En fracción de segundo, la segada vida del pequeño reptil era vida para el felino callejero. 

Anuncios