Y al final, las radiantes cadenas del consumismo fueron más afectivas que las mohosas cadenas de la esclavitud.

Anuncios