La búsqueda de acompañantes o “side dishes” es parte integrante de la labor del asador de patio.

En este caso, mientras preparaba una ensalada de papa recordé tener en la nevera un pote comercial de wasabi, o bueno imitación. En realidad es pasta de rábano picante.

Así que preparé la ensalada de papa como a mi me gusta. Sin manzanas y con pimientos rojos frescos, cebolla, aceitunas, aceite de oliva, mayonesa y para terminar le añadí a gusto la salsa de wasabi.

Me impresionó la forma en que la salsa de wasabi elevó la complejidad de la mundana ensalada y sobre todo lo bien que esta hizo frente y complementó los fuertes sabores de un pollo asado con salsa de barbacoa.

Si a usted le gusta las comidas con “kick”, esta puede ser una alternativa para elevar la aburrida ensalada de papa que aprendimos a comer de niño.

Trátelo y déjeme saber cómo le fue…

¡buen provecho!