Regularmente, cuando hacemos barbacoa, vemos la carne como el producto final.

Cosa que se entendible. Después de todo, pocas cosas encarnan la perfección de la simpleza como carne sobre brasas vivas.

Sin embargo, según uno se adentra al ahumado mundo, con el tiempo descubre diversidad de técnicas para potencial los sabores que naturalmente se desarrollan sobre el carbón encendido.

Una de las verdades que le son reveladas a los que con sudor pagán el precio de iniciación es que una vez cocidas al gusto, las proteínas, estás pueden ser consumidas directamente. Pero igual pueden ser protagonistas de platos más complejos.

En este caso, ¡tacos de “pull pork”!!!

Preparado el lomo delantero de cerdo a fuego indirecto (250° f) por 4 o 5 horas, se desmenuza y se adereza con su salsa de barbacoas. En este caso la de base de piña de Artesanías Gourmet.

Una vez listo, prepare las salsas de su preferencia. Como el vecino me regaló un aguacate, le metimos al guacamole. Hay miles de recetas en la internet.

Caliente las plantillas de maíz y sírvalo “family style” para que cada quién se prepare su taco como prefiera.

¡buen provecho!