Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Abusador de cafeína, asador de patio, comidista y cronista del bajo mundo culinario, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, y comantenedor de @tempranopr

Etiqueta

pollo

Dulzón pollo a la brasa y con sabor ponceño… ¡BRAVO!


Buscando entre los adobos y “rubs” en el supermercado me crucé con un producto que no conocía: Sofrito en Polvo de Campolor.

Así que cargando con curiosidad por mi hallazgo, regresé a casa buscando en mi mente como utilizarlo. De repente recordé la receta para el salmón ahumado y decidí utilizar la misma salmuera pero añadiendo el sofrito seco.

Con una parte de sal por tres de azúcar y dos sobres del Sofrito en Polvo cubrí generosamente el pollo ya partido en dos mitades. Lo puse en un cubilete y lo dejé tapado en el refrigerador.

Sobre 12 horas más tarde, el pollo nadaba en el sirope que producto de la condimentada salmuera.

Así las cosas, y mientras el carbon se tornaba en brasa e invocaban a Beyamanaco, removí el pollo de los jugos y lo sequé con papel toalla. Este paso es indispenable para que el cuero del pollo quede crocante. Luego lo rocié con aceite de oliva y lo aseguré en una canasta para grillar.

Cuando ya los carbones rendían tributo a Beyamanaco, coloque la canasta directo sobre el hibachi.

Volteando la canasta cada 5 minutos, hasta que la carne de las pechugas alcanzó los 165 grados, el pollo fue dorándose y el cuero caramelizándose por la azúcar de la salmuera.

Removido de la canasta y descansado por unos 10 minutos, el pollo resultó maravilloso con papas majadas y maíz salteado en mantequilla.

Tierno, jugoso y sabroso, con un balance entre la sazón criolla del sofrito de Campolor y el dulzón de la azúcar. De pasó si usted es de los que disfruta del pique, este pollo aguanta cualquiera que le quiera incorporar.

Antes de terminar quiero dejar claro que el descubrir que esa maravillosa mezcla de condimentos es producida por manos ponceñas, no solo hace de la hallazgo una sabrosa sorpresa, la hace mucho más valiosa para mi. Altamente recomendado este SOFRITO EN POLVO de Campolor.

¡BUEN PROVECHO!!!!!

Sazonado con “Lemon Pepper”… sabrosa simpleza que va genial con cerveza


Para comenzar trocé el pollo y lo puse en una salmuera por casi 36 horas en el refrigerador.

Pasado el tiempo, puse las piezas del pollo en aceite caliente a fuego medio alto hasta que se cocieron completamente.

Inmediatamente después de removerlas del aceite, y aun caliente, las espolvoreé con sazón comercial. En este caso “Lemon & Peppe”, pero asumo se puede usar con el que se prefiera.

El resultado fue inesperado. Un pollo frito con múltiples capas de sabor, genial para acompañarse con cervezas.

¡Buen provecho!!!!

Pollo al limón y pimienta (crónica visual)


Aguacate relleno con el pollo que sobró: refrescante y veraniego…


Recientemente me puse a experimentar con un pollo asado sazonado con un rub.

Como ocurre regularmente sobró pollo, así que lo pique en trocitos pequeño, lo aderecé con mayonesa comercial y lo dejé reposar por 24 horas en el refrigerador.

Cuando la fui a servir, recordé que tenía un aguacate maduro, así que solo quedaba una cosa por hacer. Aguacate relleno con pollo asado y terminado con aceite extra virgen de oliva.

La fuerte presencia del condimento, así como el potente trasunto del humo de la barbacoa, se domestican y suavizan con la mayonesa, el aceite de oliva y del aguacate, resultando en un refrescante plato veraniego, realmente balanceado.

Claro, si lo prefiere, puede descomponer toda la cosa y ponerlo entre dos tapas de pan -en este caso de romero-.

En fin que importa como lo prefiera, bájelo con una fría, pa’ que vea…

¡Buen provecho!!!!

Pollo BBQ, con “rub”…


En un cubilete, colocas el pollo y lo cubres con agua con sal por 12 horas.

Pasado el tiempo, enciendes el bbq. Mientras el asador llega a la temperatura -250° Fahrenheit-, sacas el pollo del agua y lo secas con papel toalla.

Luego le aplicas aceite de oliva y lo cubres generosamente con el rub. En este caso el Montreal Chicken de McCormick.

Cuando tu barbi llega a la temperatura, pones el pollo y cocinas tapado hasta que alcance una temp de 170° F.

¡Buen Provecho!

Perfeccionando el pollo #bbq casero… @Hipstamatic @Phototoaster


Las masitas de pollo de Ramos salen con cuerito…


Masitas de pollo de la Cafetería Ramos en Ponce

Cuando viene a masitas de pollo fritas, las jugosas, tiernas y sabrosas de Cafetería Ramos son otro nivel. Salen con el cuerito ligeramente empanado y crocante a la perfección.

¡BUEN PROVECHO!

Pollo lento al caldero… porque hay cosas que despacito “es más mejor”…


Hay cosas en la vida que despacio y a poca velocidad se disfrutan más.

Se lo que estás pensando, y de eso no es lo que estoy hablando así que póngase la ropa que vamos a cocinar.

Hablo por ejemplo del pollo, en este caso cocido despacio al caldero en una olla de cocción lenta (slow cooker)

Comienc sazonando el pollo a su gusto por veinticuatro horas. Para esta receta usé caderas, pero puede ser las piezas de pollo que usted prefiera.

Para sazonarlas usé lo que en Puerto Rico llamamos “adobo criollo”. Lo usamos para sazonar todas las proteínas y todo el mundo lo prepara de forma diferente. En mi caso, ajo machacado, orégano, aceite de oliva, vinagre de manzana, sal y pimienta, todo a gusto por supuesto.

Comenzamos la cocción cortando varias papas por la mitad y se sofriendo las mismas en un sartén con un poco aceite bien caliente para que sellen. Luego estás se colocan en la parte de abajo del “slow cooker” para evitar que el pollo entre en contacto con la olla durante la cocción. Además de que así recogerán todos los jugos y grasitas del pollo.

Luego, tome las piezas de pollo ya sazonadas o adobadas, las pasa por harina y las sofríe en el mismo aceite de las papas.

Luego, cuando estén doradas, las incorpora al “slow cooker” y le añade los vegetales (frescos o congelados) que tenga disponibles, o que sean de su agrado. No añada ningún líquido, el pollo y los vegetales proporcionaran la humedad necesaria. Tape la olla y deje que el trato haga su magia.

Unas cuatro horas más tarde el pollo está listo para servir y disfrutarse, lo mismo con un vinito blanco que con una cervecita fría.

Es un plato muy reconfortante, que se puede preparar con anticipación si tiene visita y que para compartir despacito con alquien es genial.

Claro que ya en este punto, lo de la ropa es opcional… ¡buen provecho!

Tratando de variar el pollo nuestro de cada día… POLLITO PICOSO


Cuando viene al cocinar pollos en la barbacoa, lejos de prepararlos como los estadounidenses con pesadas salsas de fuertes sabores, o como lo manejan en el caribe inglés con fuertes maceraciones basadas en pasta de chiles o pimientos, los puertorriqueño mantenemos la cosa más simples. Cosa que no significa que no podamos experimentar y mantener el perfil criollo del plato.

Ese proceso de elevar el pollo a nuevos paradigmas criollos, por lo menos para mi, es uno de los pasatiempos que uso para campear el encerramiento frente a la pandemia.

IMG_3718

En esta ocasión, dejé los trozos de ave macerando por solo dos horas en adobo (comercial) tradicional, limón y “pimienta cayenne”. Todo a gusto como siempre.

Al momento de cocinar, sequé con papel toalla las piezas, les pasé una brochita de aceite de oliva con extracto de “ají verde” para ayudar a dorar la piel y darle mas “kick”. Luego las puse, con la tapa puesta y las ventanillas completamente abiertas, en la parrilla directo sobre las brasas del Weber Smokie Joe bien encendido.

Tras unos 35 minutos con la barbacoa, volví a pasarle un poco de aceite a la piel, las volteé y volví a tapar el “barbi”  por otros 15 minutos.

IMG_3741

El resultado fue genial.

La carne tierna y sabrosa mientras la complejidad de los sabores del limón y los ajís explotaban en la boca dando otra dimensión al aburrido sabor regularmente asociado con los pollos que se consiguen en los supermercados.

IMG_3743

Como valor añadido, puse “las asaduras“-cuello, mollejas, corazón e hígado que vienen con el pollo entero-  en una “bolsita” hecha de papel de aluminio y las aderecé de igual manera. Cocidoen el BBQ casi 50 minutos, el resultado fue una especie de “mini guiso” cuyo jugo sirvió para aderezar con más sabor las piezas de pollo. Digo, ademas de que las asaduras quedaron maravillosas para comerse solas.

¡BUEN PROVECHO!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: