Ante el obsceno calor del verano caribeño, decidí almorzar un sándwich de ensalada de camarones.

Mientras los camarones se cocinaban en agua, machaqué un ajo y lo incorporé al aceite de oliva sazona con sal y pimienta negra.

Cocidos los camarones, los piqué en trozos y los sazoné con albaca fresca y una pizca de pimienta roja.

Para terminar, incorporé los camarones al aceite saborizado con ajo, tosté un pan ciabatta que aderecé con mayonesa comercial y finalmente monté el sándwich para servirlo con “chips” y una cerveza….

¡Buen provecho…!