Por Gary Gutiérrez

img_8290El coloniaje en el Caribe, el desarrollo histórico de los imperios que ocuparon la región, la evolución de Estados Unidos como imperio, el desarrollo del coloniaje al servicio del capitalismo y rol de todos esos procesos en Puerto Rico; son parte de los temas tratados por Aarón Gamaliel Ramos en su nueva publicación.

Bajo el título “Islas Migajas, los países no independientes del Caribe contemporáneo”, el profesor de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras dirige a los lectores un un viaje histórico por los procesos económicos, sociales y políticos que experimentó y todavía viven los pueblos de la región caribeña, como sobrevivientes tanto del imperialismo europeo, como del estadounidense.

Dividida en dos partes y usando como referentes al Reino Unido, Francia y Holanda, la publicación de Gamaliel Ramos documenta la llegada del coloniaje europeo a la región caribeña, así como la inserción de Estados Unidos sustituyendo a España en esa empresa imperialista.

En el caso específico de Estados Unidos, el académico marcas dos periodos distinguibles en su historia imperial.

La primera que se caracterizó por la intención de incorporar los territorios a la Federación y que comenzó con las expansión al oeste de las treces colonias originales. Mientras la segunda etapa imperial estadounidense, que comenzó con su victoria en la Guerra Hispanoamericana y que marco el desarrollo de esa nación como metrópolis a la usanza del imperialismo europeo.

img_8274De igual forma, en la publicación Gamaliel Ramos traza el desarrollo del coloniaje caribeño dividiéndolo en tres etapa. Estas mutaciones, según el autor, respondieron a la necesidad de adaptar las relaciones políticas a la evolución del capitalismo.

El colonialismo directo, es la primera de estas etapas señaladas y se caracterizó por estructuras y administradores nombrados por las metrópolis.

La segunda dónde, respondiendo a los discursos descolonizadores provenientes de Africa y Asia, las metrópolis experimentaron dando espacio a proyectos de administración criolla.

Finalmente, y usando como excusas la corrupción, las violaciones a las leyes de narcotráfico y lavado de dinero, así como las violaciones a los derechos humanos supuestamente resultante de la segunda etapa, las metrópolis entran en una nueva etapa retomando el control de facto de las administraciones coloniales.

A esta tercera etapa Gamaliel Ramos la llama “la recolonización”

En el caso de Puerto Rico, Islas Migajas documenta de forma clara que lejos de ser un caso especial, o un arreglo político de avanzada, es un ejemplo de como Estados Unidos se incorporó a a esas etapas o faces coloniales.

Es decir la administración directa mediante gobiernos militares y el en los gobernadores nombrados por la presidencia de Estados Unidos, el Estado Libre Asociado como la forma de adaptar la relación Estados Unidos y Puerto Rico a la tendencia de permitir algún grado administración local que caracterizó la segunda face del proceso. Y finalmente, por no mencionar la posibilidad de una Junta de Control Fiscal, la forma que las agencias federales y el tribunal estadounidense van aumentando sus competencias sobre la vida diaria de los puertorriqueños.

En resumen que Islas Migajas no solo es una lectura que obliga a los puertorriqueños a mirarse como parte del caribe colonial. Es una documentación excelente de como esos procesos políticos siempre funcionaron y funcionan para beneficio de los poderes capitalistas que controlan la vida de las colonias.

Igualmente deja claro la difícil tarea que implica desarrollar las condiciones para que los pueblos caribeños logren superar la mentalidad colonial que domina su existencia.


Anuncios