Hace unos días me dio con buscar alternativas mexicanas que se pudieran preparar en la barbacoa. En aquella ocasión, preparé unas carnitas en el horno holandés.

Por supuesto, de la aventura con las carnitas, sobraron plantillas, así que cuando vi churrasco a buen precio en el supermercado, la conclusión fue evidente, “tacos de carne asada es la que hay”.

IMG_2745

Además del churrasco, compré cilantro y  le sumé un limón y una naranja que sobró de las carnitas. También le añadí  aceite de oliva y ajos. Todo.  Coloqué todo picado, sazonado con sal y pimienta a gusto y con los jugos exprimidos sobre la carne en un cubilete por unas tres horas. Doce sería espectacular, pero esto me lo improvisé cuando vi el churrasco en el colmado.

IMG_2746

Para la cocción, utilice el pequeño Weber Smokey Joe cargado con carbón suficiente para cubrir su parrilla inferior. Es decir una sola hilera de carbón para generar brasas moderadas que cocinen la carne sin quemarlas.

Unos 5 minutos fueron suficientes para que el churrasco alcanzó el punto. El churrasco es la única carne de res que me gusta sobre el punto medio de cocción.

Una vez fuera del fuego la terminé con sal gruesa y la dejé descansar unos 5 minutos.

IMG_2747

Como complemento para los tacos, cilantro picado, tomates, cebolla cruda, sal gruesa y pimienta, todo amarrado con aceite de oliva y jugo de limón fresco.

Terminé el taco a gusto con salsa comercial para darle picantito…

¡BUEN PROVECHO!