Foto: Reinaldo Millán Quiñones
Foto: Reinaldo Millán Quiñones

Buenas noches a todas y a todos.

En la conversación nacional son muy pocas las voces que desde una mirada crítica pretenden romper con el discurso establecido y rutinario sobre los asentados problemas del País en búsqueda no de discutirlos sino de entenderlos como paso previo para intentar resolverlos. En esa ruptura con lo que un amigo, ponceño como el autor del libro que me honro en comentar hoy, bautizó como “infotainment”, las intervenciones del amigo criminólogo, periodista, notorio sibarita y bueno en el sentido bíblico de la palabra, Gary Gutiérrez en la “plaza pública virtual” de los medios tradicionales y las redes sociales son una parada en medio de la inmediatez, la banalidad y la superficialidad entretenida pero inútil para intentar comprender un problema complejo que apunta a una realidad dolorosa sobre nuestra condición social.

PFile 8-19-15 1 47 14 PMor eso me honra el poder compartir con ustedes unos comentarios a manera de provocación sobre el libro Exclusión y violencia: breve mirada a la criminalidad “contestataria” en el Puerto Rico del siglo XXI. Al hacerlo, confieso de entrada que no soy ni de lejos un experto en los temas que aborda Gary en su libro. Por lo tanto no esperen de mi un análisis científico y todológico, de todólogo, del texto. Mi mirada y acercamiento al trabajo del profesor Gutiérrez es uno desde la periferia de la vivencia y la observación como método de comprensión y motivador de la acción que asumo desde mi condición de analista y actor en nuestro drama colectivo.

Luego de noviembre del 2011 visite por primera vez como sujeto de un proceso judicial una sala del Tribunal Superior de San Juan, en Hato Rey. Allí, dentro de una situación muy particular pude observar y analizar el espacio sociológico en que se mueve la interacción de los sujetos de un particular proceso judicial. Un grupo de profesionales, médicos, abogados, universitarios, todos residentes de sectores identificados como habitados por personas de afluencia económica, habían sido objeto de escalamientos en sus residencias en los cuales sus vidas habían estado en peligro. Los asaltantes, dos jóvenes entre las edades de 21 y 30 años, eran residentes de un sector rural del área metropolitana en su mayoría habitada por personas de escasos recursos económicos. Los asaltantes habían escalado estas residencias porque “sabían aquí hay chavos”. Lo curioso es que con el producto de sus escalamientos habían decidido alquilar una lujosa suite en un hotel del área de Isla Verde que habían convertido en almacén de su botín y centro de sus vidas paralelas. Sin embargo, al observar a su familia, estos representaban el perfil paradigmático de las comunidades pobres del País: madre que apenas debía tener entre 35 a 40 años, abuela que no debía tener más de 50 años, esposa que no debía tener más de 21 años y un grupo de niños que aparentaban tener poca o ninguna escolaridad, al igual que sus padres y parientes. Los perjudicados, no ocultaban su mezcla de desprecio y rabia al verse envueltos en un proceso “con esa gente”, cuando ya el haberse visto con un revolver empuñado por una mano nerviosa apuntando a la sien por más de veinte minutos y luego tener que revivir una y otra vez ese drama para luego de numerosas suspensiones judiciales finalmente pudiese verse su caso entendían ellos era esfuerzo suficiente que los perpetradores de los escalamientos debían pagar “pudriéndose en la cárcel”.

Este retrato de una situación ejemplificadora del drama individual tras el fenómeno social de la criminalidad puedo hacerlo con cierto nivel de detalle porque yo fui una de esas personas que sufrió la privación de su libertad y vio amenazada su vida.

Solo desde una comprensión de la dimensión social del fenómeno de la criminalidad, sus raíces y sus consecuencias más allá de las estadísticas podemos entender el fenómeno social de la conducta definida como delictiva más allá del resentimiento y la venganza, más allá de la atomización social y la adopción de los códigos de la guerra traducidos a la cotidianidad que desde el estado y desde la conversación social se pretenden entronizar como “análisis del crimen”.

El libro de Gary Gutiérrez, que consta de 108 páginas de texto divididas en un prólogo y tres partes acompañadas de una bibliografía sobre el tema, se enmarca dentro de la escuela de pensamiento y análisis de la “criminología crítica”. La misma es definida en la primera parte del libro por el autor como una nueva perspectiva desde donde mirar la desviación, lo criminal, la criminalidad, los desviados o los criminales, entendiendo estos no como un fenómeno de conducta antisocial del hombre y la mujer, sino como producto y productor cultural de la sociedad en que se produce. Por eso el enfoque de este trabajo es centrase en el entendimiento y discusión del orden social que produce la desviación criminal.

Derivado de esta visión es el entendido de que la definición del concepto del delito es producto de las estructuras de poder en una sociedad para garantizar sus intereses, surgiendo a partir de esa definición un discurso sobre los criminales, el crimen y la criminalidad que responderá más a consideraciones ideológicas entendiendo ideología como la construcción de una mirada justificadora de un orden social más que como una interpretación sociológica, donde el origen del delito se ubica en la estructura social y no en el individuo. En este capítulo, como en el resto de la obra, resulta refrescante la lectura en clave ácrata del autor de la realidad puertorriqueña, ubicándose en la antigua tradición anarquista que está presente en la historia de las reivindicaciones sociales en Puerto Rico desde finales del Siglo XIX.

Echando mano de la discusión realizada tanto por el anarquismo como por el marxismo originario sobre la relación clase, estado, producción e individuo como sujeto social, el autor deconstruye el discurso socialmente prevaleciente en la conversación sobre el tema de la criminalidad y su proyección desde el aparato ideológico estatal, identificando sus tendencias más significativas:

Photo 8-27-15 6 34 56 PMSi usted no se centra, se ajusta, o incluso “se cura”, e insiste en no comportarse como blanco, varón, propietario, heterosexual y cristiano, y en ese proceso, viola o se proyecta como posible violador de esos valores o normas que el blanco, varón, propietario, heterosexual y cristiano ha elevado a nivel de ley penal escrita, a usted se le etiqueta como delincuente o criminal y con usted trabaja el aparato represivo estatal.[1]

Dentro de las colindancias que estas distinciones establecen, el autor sostiene que la sociedad es una en permanente conflicto dentro del orden capitalista, donde la subordinación y explotación genera una respuesta “contestataria” de los sectores desplazados de la riqueza y el poder.

A partir de la definición del marco teórico en que se inscribe el análisis, el autor pasa a discutir las particularidades de la sociedad puertorriqueña y el acercamiento desde el estado al problema. Para Gutiérrez, la implementación en Puerto Rico a partir de la segunda década del siglo XXI del modelo neoliberal, entendido como el estado visto como un ente al servicio de la política económica en beneficio del sector bancario-financiero, así como el deterioro del orden colonial han llevado a un recrudecimiento de las políticas de exclusión y castigo de la conducta definida desde el estado y el discurso oficial como criminal, siendo el estado el instrumento de coerción social y garantía de la eficacia de las políticas de preservación del orden social capitalista-neoliberal-colonial:

…tanto la violencia como la criminalidad son parte esencial para el mantenimiento del estado colonial neoliberal imperante en Puerto Rico. Aplicando los principios de esa criminología (critica), se pudiera preguntar entonces si el Estado, representando los intereses del capital y las clases poderosas, utiliza el violento discurso sobre la criminalidad como una herramienta para justificar el control social y el mantenimiento de un orden basado en la subyugación económica.[2]

Para el autor, el desarrollo de esta política desarrollada desde este sistema que define como colonial, machista y capitalista, es una fórmula para el desastre que produce un clima de frustración que conduce a la violencia a los sectores excluidos y un sistema de leyes que terminan criminalizando esos sectores, produciendo a su vez un proceso de criminalización que lleva al estado a gastar miles de millones de dólares en el sistema penal y criminal, en medio de un proceso pendular de implementación de políticas que difieren de grados, oscilando entre la “mano dura” y el “castigo seguro”.[3]

La segunda parte del libro discute lo que el autor define como la “tripolaridad sistémica” donde discute los discursos provenientes de tres corrientes que permean la visión dominante sobre el tema de la criminalidad en Puerto Rico: el enfoque clásico, asociado a los orígenes del capitalismo y el surgir de la burguesía como clase dominante, el enfoque cristiano conservador y la influencia que esa corriente en el entorno norteamericano ha tenido en Puerto Rico y el enfoque del positivismo científico, en donde el autor entiende se pretende barnizar con “objetividad” lo que es, desde la ciencia y el derecho, un soporte ideológico del orden capitalista y los intereses de la clase dominante.

Tomo aquí distancia del análisis del autor en cuanto al carácter “conservador” de cierto discurso de origen cristiano. Aunque es innegable el hecho de que bajo la ancha cúpula de la Iglesia se han ubicado posturas y justificado acciones claramente retardatarias, no debe desconocerse que junto a este discurso han coexistido a través de los tiempos visiones alternativas que partiendo del mismo cristianismo proponen una visión humanista de raíz cristiana y reivindicadora de la dignidad de la persona frente a la desvalorización y cosificación a la que es reducida por el orden capitalista. Desde los originarios demócrata cristianos del Siglo XVIII que sufrieron la persecución de la Iglesia por su defensa de la democracia frente al matrimonio del trono y el altar, hasta los filósofos personalistas franceses de la década del ’30 del Siglo XX, particularmente Emmanuel Mounier y Jacques Maritain, hasta los mártires y defensores de los derechos humanos en Latinoamérica y África afirmados en una lectura liberadora del Evangelio. Es en esa colindancia del humanismo secular y el humanismo cristiano en defensa de la dignidad de la persona frente a la cosificación capitalista que se ancla a mi modo de ver la futura convergencia social superadora de siglos de explotación y enajenación.

Por otro lado, el análisis del profesor Gutiérrez llega en un buen momento, al menos para los que quieren informarse antes de decidir de cara al próximo proceso electoral y no acuden seducidos por el hipnotismo publicitario a emitir su voto. ¿Servirá el repaso del fracaso de la política de castigo y represión como amarga advertencia del camino trillado que no debe volver a recorrerse? El fracaso de la actual administración en implementar un enfoque salubrista al problema de la adicción a drogas y el combate a la industria del narcotráfico, que son dos cosas diferentes, es un prólogo cruel de lo que es capaz el complejo económico-religioso-mediático en su afán de mantener el status quo y el negocio derivado de la industria del narcotráfico, la venta y tráfico de armas, el lavado de dinero y la venta de influencias así como la industria de la falsa rehabilitación.

La lectura de este segundo capítulo del libro debería ser lectura más que obligada para todos los que desean enfrentar el reto de la transformación social del país, que comienza por entender que junto con la crisis política y económica vivimos una crisis social cuyas raíces se encuentran en un modelo económico y social que perpetua la desigualdad, la dependencia, la enajenación y sobre todo la despersonalización en aras de la individualización mercantilista y consumista de la persona humana, despojándolo de su inherente dignidad y convirtiéndolo en un mero objeto del mercado y una estadística, sin hablar de los que van quedando a la vera del camino en eso que el Papa Francisco ha llamado con sabiduría y dureza “la cultura del descarte”.

En la tercera parte del libro, titulada sugestivamente “Mirada desde adentro”, Gutiérrez se transforma de criminólogo a cronista de guerra, discutiendo desde la perspectiva de la criminología critica el clima de guerra social que entiende se vive en Puerto Rico, donde vemos el choque de dos violencias: la violencia represiva y protectora del orden social que proviene del estado y la violencia contestataria y alternativa de los sectores marginados, que buscan medios de inserción en la economía capitalista adoptando sus propios códigos en el mundo de la llamada economía informal y a la vez contestando con igual o mayor violencia lo que entiende es la represión y reacción del estado. Ahí el autor, mostrando trazos de su “vida anterior” como acucioso periodista criado en las comandancias de policía de la región sur, discute la representación del discurso sobre la violencia, la criminalidad, los pobres, la ley y el orden desde los medios de comunicación. Ya en el plano de la sociología, recomiendo la lectura de la discusión sobre el proceso de “bulimia social”, y como la sociedad ingiere, vomita y produce como residuo de su propia ignominia un ser desvalorizado frustrado y fracasado en ambas puntas de la guerra entendida como cambo de batalla de los desechos del deterioro social.

Luego de la impactante lectura por lo real y por lo proféticamente crítica de su mirada a la sociedad que nos ha tocado vivir, el libro de Gary Gutiérrez es un llamado a, parafraseando al evangelista favorito de este comentarista, conocer la verdad de forma tal que la verdad nos haga libres. Libres de un discurso y una política que solo conduce al fracaso y el ahondamiento de las causas de la pobreza estructural que es cardo de cultivo para el deterioro que nos ha llevado hasta aquí.

Le agradezco a Gary la oportunidad que me dio de leer su libro, y recomiendo con entusiasmo su lectura, de forma tal que comencemos el proceso de poder entender que los rostros que desfilan en el drama colectivo de nuestra guerra social etiquetada como “criminalidad”, no son más que reflejo de una sociedad descompuesta por exceso de injusticia en su seno y que la “cura” está en una dosis de justicia y equidad sin adulterar ni endulzar artificialmente con falsas nociones de bienestar.

Gracias Gary, en fin, por ayudarme a entender que en aquella sala del Tribunal de Hato Rey, todos éramos víctimas. Buenas noches.

[1] Gutiérrez, p. 31.

[2] Ibid. p. 41.

[3] Ibid. p. 41-46.

Anuncios