Por aquello de variar, me puse a jugar con productos del mar sobre brasas.

Luego de marinar por una hora unos filetes de basa y unos camarones con un aderezo seco de “limón y pimienta” y aceite de oliva, tiré los mismos sobre un “grilling mat”. Un par de minutos por cada lado fue suficiente para cocer los mismos a perfección.

Sencillo, fácil de hacer y sabroso, pero sobre todo sexy… Esto amerita una cavita pa’ acompañar.

¡Buen provecho!