Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Abusador de cafeína, asador de patio, comidista y cronista del bajo mundo culinario, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, y comantenedor de @tempranopr

Etiqueta

caderas

Caderitas al hibachi con mamposteao de lentejas… ¡Eso es un almuerzo! (cameos)


¡Buen Provecho!

Pollo al hibachi marinado en soja. Otro homenaje a la simpleza


Si bien la culinaria en torno a las brasas se distingue por niveles o capa de sabores que se complementan, no es menos cierto que a veces, más es menos. Igual hay veces que la simpleza es simplemente sabrosa.

En un cubilete, cubra con salsa se soja unas caderas de pollo. Tenga cuidado de que el nivel de la soja no cubra la piel del pollo. 24hr más tarde, saque el pollo y colóquelo sobre una rejilla para que drene el exceso de salsa. Igualmente con un papel toalla seque bien la piel.
Sobre brasas directas en el hibachi, coloque las caderas con la piel hacia abajo por unos minutos para dorarla. Luego se voltean y se cubre el barbi por unos 20 minutos, hasta que la temperatura interna supere los 165°f
El resultado fue un pollo sabroso en su simpleza, que lo mismo se puede comer tal cual, o complementar con su salsa de barbacoa preferida.

¡BUEN PROVECHO!

Caderas, steak, papas y vegetales: maximizando el espacio del Weber (crónica visual)


A unos 350°f indirecto por 45 min.
A fuego directo, 5 minutos por cada lado de la carne.
¡BUEN PROVECHO!

Mi mejor pollo asado (hasta ahora)


Caderitas de pollo al “barbi”…

Puse las caderas en salmuera seca de sal y pimienta por 24 horas
Luego, usando un poco de aceite como base, sazoné con Sofrito en Polvo por otras 18 horas. Las últimas 2 fuera de la nevera.
Antes de poner las piezas en el bbq, las termine con un poco de aceite y sazón comercial.
Las puse en la barbacoa tapada a fuego indirecto a unos 350°f
Tras 20 minutos giré las piezas para asegurar una cocción balanceada.
A los 40 minutos, usando los jugos y aceites que descargaron las pechugas, aderecé las piezas. Sobre todo la piel para que se tostara mejor.
Abrí las ventanillas del “barbi” para aumentar la temperatura y dorar la piel.
A los 50 minutos la piezas y el cuero tostado estaban listo para comer.
Las dejé descansar por unos 10 minutos
¡Buen Provecho!

Pollo y camarones a “el barbi” con arroz guisado y aguacate… porque es domingo (crónica visual)


Tras 24 horas en una salmuera y otras 24 en especias y aromáticos, le pasé un poco de aceite de oliva a las caderas de pollo
directo sobre brasas en un hibachi tapado
40 minutos con la barbacoa tapada y abriendo solo cada 10 minutos para lograr una cocción balanceada volteando y moviendo las piezas según fuera necesario
Al llegar a los 175° internos la saqué del fuego, las dejé descansar
Mientras, saqué del congelador los camarones limpios y los ensarté en un pincho
sobre las brasas girándolos cada 2 o 3 minutos
cuando llegó al término que prefiero lo saqué y los puse a descansar
servido sobre arroz guisado y aguacate
¡BUEN PROVECHO!

Micro crónica de unas caderitas…


Por Gary Gutiérrez

Es miércoles y por primera vez en casi dos semanas no tengo agenda matutina. Por supuesto ese es el día que tu cuerpo decide que las 6:30am es una buena hora para despertar.

Así que, tras el ritual de aseo y el  buche de café mañanero, a esa hora decidí jugar con el viejo Weber. Me vestí y arranqué para el supermercado donde encontré una bandeja de caderas de pollo procesadas en el país.

En este caso, y experimentando, condimenté las caderas con adobo criollo, sal, pimienta aceite de oliva y un buen vinagre de manzana que es casi miel.

Para complementarlo, una búsqueda rápida por la Internet me llevó a la página de Food & Wine donde encontré una excelente receta de “Macaroni and Cheese with Bacon and Blue Cheese”.

A fuego indirecto de la madera de manzana, las caderitas descansaron por 90 minutos.  Por aquello de mantener una misma paleta de sabores, una roseadita del vinagre de manzana disuelto en agua, cada media hora.

Aprovechando el calor, los macarrones con queso se terminaron en el Weber por unos 20 minutos. Esto le dio un gusto ahumado bien interesante que amarró muy bien con el aroma y sabor del pollo.

Tras darle pa’ bajo, en la tarde quedó espacio para una siesta antes de irnos al programa de radio.

Buen Provecho

IMG_6277[1]

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: