Buscar

El Blog de Gary Gutiérrez

Observador social, iconoclasta aspirante a ácrata, apóstata, comantenedor del programa @tempranopr de http://www.pab550.com, y barbicuero de patio

Categoría

Uncategorized


Summer Deck @ Santorini, Ponce

Accede a más fotos visitando mi foto-blog…

Rueda, en blanco y negro


Rueda_001 copy

 

Accede a más fotos visitando mi foto-blog…

Citado por Noticel: ¿Más armas o menos?: estudios contradictorios sobre el efecto de una sociedad armada


¿Más armas o menos?: estudios contradictorios sobre el efecto de una sociedad armada

Por: Laura M. Quintero
Publicado: 14/07/2013 12:00 pm

Más de diez medidas se han radicado este año en la Cámara y el Senado de Puerto Rico para ejercer un mayor control de armas, pero mientras una parte de la población aboga por unas leyes más estrictas como mecanismo para prevenir casos tan trágicos como el ocurrido en la escuela Sandy Hook hace siete meses, otros alegan que las armas pueden salvar vidas y que poner trabas para su portación es una ridiculez e hipocresía.

(Josian Bruno/NotiCel)

De acuerdo al criminólogo Gary Gutiérrez, el 90% de los asesinatos en el país se cometen con armas de fuego, pero un mayor control de armas, no necesariamente, equivale a una disminución o erradicación de la violencia.

“No quiere decir que porque no haya armas, no va a ver violencia”, estableció.

Activistas a favor de las armas, como las Damas de la Segunda Enmienda (DSE), se oponen al mito general de que las armas son sólo para la policía y que ese cuerpo es el único responsable de defender a la ciudadanía.

“Sólo yo me puedo proteger… Un pedazo de papel no te va a salvar tu vida. La Ley 54 es un pedazo de papel que dice que esa persona no se puede acercar a la otra persona”, argumentó Sandra Barreras Rincón, vicepresidenta de DSE.

La activista fue más allá al decir que evita ir a todo tipo de conciertos, barras, bancos o restaurantes donde prohiban la entrada de armas.

“Es mi derecho. Allí adentro nadie me puede proteger. A mi me están desnudando para que cualquiera pueda hacer lo que quiera conmigo allá dentro…  Sólo yo me puedo proteger”, enfatizó.

De hecho, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, en el caso Castle Rock v. Gonzales, ya había establecido que un departamento de policía no puede ser demandado por no hacer cumplir una orden de protección, aunque culminara en la muerte de una mujer y sus tres hijos.

Para Gutiérrez, la decisión no sorprende cuando se mira el contexto bajo el cual fue creado ese cuerpo.

“El surgimiento de la policía se planteó para mantener orden, nunca para proteger el ciudadano. Tanto en EE.UU., como en Inglaterra la policía surge ante enormes movimientos sindicales, y la presión de grandes empresas que convencieron al estado de que hacía falta controlar a las masas”, aseveró el catedrático en la Universidad Interamericana.

Sin embargo, un problema de la actual Ley de Armas es la desigualdad que representa, al privilegiar un sector adinerado, pero dificultar y hasta penalizar a las clases pobres, que buscan el acceso a las armas.

“Todo persona en silla ejecutiva del gobierno tienen el derecho de por vida y gratis, pero tú y yo tenemos que pagar por una licencia. Todo fiscal y juez tiene el derecho gratis y de por vida. A ellos no los ponen a hacer los estudios que nos ponen a hacer a nosotros. Ya ahí hay una élite”, criticó Barreras Rincón.

“El resultado final es que la posesión de armas, para los sectores populares o excluidos, no van a tener derecho de portar armas porque no las pueden pagar o el estado no se las va aprobar como legales. Para tener el derecho tienen que demostrar al estado una necesidad”, coincidió Gutiérrez.

Algunos de los proyectos que se consideran en la Legislatura en estos momentos son los siguientes:

-P del S 0009 de la autoría de Eduardo Bhatia que busca prohibir la venta de municiones entre el 1 de noviembre de cada año y el 7 de enero del año próximo, eximir a los agentes del orden público y fijar sanciones.

-P del S 0003  de la autoría de Eduardo Bhatia que busca garantizar una mayor rigurosidad en el proceso de evaluación de una solicitud de portación de armas, al ampliar la jurisdicción para considerar el historial delictivo de un solicitante e instituir la presentación de una declaración jurada que acredite si un determinado solicitante ha participado de una conducta sancionada por Ley.

-P del S 8  de la autoría de Eduardo Bhatia para disponer que se incluyan en el registro electrónico las transacciones de municiones codificadas y que los vendedores autorizados lleven constancia de las ventas de municiones codificadas.

-P de la C 3 de la autoría de Jaime Perelló Borrás, que busca requerir la presentación de un certificado médico y de darle a la Policía facultad de solicitar una evaluación psicológica.

“Está medida le da poder a la policía para hacer cacería de brujas y para decidir si una persona está apta psicológicamente, a pesar de no tener el conocimiento para determinarlo”, criticó Barreras Rincón, al agregar que representará un gasto adicional de $300 por las tres sesiones de estudios psicológicos.

“Una licencia no exime a nadie de que vaya a cometer mal uso de ella. Aquel que cometa mal uso de ella, tiene que pagar las mismas consecuencias. La licencia es una ridiculez. Es un pedazo de papel que no sirve para nada porque el delincuente no la tiene y hace lo que le da la gana, y ese sí está haciendo las cosas mal”, puntualizó la activista.

Metal en Blanco y Negro…


Grifo_002

Comparte mi pasión por la luz y lo cotidiano, toca aquí para visitar mi foto-blog

32 X Oscar: Ponce


Libertad para Oscar López Rivera

(Para acceder a más fotos)

32 X Oscar_Ponce (5)

32 X Oscar_Ponce (11)

32 X Oscar_Ponce (4)

(Para acceder a más fotos)

Permitido todo uso y reproducción en favor de la excarcelación de Oscar Lopez, quien lleva 32 años preso por amar su patria
 

Publicado en La Perla del Sur: Mágico espacio frente al Mar Caribe


Mágico espacio frente al Mar Caribe

POR GARY GUTIÉRREZ

20130426-122245.jpgSi usted es de los que ya peina canas y mide su edad en docenas, admítalo, “las Justas” dejaron de figurar hace tiempo entre sus mejores semanas del calendario ponceño.

El carnavalesco ritual resultante de las decenas de miles de jóvenes que abarrotan la Ciudad Señorial para celebrar la fiesta deportiva universitaria más importante del año, se traduce para usted en tapones, malos ratos con la policía, escasez de estacionamiento y, sobre todo, en inconvenientes para disfrutar de sus lugares predilectos de comida.

En fin, al igual que muchos, probablemente usted termine encerrándose en su casa hasta el domingo pues, al fin y al cabo, el que “las Justas” sean beneficiosas para la ciudad, no necesariamente lo hace divertido para usted.

Por fortuna, quienes bailaron al son de la música “previa al reggaetón” tienen este año un maravilloso espacio a su disposición, fuera del universitario bullicio de las justas. Es más, frente a las olas del sector Las Cucharas en Ponce.

Su nombre es Marimar at the Beach: bar and tapas, justo todo lo que se necesita para escapar del bacanal universitario. Un verdadero refugio de belleza, buen gusto y mejor servicio.
Y no es de extrañar. Después de todo, Marimar at the Beach es la sofisticada reencarnación del legendario Villa Marimar, el chiringuito donde por décadas Joe Suárez recibió a miles de amigos y visitantes, como si fueran familia y donde se comía y bebía lo que Joe tuviera disponible ese día.

Ahora, tras una extraordinaria renovación que incluye terrazas abiertas y decoración que evoca centros turísticos en Aruba, Islas Vírgenes o la República Dominicana, el siempre cariñoso y relajante espíritu de Joe continúa caracterizando el lugar.

“Hay parejas que venían aquí cuando estaban en la universidad. Ahora regresan a recordar cuando, con poco dinero pasaban el viernes dándose la friíta, conversando y escuchando la música que escogía Joe. Yo quiero revivir y mantener eso”, dijo con orgullo Carlos Noel Torres, actual dueño de Marimar at the Beach.

Torres explicó que tras siete meses de servicio, este remanso frente al mar ya cuenta con un público fiel integrado mayormente por adultos que buscan un ambiente relajado e informal, pero a su vez de servicio impecable.

Para cumplir con esta clientela, Marimar at the Beach cuenta con Frankfutt Maldonado, mixólogo o bartender con más de 23 años de experiencia.

Bajo su supervisión, la barra se engalana con variedad de mojitos preparados al momento, no en el vaso, sino en pilón de madera. De esta manera, Maldonado logra mayor integridad de sabores.

Definitivamente una experiencia obligada para los amantes de los buenos cócteles. El dulce sabor del ron y la azúcar se balancea con el ácido del limón para luego dar paso a un residual sabor de parcha. ¡Sabroso!

Mas si bien los mojitos son bravos, la joya de la corona en la mixología de Maldonado es “El Marimar”, un juguetón y refrescante brebaje producto de la mezcla de licor de parcha y Amareto, con jugos de melocotón, piña y limón. Un trago que seduce el paladar con su juego de sabores agridulces. ¡Salud!

Para la difícil tarea de acompañar y elevar la experiencia en el bar de Frankfutt Maldonado, Marimar at the Beach cuenta con un menú de tapas, fruto de la mente culinaria del veterano chef Delviz Santos Suárez.

Décadas de experiencias en las mejores cocinas de la región sirven de base a creaciones que están a años luz de distancia de la típica comida precocinada y congelada asociada al “bar food”.

Por ejemplo, el menú de Marimar comienza con una oferta de frituras servidas bajo el nombre de Fritanga. Camarones fritos, anillos de calamar empanados, masitas de meros y bacalaítos fritos, “pa’ los hard core”. Estas delicias se sirven y acompañan con una salsa romana de la casa, que es simplemente excelente.

El “sampler” es suficiente para experimentar lo que distingue la comida de Santos Suárez, el juego de texturas. Su culinaria es un viaje sensorial donde el paladar se deleita con el crocante de los empanados y la maranvillosa textura de un camarón cocido al punto de perfección.

Hablar de texturas en la comida del Chef Santos Suárez, es hablar de sus Brochetas Camchú, de su cebiche, de su churrasco en salsa de tequila y sobre todo de sus canastitas de plátanos rellenas de camarones

En las brochetas, Santos Suárez asa juntos y a la parrilla camarones enteros y trozos de churrasco en un “pinchito”, logrando la textura perfecta para ambas proteínas. Estas se sirven con una salsa “pesto” hecha en casa que es poco menos que maravillosa.

En el caso del cebiche y el churrasco en salsa de tequila, es imperativo degus-tar sus respectivas salsas.

Tanto el ácido líquido del cebiche como la espesa reducción de “Au jus” y tequila que acompaña el churrasco dan fe de que en la cocina del Marimar at the Beach, las cosas se hacen como “Dios manda” y tomando su tiempo.

Y precisamente, por la calidad y el exito de cocteles y tapas, e unos meses Marimar at the Beach se complementará con un menú más amplio y el apellido “restaurant”, adelantó a La Perla del Sur su joven fundador.

Sin embargo, aseguró que este desarrollo no puede afectar el ambiente y el servicio que ya distingue al local.

De esta manera, no importa lo que pueda crecer el Marimar at the Beach: bar and tapas, este seguirá encarnando el espíritu de chiringuito que heredó del memorable Joe, el amigo de todos.

¡Salud, buen provecho y moderación durante las Justas!
17 de abril de 2013

 

Publicado en El Post Antillano: “Zombie Island”; espejo del problema


MARTES 15 DE ENERO DE 2013
GARY GUTIÉRREZ

Como ya es usual, mi día comienza enterándome de las cosas a través de Twitter.

En este caso, no fue diferente. Tan pronto entré en la red social me encontré que, “Zombie Island”, un episodio de la serie Drug Inc., producida por National Geographic, tiene estatus “viral” en mi perfil.

Colegas, amigos, estudiantes y hasta gente que no conozco, entre ellos grupo pro legalización de las drogas, inundaron mi “time line”[1] con apuntadores y reacciones a diversas copias del mencionado episodio.

Como es usual en los casos donde extranjeros señalan las realidades y contradicciones que se producen en esta colonia estadounidense, las primeras reacciones eran manifestaciones de atrincheramiento étnico en defensa ante la insultante y negativa imagen que el programa televisivo proyecta de Puerto Rico, su gente y su forma de vida.

Confieso que no le di mucha importancia a esa discusión pues en realidad, exagerada o no, la imagen que se presenta en el video es cierta: somos una narco- sociedad y la droga en nuestra isla es parte de la vida diaria para enormes sectores de la población.

El programa, a pesar de su excelente producción, en realidad no presenta nada nuevo para los puertorriqueños que de una manera u otra observamos el fenómeno del narcotráfico en la isla. De otra parte, presenta datos más recientes en torno a ese ilegalizado negocio.

Además del valor de los nuevos números, el programa nos ayuda a entender cuál es la visión que algunos sectores del poder económico que en Estados Unidos quiere proyectar de Puerto Rico.

No obstante lo anterior, para mí el documento visual tiene otra lectura que tiene más que ver con los Estados Unidos que con Puerto Rico.

Intencionalmente o no, National Geographic, no solo presenta nuestra sociedad. En realidad termina retratando lo absurdo de la política antidroga que Estados Unidos impone al mundo y de las nefastas consecuencias de la misma.

El documental comienza con los clichés típicos del discurso antinarcóticos estadounidense, las drogas consumen sus usuarios.

Con grotescas imágenes y de forma muy gráfica, presentan “despojos” humanos que “esclavizados” por las drogas deambulan por las calles de la isla pidiendo, robando o haciendo lo necesario para curarse. Estos “menos-humanos” invisibles que solo reciben ayuda de algunos como los voluntarios del proyecto Amor que Sana en Ponce[2], son presentados como representativos de los usuarios de sustancias en el país cuando en realidad, como en todo el mundo, los usuarios crónicos son una por ciento mínimo mientras que la gran mayoría conviven con sus sustancias sin mayor problemas.

De paso, me parece que una de las grandes aportaciones del programa es que logra visibilizar la abnegada labor del Dr. Juan A. Panelli Ramery, quien junto a su proyecto Amor que Sana, merece el respaldo de todos y todas.

Luego, el programa nos presenta empaquetado en un triunfalista discurso a las fuerzas paramilitares estadounidenses enfrentando el problema.

Con escenas de valerosos luchadores contra el mal, se nos presenta a “los federales” en medio de una persecución en alta mar donde se despliegan millones de dólares en tecnología y esfuerzo humano para lograr incautar 4 fardos de sustancias y el arresto de 2 ciudadanos dominicanos, que son identificados como pescadores en busca de ingresos.

Esta parte del programa concluye informando que esos esfuerzos dejan un promedio de cuatro intervenciones exitosas. A renglón seguido, un alegado narcotraficante identificado como “Negrito”, asegura con su rostro cubierto que, a pesar de los esfuerzos detallados antes, una sola organización puede generar sobre veinte millones de dólares moviendo drogas en la Isla.

Sobre esas organizaciones, el programa se concentra en la Asociación Pro Derechos del Confinado, los Ñetas, y como está alegadamente se mantiene económicamente mediante el narcotráfico.

La última parte del programa se le dedica los resultados no intencionados del ilegalizado negocio.

La violencia, la corrupción, los problemas de salud como el HIV/sida que se generan entre los pobres que son usuarios son señalados, mientras también destaca como algunos influyentes, por ejemplo los “abogados, fiscales y jueces” que según “El Jackal” constituyen su clientela y que pueden pagar para comprar mejor calidad de sustancias y evitar los problemas colaterales.

El documental termina reseñando como la necesidad de aumentar los márgenes de ganancia llevó a unos narcotraficantes con espíritu empresarial a extender su mercado vendiendo “anestesia”, una reducción de la droga Xilancia, que se compra en dosis para equinos a un costo de ochenta dólares por unas onzas y que luego de reducirla a un poderoso polvo concentrado deja unos cinco mil dólares de ganancias.

Cuando miramos críticamente el programa y le damos otra lectura, nos damos cuenta que el mismo deja claro cómo la criminalización por parte de Estados Unidos de un problema médico, como es el uso de sustancias solo logra crear la necesidad de gastar millones de dólares en mantener la apariencia de que se persigue, mientras que en la realidad produce un lucrativo mercado negro que termina en más enfermedades, violencia, corrupción, encarcelamiento para los sectores más pobres y el desarrollo de lo que Araceli Manjó-Cabeza llama en su libro La Solución, “drogas basuras” que sí son verdaderos venenos para el ser humano.

Los místicos nativo-americanos o aborígenes de lo que hoy llamamos Estados Unidos nos advierten sobre señalar o apuntar lo negativo que vemos en los demás, pues eso que vemos como “la realidad” del otro, no es otra cosa que un espejo que refleja la propia.

Me parece que al señalar “la realidad” en torno al narcotráfico en Puerto Rico, National Geographic termina denunciando la insanidad que Estados Unidos le impuso al mundo en el siglo pasado.

En este caso, nuestra isla es solo el espejo…

=================
[1] Nombre que se le da en Twitter a la lista de informaciones que te envían

[2] http://amorquesanapr.org/

Citado en Primera Hora: En la calle una juventud violenta e insensible


En la calle una juventud violenta e insensible

Home >; Noticias >; Policía y Tribunales | 12/29/2012

Nos encontramos en una nueva cultura de crimen, más dramática, más imprudente, propia de mentes jóvenes, producto, a juicio de muchos, de la mano dura, al punto que con la misma mano dura que aprendieron ahora atacan, sin compasión, sin valores y sin consideraciones a los inocentes que se les atraviesan en el camino.

Los narcos de antes, “los de la vieja escuela”, expuso el criminólogo Gary Gutiérrez, eran miembros de la comunidad y tenían que dar cara y responder a la comunidad porque si mataban a alguien, era el hijo de menganito o sutanita. Ahora no.

“Ahora los muchachos vienen de diferentes sitios. En Ponce hay puntos que controlan desde el área metropolitana y eso hace el negocio más impersonal, más frío, más distante. Antes, al muchacho que mataban en el barrio lo conocía todo el mundo en el barrio. Ahora la persona que mata al del barrio nadie lo conoce”, apuntó.

Al igual que en México, indicó, la intervención de las autoridades en Puerto Rico desarticuló organizaciones dirigidas por gente adulta y mayores de edad, que eran más solventes y tenían unos códigos: si iban a matar a alguien y había familiares o personas que no tenían que ver, desistían.

“No se atacaba a los familiares. Era una cuestión de negocios y, si estaban los familiares, no atacaban. Esas organizaciones fueron desmanteladas y las propias agencias federales admiten que el narcotráfico quienes lo están corriendo son organizaciones pequeñas, muchas veces dirigidas por personas muy jóvenes que utilizan la violencia como una forma de demostrar poder”, acotó.

“Al igual que en México, la violencia es cada vez más dramática y cada vez menos prudente. No estamos planteando que en Puerto Rico haya el mismo nivel de violencia que en México, pero parece que vamos por el mismo proceso: más dramática y más imprudente”, recalcó.

Él sociólogo José Luis “Pichi” Méndez sostuvo que en Puerto Rico estamos en una nueva cultura de crimen, no ya en la que el criminal viola la ley y comete acciones criminales.

“Se trata de un grupo de personas formados en una mentalidad que es la que le lleva a hacer esas cosas. Es la mentalidad del mundo criminal que tiene como punto de partida la tremenda importancia que ha adquirido en Puerto Rico el mercado de estupefacientes, en la que la violencia es fundamental”, aseveró.

“Las deudas se pagan con sangre. La lucha por el control lleva a confrontaciones sanguinarias y cualquier sospecha de alguna traición de personas involucradas se paga con sangre. Cuando hay grupos jóvenes que crecen con esa mentalidad, la que nos repugna y horroriza, para ellos es lo normal”, señaló Méndez.

El sociólogo dramatizó que es la famosa “mano dura” y que “si hay mano dura contra ellos, ellos tienen mano dura contra las autoridades”.

En torno a la modalidad de sembrar terror en sus víctimas, en los familiares, testigos y entidades para que no los delaten, según Méndez, es la forma que ellos tienen de protegerse y quedar impunes, evitando que la Policía los arreste.

Citado en El Nuevo Día: Crueldad sin pena ni clemencia


12/19/2012

Crueldad sin pena ni clemencia

Por: Gerardo E. Alvarado León

Dos lacras de la sociedad puertorriqueña –el narcotráfico y la violencia intrafamiliar– se manifestaron de forma implacable en los pasados dos días, cuando dos niños murieron en sendos incidentes que ayer seguían siendo investigados por la Policía.

En el hecho más reciente, informado ayer pasadas las 2:00 p.m. en la urbanización Caparra Terrace de Puerto Nuevo, un bebé de cinco meses fue hallado muerto dentro de un congelador luego de que supuestamente su padrastro lo colocara allí. El hombre habría tenido un incidente de violencia de género con su esposa y madre del menor.

En el otro caso, ocurrido anteanoche en la comunidad Antigua Vía de Cupey, un niño de 11 años murió en un tiroteo supuestamente dirigido a un tío suyo, quien estaba libre bajo fianza por delitos relacionados con sustancias controladas. El tío también fue ultimado.

Si bien aún se debate que el narcotráfico y la violencia intrafamiliar pueden o no estar relacionados, no cabe duda de que ambos males están acabando con gente que ni puede defenderse, o sea, vidas inocentes.

Las explicaciones pueden ser muchas, pero sobresalen dos: mentes que piensan que los niños, ancianos y otros grupos vulnerables no aportan a la sociedad; y criminales cada vez más jóvenes –posiblemente hijos de delincuentes– que no miden ni analizan las consecuencias de sus actos.

“Para algunos, los viejos, los niños y las personas con impedimentos son seres innecesarios en la sociedad porque no producen riqueza y no participan activamente en la toma de decisiones. Por ende, se genera cierta marginación hacia estos grupos al considerarlos inútiles, inferiores o prescindibles. De ahí que a algunas personas les dé igual que los maten o no”, indicó la psicóloga social comunitaria María de Lourdes Lara, directora ejecutiva de la Fundación Agenda Ciudadana.

Médicamente está comprobado que la parte del cerebro encargada de la toma de decisiones –la corteza prefrontal– termina de desarrollarse entre los 18 y 20 años, por lo que las personas entre esas edades y menos no ponderan sus actos. Su cerebro está configurado para actuar impulsivamente y buscar sensaciones nuevas.

“En la juventud es cuando más se delinque porque se es más temerario. Antes los que corrían los puntos de droga eran adultos y abuelos, pero ahora es gente mucho más joven. Estos jóvenes no tienen prudencia, ni siguen los códigos de los delincuentes de antes”, dijo el criminólogo Gary Gutiérrez.

Sus palabras ejemplifican el caso del niño de 11 años y su tío, identificados por las autoridades como Christian Nieves Adams y Eric Adams. Ambos fueron ultimados por cuatro sicarios que entraron al apartamento del tío y empezaron a disparar.

Antes se hablaba de no dispararles a los niños, pero eso ya cambió. “Los criminales de hoy día han perdido el respeto hacia la institución de la familia”, agregó Gutiérrez.

Esa falta de respeto también se manifiesta en el caso del bebé de cinco meses, cuyo padrastro, identificado como José Miranda López, fue detenido e interrogado por la Uniformada en el cuartel de Puerto Nuevo. La madre del bebé, Xiomara Rodríguez López, estaba bajo la custodia en el Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan para ser entrevistada.

Según explicó el trabajador social y criminólogo Víctor García Toro, las personas involucradas en asuntos ilícitos –como narcotráfico o violencia de género– ponen en riesgo a sus familiares y allegados sin necesariamente ser conscientes de ello.

“Son personas que no tienen la capacidad de discernir. Viven en un ambiente de riesgo, pero no les da la capacidad para pensar que algo malo les va a pasar”, dijo García Toro.

Una realidad innegable es que las víctimas y victimarios del crimen son cada vez más jóvenes. Estudiosos del crimen en la Isla, como la doctora Dora Nevares, han llamado a esta nueva generación de sicarios como “los hijos de la mano dura”. Esto, en obvia referencia a la estrategia anticrimen que imperó entre los años 1993 y 2000. Nevares no estuvo ayer disponible.

Empero, el sociólogo Joel Villa afirmó que “los hijos de la mano dura” son los jóvenes que hace dos décadas se levantaban en los caseríos viendo a policías y militares, y que presenciaron el arresto de uno o ambos padres.

Esta generación, abundó Villa, creció con una “sensación de impunidad”, ya que el esclarecimiento de crímenes mayores es de apenas 30%.

“Pueden matar a cualquier persona porque sienten que no los cogerán”, dijo Villa, al recalcar que la “mano dura” falló en implementar su contraparte conocida como “mano amiga”, que consistía en programas de prevención e intervención temprana.

 

Cuestionar…


Toda autoridad es ilegítima hasta que pruebe su pertinecia

Video: «Con la fianza no se juega»


Publicado en Claridad: Votar “NO”, es votar más allá de la fianza


Votar “NO”, es votar más allá de la fianza

Por:  Gary Gutiérrez para Claridad : martes, 24 de julio de 2012

 El próximo 19 de agosto, convocados por la actual administración colonial, el pueblo de Puerto Rico votará para decidir el futuro de una de sus protecciones constitucionales, el derecho absoluto a la fianza.

El aparato colonial, dirigido por sus alcahuetes publicitarios, se ocupa de difundir la idea de que esta consulta se trata de una reafirmación de los valores de “las personas decentes” frente a la decadencia y depravación moral de los que llaman “ellos”, es decir de “los criminales”.

De esta manera el partido de gobierno, utilizando la estructura gubernamental repite estribillos como: “si NO votas, ellos ganan”, apelando así a la visión conservadora de los trabajadores pobres que en Puerto Rico se consideran clase media.

Trabajadores pobres que, mientras reciben el embate de las decisiones gubernamentales para favorecer a los ricos, compran la definición de que sus enemigos son los sectores más débiles y explotados de la sociedad, es decir los realmente pobres y los subproletarios.

Sin embargo, más allá del miedo a la criminalidad con que los capitalistas del desastre enmarcan esta consulta constitucional, lo que verdaderamente se dirime el 19 de agosto es si Puerto Rico valida o no el estado de Fascismo Social que imponen los actuales administradores coloniales a nombre de su verdadero representado, el capital.

“Fascismo Social” es un término acuñado por el portugués Boaventura de Sousa Santos para explicar la falta de democracia en los regímenes neoliberales de la sociedad post-modernas o de la modernidad tardía.

Según De Sousa Santos, esta nueva versión no se basa en un régimen político como lo hizo el fascismo en las décadas del 1920 y 30, sino que ahora se apoya en un sistema social y económico donde las instituciones nacionales acceden y se someten ideológicamente al capital en espera de que éste sea el que construya una mejor sociedad.

El pensador portugués explica que este nuevo fascismo se puede dar en tres modalidades o combinación de las mismas: “fascismo del apartheid social”, donde el espacio físico se divide mediante reglamentación que reserva unas áreas para la gente de bien y otras para los salvajes sociales; “fascismo contractual” donde las relaciones de explotación se validan mediante contratos civiles que los débiles tienen que aceptar por falta de capacidad para enfrentarlos legalmente; y finalmente el “fascismo de la inseguridad’ que se produce manipulando el temor de las clases vulnerables, entiéndase la clase media, para que éstas cedan sus espacios a cambio de la protección que prometen los poderosos.

El resultado de este fascismo social, que por definición podemos decir que se viene estableciendo en Puerto Rico desde la década del 1990, es un estado de ilegitimidad donde grandes sectores de la población no se sienten representados por el aparato gubernamental.

Partiendo de una conciencia política educada y desarrollada, parte de ese sector que no se ve representado por el Estado y sus instituciones, recurrirá a la protesta en la calle, la desobediencia civil, la organización de partidos u organizaciones políticas, sindicales o comunales como forma de expresar y canalizar su repudio a ese fascismo.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los marginados por este nuevo fascismo no cuentan con esa conciencia social, por lo que responden como pueden a la marginación y exclusión producto de este régimen.

Para estos últimos entonces, el “buscárselas como se pueda”, en algunos casos incluye el criminalizarse, es opción que se convierte en una forma inconsciente de enfrentarse o contestar la violencia excluyente de ese Estado que dejó de representarles.

Para un ejemplo simple basta mirar al joven adolescente, quien ve en el narcotráfico las oportunidades económicas que el sistema legal le niega al condenarle a empleos chatarras que ni siquiera llenan sus necesidades básicas de subsistencia.

Es por esta razón que la consulta del 19 de agosto tiene una importancia trascendental.

Sí guiado por el miedo a la violencia social, el pueblo respalda limitar el derecho absoluto a la fianza, lo que realmente estará respaldando simbólicamente es el fascismo social que se atrinchera en Puerto Rico, generando la exclusión que termina produciendo la violencia que les aterra.

De esta manera se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que si el país continúa comprando el discurso excluyente que desde el aparato gubernamental imponen los tecnócratas y burócratas al servicio del capital, continuará construyendo una sociedad donde cada vez más personas se sientan descartadas o no representadas, por lo que cada vez habrá más violencia y más criminalidad.

El 19 de agosto le va la vida a la democracia puertorriqueña, no sólo porque está en juego uno de sus derechos constitucionales, sino porque está en juego las bases de la relación entre el ciudadano y el Estado.

Si verdaderamente queremos controlar la criminalidad y la violencia, no hay más opción que votar que “No” en esta consulta. Hacer lo contrario es votar a favor de la violencia y la criminalidad producto del fascismo social que impera en la Isla.

 _______________________________________

*El autor es profesor universitario y estudioso de la justicia criminal.

 

Participación en: «Hablemos de fotografia con Evelyn Espaillat»


Durante una de mis visitas a la República Dominicana tuve la suerte de compartir con el colectivo de «HABLEMOS DE FOTOGRAFÍA con Evelyn Espaillat» que todos los sábados se transmite por RADIO ZOL 106.5 fm.

Aquí puedes escuchar la primera parte de esa entrevista.
Aquí puedes escuchar la segunda parte de esa entrevista.
Aquí puedes escuchar la última parte de esa entrevista.
Con el colectivo de Hablemos de Fotografía com Evelyn Espaillat

 

Preguntándome si votar y por quién votar…


Por Gary Gutiérrez

Durante su patética participación en Fuego Cruzado la pasada semana, el candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD) pidió que respaldaran su candidatura, pues sólo El tenía oportunidad de vencer al incumbente.

Al escuchar este llamado al voto de castigo vino a mí una conversación que hace unos meses tuve con amigos y amigas profesores, periodistas y políticos en La Casa de las Tías de Ponce.

En aquella ocasión mientras disfrutaba de un hamburguer y un mojito, que de paso siempre son espectaculares, escuchaba como los compañeros y compañeras hablaban sobre la necesidad que tiene el candidato a la gobernación por el PPD de hacer alianzas si quería ganar las elecciones.

Como conversación de académicos e intelectuales, la misma estaba cargada de ejemplos y teorías que ilustraban y justificaban las alianzas como alternativa electoral frente al poder económico de la derecha en el País.

Por varios minutos, permanecí callado. No sé si fue el colesterol del hamburguer o el alcohol del mojito lo que me hizo reaccionar, pero tras un rato escuchando me levanté y dije: “Ustedes me perdona, pero no se de qué alianzas hablan. Uno sólo puede hacer alianzas con gente que busca hacer gobierno y esta gente lo que busca es ganar elecciones.”.

El silencio y la frialdad en la mesa me cayeron como un balde de agua fría. “Volví a hablar de mas” pensé en silencio. Sin embargo las expresiones en Fuego Cruzado del candidato a la gobernación me reafirman en mí pensar.

La meta de esta gente no es hacer gobierno, lo que quieren es quedarse ellos con el gobierno. El candidato no fue a Fuego Cruzado a tender lazos y buscar puntos de convergencia con otros sectores que se oponen al neoliberalismo conservador del actual gobierno.Bueno, ni siquiera dejo claro que estuviera en contra de ese neoliberalismo conservador.

Fue allí, primero a justificar bajo la bandera de la disciplina de partido, la fascista amonestación al legislador disidente y segundo a buscar que, sin dar nada a cambio, los que se oponen al partido en el poder le den un cheque en blanco, porque él es el que tiene “oportunidad de ganar”.

Admito que todavía no tengo claro si voy o no voy a votar. Creo que el voto es una herramienta para ser usada o no de acuerdo a las necesidades.

Ahora bien, después de la entrevista con Fuego Cruzado, lo que si tengo claro es que no voy a votar por “el que tenga oportunidad de ganar”, voy a votar por el que mejor encarne o represente mi forma de pensar y mis ideas para el futuro del país, aun cuando este no tenga oportunidad de ganar.

Votar por lo que uno crees nunca es botar el voto. Claro no puedo decir lo mismo de la lógica del candidato Popular. Paz y anarquía…

Citado por NotiCel en Kendo Kaponi y otros reggaetoneros vinculados con «productor» arrestado


Accese publicación original en Noticel

 
Kendo Kaponi y otros reggaetoneros vinculados con
Por: Cristina del Mar Quiles 10/04/2012 7:17 am
El supuesto productor de reggaetón arrestado el sábado por múltiples violaciones a la Ley de Armas, ha sido vinculado por la Policía con los exponentes de este género musical Baby Rasta & Gringo, además de con Kendo Kaponi. Pero estudiosos de la criminalidad advirtieron que sería muy simplista identificar un género musical como causante de actividad criminal.

Lo cierto es que el género ha tenido una racha en los últimos años con el arresto de varias figuras de alto perfil en la industria. Desde José Luis «Coquito» López, un productor asesinado y vinculado al narcotráfico, pasando por Ángel «Ángelo Millones» Ayala Vázquez, un narcotraficante convicto que financiaba conciertos del género, hasta Raphy Pina, quien enfrenta acusaciones de lavado de dinero y fraude hipotecario, el género ha sido impactado con vinculaciones públicas con la actividad criminal.

El más reciente caso fue el de Mario Montañez Gómez, también conocido como “EME El Mago”, quien fue arrestado el pasado sábado en el centro comercial Prime Outlets, de Barceloneta, luego de un intercambio de disparos en el área del estacionamiento. Allí se le ocupó un vehículo y un arma alterada para convertirla en automática.

La casa productora Eme Music figura como presentadora de la más reciente producción musical en que aparecen Baby Rasta & Gringo, “Los Duros”. Están en el mismo trabajo otros intérpretes como Kendo Kaponi, Bobby “El Lobo Negro”, Jomar, Pacho & Cirilo, Voltio y Santana. “EME El Mago» tiene a su cargo la “Intro” y la canción “Veredicto de Muerte”.

Además, «EME El Mago» aparece en varias canciones de Kendo Kaponi, cuyo estilo favorece el rap callejero y que, incluso, trata el tema de las guerras por narcotráfico en sus canciones.

NotiCel se comunicó con el manejador de los artistas, Ganda Duars, pero al pedirle una reacción al arresto de «EME El Mago», este descontinuó la comunicación y no pudo ser contactado nuevamente.

Dos efectos de un mismo fenómeno

El arresto del supuesto productor de reggaetón pone de relieve nuevamente una muy comentada relación entre este género musical y la criminalidad, en cuanto al trasiego de drogas y armas.

Sin embargo, para el criminólogo, Gary Gutiérrez, pensar el asunto como “causa y efecto” es una forma muy simplista de atacar el problema que arropa a Puerto Rico.

“El trasiego de armas ilegales en nuestro país es un negocio que aparenta ser lucrativo y no me sorprende que sea una opción para hombres jóvenes que están desarrollándose en el mundo criminal, sin decir que este es el caso”, comentó el sociólogo.

 Gutiérrez es muy enfático al establecer que tanto la criminalidad, como las letras de canciones de cualquier género que podrían considerarse como de contenido violento “son dos expresiones de un mismo fenómeno… La gente violenta puede que disfrute del reggaetón, pero no son violentos porque disfruten del reggaetón”.

El también profesor universitario coincide con otros expertos en el tema, que explican la problemática de la criminalidad en la desigualdad de clases sociales.

“Es muy fácil celebrar el que cogieron a este muchacho con esas armas, pero ¿eso significa qué?… Vivimos en un sistema violento, nuestra sociedad es producto de un sistema desigual donde se imponen los que tienen dinero sobre los que no tienen, ¿cómo esperas que de esa combinación no salga un país violento?”

 “En esa cultura de violencia, de la cual el rap es una expresión y no un causante, el tener un arma encima es una forma en que individuos que son marginados por la sociedad se sientan empoderados”, añade, al recordar la letra de un grupo de rap estadounidense que dice “el poder en mi barrio se establece con el barril de un cañón”.

Entonces, “es un simplismo, conocido en la sociología como pánico moral, tratar de vincular cosas como estas al reggaetón”.

Publicado en 80grados.net-Narcotráfico, problema o solución…


 

20120403-002112.jpg

80grados.net

Hace unos meses, sentado en medio de una veintena de líderes comunales de Ponce, les escuchaba definir “la criminalidad” como el principal problema de sus comunidades.

En medio de lo que parecía una letanía sobre lo malo que están las cosas, me atreví a interrumpir el diálogo preguntando: ¿Qué es lo que ustedes llaman criminalidad?

Para mi sorpresa, un incómodo silencio se apoderó del recinto donde nos encontrábamos. Se cruzaron miradas, surgieron caras de asombro ante la pregunta, pero no hubo respuestas.

Al paso de unos treinta o sesenta segundos que parecieron eternos, una joven mujer me dijo: “que mis hijos no puedan salir al patio a jugar por temor a que se encuentren en medio de una balacera”. Acto seguido pregunté, ¿en sus comunidades se reportan mucho robo, se roban carros o bicicletas?

Nuevamente el silencio fue la respuesta.

¿No creen que más que un problema de criminalidad, ustedes lo que tienen es un problema de violencia criminal y no criminal?; añadí.

Ante mis interrogantes, la mayoría de los presentes me admitieron que en realidad, el problema en sus comunidades es la violencia y que la misma es producto de dos situaciones interrelacionadas.

Primero la violencia producto de las presiones y frustraciones económicas, y segundo la agresividad que se usa para dirimir las controversias resultantes del ilegalizado narcotráfico.

Es así que esa “pobreza”, que genera tensiones económicas y que fomenta el narcotráfico como alternativa de empleo, se revela como el verdadero problema de la mayoría de las comunidades marginadas de la Isla.

Ante la explicación, la líder de uno de los sectores marginados más poblados de Ponce, se levantó y dijo: “en un sondeo informal que hicimos en mi barrio, el noventa y seis por ciento (96%) de los hogares no tienen un ingreso legal seguro”.

“El único trabajo viable es el punto de droga”, estipuló mientras explicó que los requisito de cartas de antecedentes penales, pruebas de sangre y orina y ahora historial crediticio hace prácticamente imposible que un varón joven encuentre un trabajo legal que le permita ganarse la vida.

“Si un muchacho de veinte y tantos años tiene una pensión, probablemente se tiene que ir al punto y trabajar un par de turnos para poder pagarla y evitar ir preso” continuó explicando.

Sin embargo, a pesar del reconocimiento de esta situación, al entrar en la búsqueda de alternativa, este llamado liderato comunal, retornaba al discurso oficial y plateaban la necesidad de más programas policiacos en su comunidad, de talleres de manualidades o deportivos y la intervención de profesionales de trabajo social que les ayude a navegar el sistema.

El desarrollo de empresas comunitarias o cooperativas de producción, así como el financiamiento a bajos intereses para empresas familiares son alternativas que nadie trajo a la discusión.

¿Cómo es posible que nuestros jóvenes puedan desde la ilegalidad desarrollar, administrar, y sostener un complejo negocio internacional que incluye, producción, distribución, transbordo entre países y hasta un sistema de dirimir controversias? ¿Por qué esos jóvenes no están administrando negocios legales?

Sin restar importancias a estas interrogantes, del proceso narrado surge otra pregunta.

¿Para esas comunidades marginadas el narcotráfico es un problema o es la solución a su verdadero problema, la pobreza?

Si se mira fríamente la situación, la realidad es que en muchos casos el narcotráfico es la única forma para que los jóvenes hijos de los pobres se inserten en el mundo capitalista. Es la forma de contestarle al sistema que les condena a trabajos chatarras y a una vida de neo-servidumbre sub-proletaria.

De esta manera el ilegalizado negocio del narcotráfico, que desde la comodidad de la llamada clase media llamamos problemas, se revela como la única forma de inclusión económica para un sector, cada vez mayor, de los jóvenes en el país.

De igual manera, desde esta perspectiva, el narcotráfico parece ser una de las pocas alternativas que tienen las comunidades marginadas para afrontar sus necesidades diarias.

Después de todo, es “el punto” la única institución que funciona en muchas de estas comunidades. Es “el bichote” quien emplea, provee la seguridad, ayuda a los viejos con sus necesidades y hasta financia los eventos deportivos culturales, deportivos y alguna que otra fiesta religiosa que desarrollen en la comunidad.

Por supuesto que eso viene con un precio, la violencia. Es decir que esas aportaciones que hace el punto son de alguna manera una forma de pagar el silencio y la ansiedad que impone vivir en la ilegalidad.

¿Pero qué otra opción queda? No es como que los poderes políticos y económicos les tienen alternativa.

Al definir como principal problema la criminalidad, y no la pobreza que enfrentan estas comunidades, tanto el administrador colonial como su principal contrincante, condenan a nuestros jóvenes marginados al círculo que hasta ahora les llevó a criminalizarse.

En su mensaje de situación de la colonia frente a la legislatura local, el administrador Luis Fortuño dedicó cinco (5) de las veintiuna paginas de su exposición al tema de la criminalidad. Sin embargo en todo el documento no aparece la palabra pobreza.

De igual forma, en ninguna parte del voluminoso documento llamado Plan Anticrimen de Alejandro García Padilla aparece el término.

En fin que cabe preguntar ¿El principal problema de Puerto Rico es la criminalidad o es la pobreza?
Si su respuesta es “la pobreza”, entonces tendrá que admitir que para muchos el narcotráfico se verá como solución.

 

Sobre la legalización de la droga: respuesta a una carta en el Listín Diario


Por: Gary Gutiérrez

La rutina mañanera de utilizar Twitter para echarle un vistazo al quehacer noticioso mundial me llevó a una carta en contra de la posible legalización del mercado de las drogas publicada por la publicación dominicana en línea, el Listindirario.com[1].

El escrito es una respuesta de una ciudadana a la iniciativa del presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, quien buscando alternativas a la violencia que produce el narcotráfico, tanto en los países productores como en los que sirven de puente para la distribución, hizo un llamado para que los países latinoamericanos revisaran las políticas prohibicionistas en busca de alternativas que ayuden a manejar y reducir los daños antes señalados.

Desde su primer párrafo, el escrito se presenta como una recolección y reproducción de datos erróneos, falacias y medias verdades que desde el final del siglo XIX empujan y sostienen el “pánico moral” que sirvió de base para que en siglo XX se ilegalizaran unas sustancias que coexisten con la humanidad desde siempre.

En su exposición, la autora comienza señalando la posibilidad de que “fuerzas poderosas con marcado interés en este espinoso tema” estén detrás de esta iniciativa abolicionista.

Obviamente este señalamiento es producto de la mal información característico de las discusiones sobre este tema.

Si algo se ve claro al estudiar la historia de la prohibición de las drogas, es que el manejo legal de estas sustancias, sobre todo las campañas de temperancia que llevaron a las prohibiciones, siempre fueron y son el producto de intereses ideológicos, xenofóbicos y económicos que no tenían ni tienen nada que ver con los efectos y peligros del uso o abuso de las mismas.

Es demagogia hacer ver como si fueran los sectores que hoy buscan cambiar la forma leguleya como se manejan las sustancias, los que manipulan la información y empujan intereses paralelos.

La realidad histórica apunta a lo contrario.

De igual forma la carta cuestiona si quienes empujan las reformas y cambios de paradigmas “han dimensionado las consecuencias a las que se expone una sociedad como la nuestra, que no alcanza asimilar siquiera la razón de ser de este debate”.

La respuesta tiene que ser, preguntar si los empresarios morales que hoy todavía insisten en la insanidad de la prohibición, no ponderan la dimensión del costo que hoy pagamos en dólares y sangre por la prohibición.

Como parte de su defensa a la fracasada prohibición, la autora pregunta: “¿qué sería de nuestra juventud si esta propuesta tomara cuerpo y se materializara de la noche a la mañana? ¿Es que acaso se consume menos alcohol o tabaco por el hecho de que sean legales? Son muchas interrogantes, la mayoría de ellas sin respuestas. ¿Por qué no se invierten más recursos, energías y esfuerzos en campañas en contra del consumo de las drogas?”

El escrito no contesta las mismas, pues las respuestas a las tres preguntas pudieran servir de base a la propuesta de legalización de las llamadas drogas que hoy nos llega desde Guatemala.

Es precisamente bajo la prohibición y no bajo la despenalización que nuestra juventud, en especial los varones, dejan sus vidas en la cárcel o desangradas en las calles.

Hoy día, bajo el régimen prohibicionista los jóvenes menores, no tan sólo tienen más acceso a consumir las sustancias, se les hace más fácil entrar en el negocio de distribuirla o venderla.

Sobre la segunda pregunta, la respuesta es sí, a nuestros jóvenes se les hace más difícil consumir las drogas legalizadas como el alcohol y la nicotina que usar las sustancias prohibidas. De hecho, en el propio escrito, la autora admite más adelante que es mediante educación, y no prohibición, que se lograron reducciones en el uso del tabaco.

“Ha quedado demostrado que en los países donde se han llevado a cabo campañas de educación sobre el daño que ocasiona el tabaco, el consumo se ha reducido. Mientras haya consumo, habrá quien esté dispuesto a proveer, de eso no hay dudas. Hay que tomar en cuenta también que el muy lucrativo negocio de las drogas se rige por la ley de la oferta y la demanda” estipula el escrito.

Por otra parte, el escrito demuestra desinformación al exponer que “(l)a experiencia de Portugal, citando sólo un ejemplo, nos demuestra que el consumo no ha disminuido, sino que, por el contrario, los jóvenes pasan más tiempo en hogares y centros de reclusión y rehabilitación”. La política de tolerancia desarrollada en el Portugal ha logrado reducir la violencia y los daños colaterales como el traspaso de enfermedades contagiosas. De igual forma reportan que el uso de estas sustancias no ha disminuido, pero tampoco ha crecido como en los países prohibicionista. Más importante aún, reportan un aumento en la edad de los usuarios, lo que implica que los jóvenes comienzan más tarde a usar drogas. Por último añado que Portugal reporta menos usuarios de drogas blandas como la marihuana dan el brinco a sustancias más potentes o fuertes.

La ciudadana termina diciendo: “Como madre, como ciudadana, me niego, me niego rotundamente a esta propuesta. Busquemos otra alternativa, porque legalizar las drogas en un país donde el consumo crece de manera alarmante, insisto, no es ni será nunca la mejor opción.”

Como académico y estudioso del tema le digo respetuosamente que como madre y ciudadana es importante educarse, para evitar endosar agendas moralistas y fallidas que le cuestan la vida a nuestros jóvenes. Al fin y al cabo, “donde el consumo crece de manera alarmante” es bajo la prohibición que los empresarios morales nos imponen.


Citado en Sistema TV Informa: En el Tintero – Análisis del alza del crímen en Puerto Rico


El criminólogo Gary Gutiérrez y el periodista Ariel Rivera Vázquez conversan sobre la alarmante situación en Puerto Rico en donde siguen en ascenso los crímenes violentos y sobre la afirmación de algunos expertos de que la Isla está a punto de convertirse en un narco-estado/país.

Sistema TV Informa: En el Tintero – Análisis del alza del crímen en Puerto Rico

Noticia y persona del 2011, según Gary Gutiérrez


La noticia del año en Puerto Rico para mi es «LA VIOLENCIA» y la persona del año, «EL ASESINO»

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: