Para algunos tejanos, sobre todo los agricultores, el año comienza comienza comiendo pan de maiz -sin azucar- y frijoles “black eyed beans” guisadas. Esos que en Puerto Rico se les conocen como frijoles “culo prieto”.

En nuestro caso, esta sustanciosa delicia que simboliza los deseos de abundancia alimenticia para el nuevo año, es una de las formas en que mi compañera Sharon se mantiene cerca de su familia y tradición.

En esta ocasión, los frijoles se guisaron con tocineta, embutidos alemanes y jamón de pata. 

No soy religioso ni supersticioso, pero eso no quita que me disfrute las tradiciones. Así que me sacrifique en nombre de las buenas costumbres

Buen provecho y un 2017 de salud y resistencia…

Anuncios