Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

“Barbiquero” de patio, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, y comantenedor del programa @tempranopr de http://www.pab550.com

Etiqueta

Mac & Cheese

Mac & Cheese from the pit, Crónica gráfica…


Como decidí que este año el sangüivin sería criollo, me sobró un montón de pernil.

Así que en vez de sandwiches para todo el fin de semana, para acompañar el pernil (“leftover”) decidí que lo que mandaba es mac & cheese. Pero al “barbi” para mantener la paleta de sabores a humo.

Prendí el viejo Weber y puse el caldero de hierro a calentar.

Le añadí agua y ablandé la pasta siguiendo las instrucciones del paquete.

Terminada la pasta la añadí un poco de aceite para que no se pegue y volví a calentar el caldero.

Cuando tomó temperatura, tiré unos pedazos de tocineta ancha en pedazos.

Mientras la tocineta sudaba, corté cebollas para incorporarla al caldero.

Cuando la cebolla se puso transparente, le añadí harina de trigo para hacer el engrudo.

Al llegar al punto que la harina se comienzó a ponerse color dorado o carameloso, le añadí la leche y cuando esta hirvió, le añadí el queso rallado.

Dejé que todo se incorporara y luego se le sume la pasta.

Finalmente añadí galleta picada para terminación y lo dejé en el fuego tapado hasta que se secó.

¡Buen Provecho!!!!

BBQ “next generation”; empanadas y quesadillas de “left over”


Por Gary Gutiérrez

Una de las ventajas de cocinar en la barbacoa los fines de semana, son los “left over” para la semana.

En esta ocasión, el resultado hasta ahora es, unas empanadas de Mac & blue cheese y unas quesadillas de queso fundido, ambas complementados con “pull chicken” producto del pollo ahumado que sobró.

 

Si ya tienes el pollo ahumado a tu gusto, el “pull Chicken” no puede ser más sencillo.

En este caso, trozos de pechuga blanca y cadera que puedes cortar en cubitos pequeños, o si eres purista desmenuzar con las manos. Le incorporas un poco de la salsa de barbacoas que prefieras, y listo. No es necesario calentar nada pues todo se calentará al terminar la empanada.

Tomas una plantilla para empanadillas o pastelillos, llámalo que se te dé la gana, y la rellenas con un poco del “mac & blue cheese” que sobró, le pones una cantidad adecuada del pollo. Cierras la plantilla y le pasas un poco de aceite de oliva con una brochita.

Luego la pones en el horno a 400 grados hasta que se doren. Claro, igualmente las puedes freír y no tienes que pasarle la brochita con aceite. Pero, después de la “jartera” del fin de semana, debes bajarle dos y el horno es “más mejor”.

IMG_6384

Para las quesadillas, usas el mismo “pull chicken”, lo pones dentro de la plantilla de harina con el queso fundido y, si tienes, le incorporas un poco de salsa.  Pones la plantilla en un salten a fuego medio hasta que se derrita el queso y se dore la plantilla. Recuerda voltearla frecuentemente para que dore por los dos lados y no se te pase.

IMG_6390

Por supuesto, las dós alternativas bajan mejor con una “friíta”…

¡BUEN PROVECHO!

 

Chuletas ahumadas, no como las de abuela…


Por Gary Gutiérrez

Cuando viene a barbacoas, como toda descendiente de tejanos, mi compañera Sharon solo lo relaciona con carnes de res. Filetes y bifes chamuscado por fuera y cocidos a medio punto en centro. Con esto en mente, me tiro al supermercado con la intención de busca y buen pedazo de carne vacuna para jugar en el “barbi”.

Sin embargo mirando en las góndolas de carnes en el supermercado, unas chuletas cortadas a casi dos (2) pulgadas de espesor que me recordaron una receta de chuletas ahumadas a fuego lento que vi en el canal de YouTube: How To BBQ Right. Por suerte para mi, las chuletas ahumadas son las forma preferida por mi compa para comer carne porcina.

Sin más, las chuletas terminaron en las entrañas de la Jimena (como le llamo a mi barbacoa para ahumados) y siguiendo la receta de How to BBQ Right, terminamos comiendo la chuleta ahumada más tierna y sabrosa de mi vida.

Definitivamente estas no son aquellas chuletas ahumadas finitas que la abuela freía en el sartén o cocidas en el horno. No me mal interprete, esas chuletas de la abuela tiene su encanto, sobre todo cuando viene a “ confort food”.

De paso, si usted es de quienes extrañan una buena chuleta ahumada como las de abuela, tiene que probar las que sirve Luís Alberto en de El Paraiso, Fonda Criolla y Bar. Tiernas por dentro y caramelizadas por fuera, ¡MARAVILLOSAS!

Ahora, si quiere experimentar otra cosas, trate la receta de How To BBQ Right. En este caso las servimos con Mac & Blue Cheese que terminamos en el “barbi” , Por lo que controló muy bien el trasunto picante de la chuleta.

De más está decir que pa’ bajarlas chuletas, ¡Medalla!!!!!

Buen Provecho

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: