«El onanismo burocrático no puede ser visto como reforma…»