Entrando en la pandemia, el horno de microondas de mi casa finalmente colapso.

Ante la situación, decidí que no gastaría dinero en otra tetera glorificada, así que compré un horno de mesa que funciona en varias modalidades.

Para probar cómo “brega”, decidí preparar unos camarones en la modalidad de “broil”.

Usando una mezcla comercial de especias y hierbas, mariné los camarones con un poco de aceite de oliva y jugo de limón amarillo.

Tras una hora en la marinándose en el refrigerador, ensarté los camarones en un palito y al “broiler” por 10 min a 450° Fahrenheit.

Simple y sabroso… Para esto por lo menos, el económico hornito bregó de maravilla.

¡BUEN PROVECHO!!!!