios

Stir fry: otra reencarnación para el pollo ahumado…


Buscando alternativas para utilizar el pollo que sobró de la barbacoa del pasado sábado, por alguna razón el ahumado y picoso sabor me evocó la paleta de sabores que uno encuentra en platos asiáticos.

Es así que surgió la idea para un “stir fry” con penne pasta que teníamos en la casa.

Ciertamente el ahumado del pollo complementó de maravilla los sabores fuertes del ajo, los vegetales, los aceite de oliva y de ajonjolí que se amarraron maravillosamente en el wok con la salsa de la soja.

La combinación fue tan perfecta que dudo me vuelva a comer un “stir fry” de pollo, sin tener este como referente.

Buen provecho…

Micro crónica de unas caderitas…


Por Gary Gutiérrez

Es miércoles y por primera vez en casi dos semanas no tengo agenda matutina. Por supuesto ese es el día que tu cuerpo decide que las 6:30am es una buena hora para despertar.

Así que, tras el ritual de aseo y el  buche de café mañanero, a esa hora decidí jugar con el viejo Weber. Me vestí y arranqué para el supermercado donde encontré una bandeja de caderas de pollo procesadas en el país.

En este caso, y experimentando, condimenté las caderas con adobo criollo, sal, pimienta aceite de oliva y un buen vinagre de manzana que es casi miel.

Para complementarlo, una búsqueda rápida por la Internet me llevó a la página de Food & Wine donde encontré una excelente receta de “Macaroni and Cheese with Bacon and Blue Cheese”.

A fuego indirecto de la madera de manzana, las caderitas descansaron por 90 minutos.  Por aquello de mantener una misma paleta de sabores, una roseadita del vinagre de manzana disuelto en agua, cada media hora.

Aprovechando el calor, los macarrones con queso se terminaron en el Weber por unos 20 minutos. Esto le dio un gusto ahumado bien interesante que amarró muy bien con el aroma y sabor del pollo.

Tras darle pa’ bajo, en la tarde quedó espacio para una siesta antes de irnos al programa de radio.

Buen Provecho

IMG_6277[1]

 

¿Sopas en Plaza, quién lo diría?


Por Gary Gutiérrez

Cuando pienso en las comidas de los centros comerciales, pienso en lo que en Ponce llamamos, come y vetes. Es decir, sitios donde preparar comida es una labor cuasi industrial. Alimentos procesados y servidos en una cadena de ensamblaje, eficiente, rápido y al menor costo posible.

No me malinterprete, no digo que sea malo. Es comida, usualmente no sabe mal, está allí, esperando con la intensión de servir a la masa trabajadora que cada vez tiene menos tiempo para alimentarse entre jornadas de trabajo.

No obstante, de cualquier maya sale un ratón decía el jíbaro para ilustrar que lo imprevisto puede ocurrir en cualquier lugar.

Pues en este caso la sorpresa fue la sopa de pollo en El Paraiso Criollo del “food court” en Plaza del Caribe.

Un amarillo y espeso caldo producto de la maceración de las aves parrilleras, cuyas grasas naturales y la gelatina terminan en un verdadero suero.  Ese líquido se amarra con zanahorias, cebollas u otros aromáticos cuyos sabores se complementan y se elevan con lo que obviamente son hierbas secas tradicionales como el orégano.

Por supuesto, esta sopa es una comida completa pues se termina con fideos de los gordos. Los que Dios manda.

Simplemente glorioso por $6:00, con una botella de agua.  No se puede pedir más.

En fin, que la sopa de El Paraíso Criollo en Plaza del Caribe, le brega y compite con las sopas de las más legendarias fondas de la ciudad.

Sobre todo, si usted llega temprano y le toca aguacate.  Hoy llegué tarde y me tuve que ir al pela’o…

¡Buen provecho!

 

 

Floriadito con chicharrones y amarillos de Ramos en Morel Campos de Ponce…. que buenos son


¡No! Entiendan que los chicharrones de pollo no son nuggets


Lo he dicho antes y me reafirmo, las fondas criollas se miden por el arroz y habichuelas.

Si bien esta máxima define El Paraiso Fonda Criolla y Bar como una fonda por derecho propio, no es menos cierto que este local cumple con la segunda regla de un fonda. Los chicharrones de pollo tienen hueso, cuerito, y ¡no se empanan!

Si el cielo existe, probablemente tiene estos chicharrones en su menú… Tiernos y húmedos trozos de caderas y muslos fritos hasta lograr el perfecto balance entre la crocante piel del ave y la ternura de su carne sabrosamente condimentada al gusto criollo.

Los míos que salgan con papas fritas y una Medalla por favor…

La verdad que, mídase como se mida, El Paraiso Fonda Criolla y Bar, es una fonda por derecho propio…. ¡BRAVO!

Buen provecho….

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: