Por Gary Gutiérrez

Si bien es correcto que no solo de pan vive el hombre, como reza el libro de los cristiano. También es cierto que con carne solamente no se sobrevive saludablemente.

Por eso, buscando con que acompañar un “cowboy steak” grillado y acompañado con papas asadas en romero que compartiría con la doña y con mi madre, se me ocurrió que una ensaladita fresca nos ayudaría a la digestión.

Espinaca fresca, queso azul y uvas, bastaron par,a combinadas con un aderezo de balsámico, aceite de oliva, sal y pimienta, ser el complemento perfecto para nuestro almuerzo dominical.

En esta ocasión, como estaba la vieja y el calor ponceño estaba encendi’o, lo bajamos con una cavita rosada friiita que cayo como gloria…

 

¡Buen provecho…!

Anuncios