De capa caída la criminalidad

Los delitos tipo uno registran una baja del 2.1% en comparación con el año pasado

Solo cuatro de las 13 regiones policiales han registrado aumentos en los asesinatos. (archivo)

Por Daniel Rivera Vargas / end.drivera2@elnuevodia.com

A seis meses de comenzado el año, el crimen en Puerto Rico refleja bajas en casi todos los delitos principales, según las estadísticas oficiales de la Policía.

De acuerdo con las estadísticas, cuyo manejo adecuado ha sido puesto en entredicho en el pasado, el único de los llamados delitos tipo uno –o de los más severos– que ha ido en aumento entre 2012 y 2013 es el de apropiación ilegal.

Los delitos tipo uno incluyen también el asesinato, la violación, el robo, la agresión agravada, el escalamiento y el hurto de auto.

Las apropiaciones –hurtos y robos donde no media violencia– han aumentado en un 3.3%, de 12,074 en 2012 a 12,494 en 2013, según los datos compilados por la Superintendencia Auxiliar de Operaciones Estratégicas (SAOE) de la Policía.

A pesar de los siete asesinatos reportados este fin de semana, la cifra de homicidios de 361 en 2013 permanece por debajo de los 395 reportados el año pasado para esta misma fecha, una baja de 34 o de 8.6%.

Hay cuatro de las 13 regiones policiacas con alza en los asesinato: Mayagüez, Aguadilla, Aibonito y Caguas, pero se trata de alzas de entre uno y seis homicidios entre un año y otro.

La baja más pronunciada de asesinatos se ve en las regiones de San Juan, con 80 en el 2012 y 66 en el 2013, una reducción de 17.5%; mientras la de Guayama fue de 23 asesinatos el pasado año frente a 11 en la actualidad, para una baja porcentual de 47.8%.

En total, ha habido 24,417 delitos tipo uno este año, 536 (o un 2.1%) menos que en 2012 para esta misma fecha.

Algo cíclico

El superintendente Héctor Pesquera ni representantes de la alta oficialidad de la Policía estuvieron disponibles para reaccionar a estos datos, pero para figuras como el criminólogo Gary Gutiérrez, la baja no se debe a medidas anticrimen del actual gobierno sino a que la violencia sube y baja de forma cíclica, y en este momento está en baja.

“Después de esos picos –pasó en los años cuarenta y setenta–, hay unas caídas en la violencia; es cíclico”, dijo Gutiérrez.

También explicó que bajo la Administración Fortuño hubo unas estrategias de represión que causaron en gran media el alza del crimen sin precedentes del 2011, cuando se rompió el récord histórico de asesinatos.

En todo caso, quizá el cambio de gobierno, con un discurso más elegante e inclusivo, creó una expectativa optimista en la sociedad que pudo aplacar un poco la violencia generada por la desesperación económica, dijo Gutiérrez.

Sin embargo, como el discurso todavía no se ha convertido en la acción necesaria para socorrer el país, esta reducción en el porcentaje de los delitos fue mayor en los primeros tres meses del año, aún fresco el ambiente de optimismo, pero ya en los subsiguientes meses las estadísticas de 2012 y 2013 se han ido nivelando y “si no hay un repunte económico en los próximos meses, esa brecha se seguirá cerrando”.

Anuncios