Letras y fotos por Gary Gutiérrez*

Unas dos mil personas se reunieron en Ponce, Puerto Rico, para marchar en repudio a la empresa supranacional Monsanto.No Monsanto_20160518-138_Ponce

De esta manera, esos boricuas se integraron a la “glocal” actividad que el movimiento en contra de la empresa productora de herbicidas realiza cada año en mayo. “Glocal” es el término que se utiliza para describir eventos locales individuales, que a su vez forman parte de una movilización a nivel mundial.

Monsanto y sus desdichas aparte, la actividad en Puerto Rico fue una iluminadora experiencia, pues por primera vez en mucho tiempo fue notable la participación de los jóvenes.

Por muchos meses la mayoría de las actividades contestatarias, tanto de protestas, como de educación o formación convocadas por grupos comunales, políticos o culturales en el sur del país, aparentaron tener como denominador común que la edad promedio de los asistente era de sobre sesenta años.

No Monsanto_20160518-154_PonceIncluso en las pocas actividades en que se notó la presencia de jóvenes, la misma claramente respondía al requerimiento de sus maestros o profesores. Aún en algunas actividades convocadas por grupos de universitario, el público era mayormente viejos.

Claro, podemos discutir las premisas anteriores. Incluso de entender que las mismas no son correcta, no debe perder el tiempo leyendo el resto del escrito.

Estipuladas las diferencias.

No Monsanto_20160524-056_PonceNo obstante, si usted sí está de acuerdo con las premisas, lo importante es que para usted, en términos generales los jóvenes del país no responden a, o no les interesan, las protestas, manifestaciones o actividades convocadas desde los sectores de más consciencia ambiental, social o política.

Si esto es así la pregunta lógica es por qué no les interesa, o si les interesa, por qué no se movilizan.

El tema de la movilización se trató hace unos años en una colaboración publicada en la revista virtual 80 Grados bajo el título ¿Qué les pasa que no se rebelan?. El escrito recoge el trabajo del psicólogo clínico Bruce E. Levine titulado: “8 Reasons Young Americans Don’t Fight Back: How the U.S. Crushed Youth Resistance”.

No Monsanto_20160524-065_PonceEn el escrito Leviene detalla la deuda estudiantil, la medicación de la inconformidad, la educación disciplinaria y no libertaria, la desvalorización por el trabajo intelectual, la normalización del estado de vigilancia, el escapismo de la sociedad del entretenimiento y el resurgimiento del fundamentalismo religioso, como razones para que la juventud estadounidense no se revele cómo ocurrió en otras latitudes.

No es necesario un estudio sociológico para ver que esas premisas aplican casi al dedillo a lo que se discute en este trabajo, la inmovilidad de la juventud ante los asuntos que afectan su vida política social y económica.

Sin embargo por qué entonces la aparente alta presencia de jóvenes en esta protesta contra Monsanto.

Mirando a los jóvenes que participaron en esta marcha contra Monsanto, es notable que los mismos parecen corresponder a jóvenes que, apartándose del discurso político tradicional, están integrados a espacios de autogestión comercial u agrícola.

No Monsanto_20160524-054_Ponce - CopyParecería entonces que estos artesanos o artesanas, que los y las pequeñas agricultoras, que los y las teatreras, que los y las grafiteras y artistas plásticas, o que los y las empresarias movidas por la necesidad de “comercio justo”, encontraron en lo que representa la protesta contra Monsanto, el eco de una forma de lucha que va más allá de los discursos tradicionales de la llamada “izquierda” del país.

¿Será entonces que para estos nuevos activistas, la necesidad de revolución no es política, sino sistémica y económica?

¿A caso estos y estas jóvenes decidieron “darse de baja” del paradigma político desde el cual la izquierda les convoca y se están organizando calladamente para desarrollar su propia libertad desde el desarrollo de un alternativo sistema económico inclusivo, solidario y paralelo o fuera del Estado?

Por supuesto, para muchos de los adultos que leen, estas preguntas son solo paradigmas de ilusorias luchas juveniles o de quimeras de jóvenes utópicos.

No Monsanto_20160524-014_PonceTal vez tengan razón, pero eso no descarta que lo utópico o ilusorio sea tratar de cambiar el sistema, validando prácticas discursivas electorales y representativas que terminan reproduciendo espacios de hegemonía para unos y de vulnerabilidad para los y las otras.

En fin que para quienes tengan ojos para ver y  oídos para escuchar, los y las jóvenes que participaron en la marcha contra Monsanto tienen mucho que enseñar.

Tal vez el triunfo de la marcha va más allá de la denuncia contra Monsanto. Tal vez el verdadero éxito de la demostración es que nos deja ver que es hora de que nos echemos al lado y dejemos el espacio para que esas nuevas generaciones desarrollen sus nuevos discursos.

Quién sabe realmente, tal vez ellos y ellas si tengan la capacidad de hacer realidad la consigna: “Modifiquemos el sistema, no la semilla”.

* Susanne López Rodríguez colaboró con este escrito

Anuncios