Para comenzar trocé el pollo y lo puse en una salmuera por casi 36 horas en el refrigerador.

Pasado el tiempo, puse las piezas del pollo en aceite caliente a fuego medio alto hasta que se cocieron completamente.

Inmediatamente después de removerlas del aceite, y aun caliente, las espolvoreé con sazón comercial. En este caso “Lemon & Peppe”, pero asumo se puede usar con el que se prefiera.

El resultado fue inesperado. Un pollo frito con múltiples capas de sabor, genial para acompañarse con cervezas.

¡Buen provecho!!!!