Letras y fotos por: Gary Gutierrez

Durante más de treinta y cinco años, una máxima guía mi vida de casado. “Si la doña está feliz, todos estamos felices”.

Por lo tanto cuando doña Sharon, que regularmente exige muchísimo menos que el mínimo federal, me pidió que le acompañara al almuerzo organizado por su profesora de alemán,  la respuesta no ameritaba mucha meditación.

casa bavaria (1)
Grupo de Aleman de Inte-Ponce, mi razón para visitar Casa Bavaria.
Es así que me encontré mirando la costa norte de la Isla desde el salón terraza de Casa Bavaria.

Legendario establecimiento que celebra la tradición culinaria alemana y que está ubicado en la carretera 155 del barrio Peñas de Morovis.

Del saque hay que dejar claro que para un ponceño irredento como yo, Morovis es “donde el diablo hizo el nido y lo dejo por lejos”.

Sin embargo, con tan solo llegar a Casa Bavaria, atrás quedan las curvas y los malos ratos de la carretera.

No solo por lo agradable del local, la vista monumental y el servicio cariñoso, sino también por lo sabroso de su cocina.

casa bavaria (3)La carta es una fusión cuasi subreal entre la culinaria nacional y las delicias de tradición bárbara que incluye lo mismo mofongos y arañitas, como bratwurst y sauerkraut.

Siendo un lugar alemán, por supuesto, lo primero que se debe probar son los embutidos. Los mofongos y las arañitas, pueden esperar.

Servidas con pan baget, tanto los bratwurst a la brasa, como las salchichas polaca servidas en sala curry –las currywurst-, son la excusa perfecta para pedir una de las múltiples cervezas que tiene la casa.

casa bavaria (4)Claro, cero cerveza para el que esté guiando.

Pero no se frustre si usted es el conductor designado. Para usted Casa  Bavaria tiene una variedad maravillosa de jugos y batidas. Así que “chillin” que está cubierto.

casa bavaria (7)
Bratwurst sobre sauerkraut
Esos mismos bratwurst que se pueden ordenar de aperitivos, servidos sobre una cama de sauerkraut son una de las mejores entradas que tiene la carta como plato fuerte.  Altamente recomendadas si las adereza con un poco de mostaza amarilla y las complementadas con brot knödel, es decir bollitos de pan alemán hervidos.

casa bavaria (5)
Brot Knödel
Si quiere elevar los brot knödel a otro nivel, pídalos como acompañante del biergoulasch mit beilage, plato que en constancia de Ponce le llamaríamos, guiso de tres carnes y cerveza.

casa bavaria (6)
Biergoulasch mit beilage
Un fuerte potaje de carne de res, cerdo y ternera, con vegetales y salsa de tomate cocidos en cerveza que solo es recomendados para los comidistas línea dura o como dirían en el “Food Network”, “foodies hard core”.

Por supuesto, cuando usted ya está como chanchito pa’ navidades, la mesera lo va a humillar recordándole que en el primer nivel hay una nevera repleta de una selecta representación de la repostería del pueblo alemán.

casa bavaria (9)Solo por mencionar dos. Tanto el pastel de nueces en caramelos, como el pastel casa bavaria (8)de manzana son suficientes razones para que el diablo regrese a ese nido que dijimos dejó por lejos.

En fin que como ponceño altanero que soy, la idea de ir a Morovis me eriza los pelos de la nuca. Pero la verdad es que, luego de experimentar la Casa Bavaria, no le digo yo voy a Morovis.

Le doy pon al propio Diablo y le pago el almuerzo.

Bueno provecho.

 

 

Anuncios