“El Manco” puede dejar cojo y mudo al Caso Lorenzo

María de los Milagros Colón para NotiCel
08/03/2016 06:21 am

Largos periodos de paralización, y la posibilidad de que nunca desfile la evidencia completa en sala, es en lo que puede quedar el caso del asesinato del niño Lorenzo González Cacho, tras la decisión del Departamento de Justicia de acusar por la muerte del niño a un hombre que ya ha sido declarado improcesable por enfermedad mental en un caso previo.

Noticel
Noticel.com

En casos donde un acusado es declarado no procesable por insanidad mental “lo mandan a examen, a tratamiento” por un término para que el acusado regrese y el juez determine si es imputable, explicó a NotiCel el licenciado Pedro Malavé Vega.

Y este puede ser el escenario que le toque a Luis Gustavo Rivera Seijo, conocido como “El Manco”, si se prosigue con el proceso que comienza hoy, martes, cuando el Departamento de Justicia le presente cargos por el asesinato del niño González Cacho.

El año pasado Rivera Seijo fue declarado no procesable en otro caso de asesinato contra un deambulante pues fue diagnosticado con esquizofrenia.

Si esto se repite, el caso de Lorenzo podría quedar paralizado hasta que un perito demuestre que el acusado tiene la capacidad de entender el proceso judicial y colaborar con su abogado, dijo por su parte el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, Julio Fontanet Maldonado.

Aún si se determina que el acusado tiene capacidad para entender el proceso y colaborar con su abogado, al final del juicio podría pasar como el caso del deambulante, que Rivera Seijo fue declarado inimputable por sanidad mental. También, si el acusado entra en un acuerdo con fiscalía, la prueba del caso quedaría sin desfilar.

Para el criminólogo Gary Gutiérrez, acusar a una persona que ya ha sido declarada no procesable representa una falta de seriedad de parte de Justicia.

“Si se acusa a una persona bajo una circunstancia como esa, ¿cuál es la razón de mover todo el aparato judicial? ¿Cuán serio puede ser un sistema que hace eso? Sobre todo cuando es un caso que lleva seis años. ¿Cuál es el apuro que no sea ganarse los titulares?”, cuestionó.

Había trascendido que Rivera Seijo admitió haber asesinado al niño pero después se retractó. En el controversial caso, la madre del menor, Ana Cacho, perfiló como sospechosa durante la primera fase de la investigación a cargo del entonces jefe de los fiscales Obdulio Meléndez.

“Así puede seguir per secula, pero con hacer la acusación Justicia se lo saca de encima”, sostuvo Malavé. “Este es un sistema que realmente garantiza que no se puede enjuiciar a una persona incapaz mental, porque lo establece el procedimiento criminal. Se va pasando la responsabilidad en el último a cargo, que es el juez”, agregó.

El secretario de Justicia, César Miranda, oficializó el lunes que radicaría cargos contra el hombre de 37 años.

 

Anuncios