Por Gary Gutiérrez

Cuando viene a gastronomía, el concepto “rico” es uno interesentísimo para mi.

Coloquialmente utilizamos el término como sinónimo de sabroso o bueno.

No obstante, culinariamente hablando “rico” implica sabor fuertes, sustanciosos, pesados, profundos. Cosa que regularmente es positiva, pero que igualmente puede también ser abrumante.

En fin que en este caso, y hablo de la sopa de res que me comí en El Candil, no importa como se entienda el término aplica.

La sopa de res, como el resto de la oferta de los caldos y potajes que se sirven en El Candil, es una rica tanto en gusto como en profundidad de sabores.

Tiernos pedacitos de carne flotando en un “rico” caldo de dulzón trasunto producto de los vegetales, aromáticos y especias que se complementan a la perfección.

En resumen, lo importante es que a solo tres o cuatro ediciones, las sopas que los sábados complementan la oferta de sandwiches y quesadilla en la Librería El Candil de Ponce son verdaderos ejemplos de lo que es comida “rica”.

¡Buen provecho!

Anuncios