En el principio, inventando a dios, aquel hombre justificó su autoridad sobre el resto.

Entonces, aceptando aquel dios, el otro legitimó sobre sí esa autoridad.

Anuncios