Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Abusador de cafeína, asador de patio, comidista y cronista del bajo mundo culinario, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, y comantenedor de @tempranopr

Etiqueta

cebolla

Papas y zanahorias en “cartouche” al barbi


Cortar las papas y las zanahorias a gusto y envolverlas en aluminio con orégano fresco, ajo, cebolla, sal, pimienta y aceite de oliva.
Tras casi una hora a fuego alto indirecto en un hibachi tapado, listo para acompañar la proteína preferida.
¡BUEN PROCHO!

¡Pa’l verano, ensalada de garbanzo, aceitunas negras, culantro de monte, cebolla y ajos frescos, terminados como buen aceite, buen balsámico, sal gruesa y pimienta molida…! (cameo)


Ensalada fría de pollo asado con madera de quenepa, con tomate, cebolla, queso del país y buen aceite de oliva… (cameo)


Bocata de ensalada de pollo asado con madera de quenepa en pan criollo de romero, con tomate, cebolla, queso del país y buen aceite de oliva… (galeria)


Pasta con camaroncitos y SPAM…


Special Process Army Meat(SPAM), ese derivado de carne que alimentó a legiones de militares estadounidenses durante decenas de guerras, es uno de los alimentos típicos para los puertorriqueños tras el paso de huracanes u otras catástrofes naturales.

Es por lo que, durante la temporada de tormentas en el Caribe mi alacena siempre contiene varias de lata de estas carnes que en sitios como Hawaii y Correa prácticamente son objeto de veneración gastronómica.

Llegando casial final de la temporada de tormentas en el Caribe, y a pesar de que el SPAM puede durar décadas si no se abre la lata, comencé a buscar cómo consumir el inventario que tengo guardado para cualquier eventualidad ciclónica. Ya el año que viene nos apertrecharemos nuevamente.

Es así como se me ocurrió saltear el SPAM con pasta.

Comencé sofriendo con un poco de vino el SPAM en cuadritos. Añadí los aromáticos, cebollas, ajo y pimientos y luego incorporé unos camarones que tenía en el refrigerador. No añadí sal pues el SPAM tiene suficiente para subirle la presión a una vaca.

Tras unos minutos le tiré la pasta y lo terminé con albahaca fresca del patio y queso parmesano.

Para mi sorpresa, la combinación resulto sabrosa y compleja en sabores. Esta de seguro la voy a repetir… ¡buen provecho!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: