No solo es guerra de clase, con Promesa los ricos se quitaron los guantes para dejarlo claro…

Anuncios