Los vaivenes de la política criolla son impredecibles y aunque esta medida ya se rumoraba, la seguimos tomando con pinzas hasta conocer el resultado final. Pero sin lugar a dudas, a simple vista se percibe como un avance que hace tres años atrás no hubiéramos ni imaginado que el gobierno de Puerto Rico pudiera dar.
Aunque apoyamos la legalización, la regulación responsable del cannabis y que nadie vaya preso por el uso de sustancias hechas ilícitas, nos alegra pensar que miles de enfermos tienen la esperanza de poder contar con una alternativa para contrarrestar sus problemas de salud. Al fin y al cabo, reivindica el reclamo de que el cannabis es un planta medicinal con miles de beneficios probados y reconocidos históricamente que no debería ser criminalizado su uso.“Le debemos dar la bienvenida a la iniciativa de Fortaleza pues es un paso en la dirección en la que se mueve el mundo civilizado. Pero si la misma es una propuesta honesta y seria, no una estrategia para desviar la atención de otros asuntos. Sin embargo, el paso lógico es la radicación de un proyecto en la legislatura para que la iniciativa tenga protección de ley,” expresó el criminólogo y profesor Gary Gutiérrez.

Por su parte, el director de Intercambios Puerto Rico, el Dr. Rafael Torruella, señaló, “con una alegría cautelosa recibimos la orden ejecutiva para viabilizar el uso de cannabis medicinal en Puerto Rico. Entendemos que esta medida aunque avanza el uso terapéutico de la planta, deja intacta la ‘guerra contra las drogas’ y la encarcelación de miles de personas por la mera posesión de dicha sustancia. Sin embargo, todavía queda por esperar cuáles serán las decisiones de la Dra. Ana Ríus.

En el pasado, aunque la doctora apoyó el Proyecto 1362, advirtió en las Vistas Públicas que se opone al uso del cannabis fumado y no a otras variaciones de la sustancia. Además de considerar necesario desarrollar un estudio con base científica centrado en el perfil puertorriqueño ‘con el fin de definir dosis e identificar con mayor precisión los efectos secundarios’ de la droga.

“Entendemos que la reclasificación debe de ser a menos de categoría 3 con la intención de poder desarrollar investigaciones y desarrollar otros usos terapéuticos con la planta. Además debe de ser, como está estipulado en la orden ejecutiva, a todas las sustancias y componentes derivados de la planta de Cannabis.”

“La secretaria de Salud necesita aprobar no solo el uso de los derivados del cannabis pero también lo que se ha comprobado es seguro y necesario para el tratamiento terapéutico, la flor de la planta en su forma natural. La decisión sobre el modo de administración de cualquier medicamento debe dejarse en manos de los médicos y sus pacientes, no a decisiones gubernamentales. Más todavía, cuando se carece de investigación sobre los efectos a largo plazo con el uso de los extractos y otras modificaciones,” señaló Torruella, también director de la Campaña Descriminalización.org.

“Igualmente, para que este programa sea útil para Puerto Rico es necesario permitir el autocultivo y que no se limite el acceso terapéutico de la planta por una sola compañía.”

“Esperamos que cuando esta orden ejecutiva llegue al Departamento de Salud, y pueda involucrar a otras agencias, se mantenga con cierta flexibilidad para que sus expertos puedan reconocer las distintas maneras de consumo, sobre todo su forma natural. Además, de otras muchísimas condiciones de salud que puedan beneficiarse de la orden ejecutiva,” finalizó Torruella.

Confiamos que este nuevo empuje sea el catalítico para que nuestras comunidades sigan reclamando la liberación del uso de la planta.

Anuncios