Por Gary Gutiérrez

Con una leve presión de su dedo, fue suya para siempre…

 

 

Anuncios