Originalmente publicado en periódico La Perla del Sur

En su libro Crack Capitalism, el intelectual irlandés radicado en México John Holloway,  declaró victorioso al capitalismo salvaje y aseguró que los ricos controlaban la humanidad.

IMG_4115No obstante, según el abogado y sociólogo, su sentencia no implicaba la rendición de aquellos que entienden que otro mundo más justo, sustentable y solidario es posible.

De esta manera, explica Holloway, diariamente millones de personas se desvinculan de los procesos económicos formales abriendo espacios para el intercambio de productos de forma justa y sustentable.

Así ocurrió en Ponce el sábado, 21 de junio, cuando un grupo de libertarios silvestres encarnaron el proceso descrito por Holloway y ocuparon por siete horas un solar de la calle Aurora para convertirlo en el primer Mercado Agrícola Natural de Ponce.

Allí, protegidos por los árboles, sin costo para el Estado o el Municipio, y sin casi ninguna organización formal, más de una docena de artesanos, agricultores, cooperativistas, músicos, masajistas y cocineros montaron sus kioskos y deleitaron a la comunidad con productos sanos, producidos de forma sustentable.

Pedro Fernández Coffey, agricultor de Guayanilla catalogó el mercado como un espacio alternativo que fomenta el contacto comunitario y las relaciones personales entre quienes producen los alimentos y los consumen.

“Este tipo de mercado debilita a ese capitalismo salvaje abriendo espacio para la sustentabilidad”, dijo el joven mientras disfrutaba de una guanábana que intercambió con otro productor.

Fernando Sanalot Rodríguez promueve los tés de Bensol.

Por su parte, Marta López González, de la finca El Reverdecer, explicó que desde hace dos años comenzó a sembrar para su consumo, junto a su esposo Abner Santiago González.Y añadió que mercados como este no solo le permiten vender o intercambiar su producción excedente. También les sirve como espacio para desarrollar un ingreso que complemente su pensión, mientras conocen y comparten con muchísima gente.

Además de agricultores independientes, el Mercado Agrícola y Natural de Ponce sirvió como plataforma para pequeñas agro empresas.

Café Don Cícero de La Mocha en Ponce, los tés de Bensol y los productos de Conuco Entre Panas de Utuado, Café Orgánico TureyGua de Jayuya  y las microempresas agrícolas Sana de Cabo Rojo fueron solo algunos de los negocios que aprovecharon la cita para ofrecer sus excelentes productos naturales.

Además, entre las empresas presentes se destacó la Cooperativa Juvenil Escolar Manuel Fernández Juncos de Juana Díaz, entidad que cultiva plantas aromáticas y distribuye el alcoholado Yerba Buena.

Por supuesto, no podían faltar las cositas para picar. Entre la oferta culinaria presente, casi toda vegetariana y sabrosa, hay que mencionar los Falafel del joven yaucano Raúl Moris García

Esta milenaria delicia frita que fue desarrollada en algún lugar de los países árabes y cuyo ingrediente principal es el garbanzo, se eleva a un nivel especial cuando Moris García complementa su confección con limón criollo y hojitas de culantro.

En fin que mientras el país lucha por balancear su presupuesto apostando a modelos económicos gastados, al parecer hay valientes que dan el paso y con sus acciones demuestran que otra sociedad, otra forma de convivir, sí es posible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

25 de junio de 2014

 

 

Anuncios