Colocas las costillas cubiertas con el “rub” de tu preferencia en un asador cubierto a fuego medio e indirecto.

Cuando las piezas lleguen a una temperatura interna de más o menos 165° Fahrenheit es el momento de bañarlas… Luego de irrigar las costillas con salsa de guayaba, de vuelta al “barbi” hasta que la temperatura interna alcance los 205° grados.

Eb ese punto, las sacas y las dejas descansar unos minutos.

Es el momento de disfrutar la espera con una fría, cortar las costillas y disfrutarlas… buen provecho…