Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador, documentador y comunicador social, asador de patio, fondero y comidista del bajo mundo culinario, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata y comantenedor de Temprano en la Tarde por WPAB 500am

Etiqueta

culinaria

‪Gracias al confinamiento, el voluntario y no al impuesto por el estado, voy mejorando con los sorullos.


Durante el tiempo que que paso acuartelado en la casa por la cuarentena ante el COVID 19, la cocina se convierte en mi refugio.

Uno de los retos en que me enfoqué durante los pasados días, con la ayuda de mi amiga Dolores via WhatsApp, fue el tratar de dominar la receta de sorullos.

El sorullo es una “fritura” producto de harina de maíz, que por más de un siglo las clases trabajadoras puertorriqueñas utilizan como desayuno o merienda de media mañana. Igualmente es una alternativa económica para complementar platos principales.

Su receta varía por región y familias, siendo las aparentes variaciones principales el uso o no de azúcar, de mantequilla, o de quesos como parte de los ingredientes. Pero en resumen, regularmente se prepara incorporando harina de maíz en agua hirviendo y previamente sazonada a gusto con sal. Se mezclan los ingredientes hasta lograr una consistencia de polenta italiana. Se deja enfriar y con las manos se saca una porción a la que se le da forma de “balín”. Estos luego se fríen hasta lograr el color deseado.

Sorullos de maíz estílo puerrtorriqueño

Mi problema con los sorullos sigue siendo que al freír se me pegan al caldero u olla. Hasta ahora lo resuelvo introduciendo un tenedor debajo de la frita para cuidadosamente despegarlos. Cualquier consejo para resolver o minimizar el contratiempo pueden dejarme un comentario.

¡Buen provecho!

Demanda respeto el pavo de La Nueva Ponceña.


Lo admito, pocas son menos atractivas para mi mesa que comer pavo. La desabrida y regularmente reseca carne de las aves criadas industrialmente, unido a la carga de agresión cultural producto del imaginario creado por las imágenes de Rockwell son suficiente razón para mantenerme alejado de consumir tales pajaracos.

Sin embargo, durante una visita a La Nueva Ponceña algo me dijo que debía probar el fricasé de pavo desplegado en la mesa caliente.

Mi intuición no me defraudó.

Ese día aprendí que cuando viene a nuestra culinaria, cualquier proteína incluyendo el insípido pavo, puede resultar en una maravilla cuando preparan con nuestras especias, aromáticos y sobre todo por manos como las que cocinan en La Nueva Ponceña.

¡Bueno provecho!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: