Milano: dos genios, una misma pasión

Por Gary Gutiérrez/ publicado en Periódico La Perla
Marimer García Nieves, una talentosa chef puertorriqueña entrenada como “itamae” o chef de sushi en el Estado de la Florida.
Marimer García Nieves, una talentosa chef puertorriqueña entrenada como “itamae” o chef de sushi en el Estado de la Florida.

“Si no está roto, no lo arregle” reza un viejo adagio estadounidense. Por suerte para los foodies del sur de Puerto Rico, Eliezer Pérez, chef y fundador del Restaurante Milano, no le hace caso a los adagios populares.

Por esta razón, tras siete años posicionado entre los mejores restaurantes italianos de Puerto Rico y posiblemente del Caribe, Milanos es ahora “Internacional”. Su transformación comenzó hace poco más de un año, cuando Pérez y su familia viajaron de vacaciones a California.

“Estando allí visitamos la comunidad asiática en San Francisco y eso me dañó la cabeza. Me despertó mi viejo amor por esa gastronomía”, recordó el Chef, mientras explicaba cómo regresó listo para cambiar su exitosa propuesta culinaria, incorporándole la sabiduría de la cocina asiática.

Y como si fuera cosa del destino, el karma o la providencia, en esos días cerraba sus puertas el mejor restaurante asiático del sur de la Isla, dejando disponible a Marimer García Nieves, una talentosa chef puertorriqueña entrenada como “itamae” o chef de sushi en el Estado de la Florida.

De esta manera, el 2013 es recibido por Milano con nueva personalidad y propuesta en la que los tradicionales sabores del Mediterráneo coexisten y complementan la exótica paleta culinaria asiática.

Pero no venga usted a error. No se trata de fusión, sino de complementarse.

Unos  minutos sentados en el acogedor salón comedor con vista al lago de Villalba son suficientes para que el comensal caiga rendido ante el constante y cambiante coqueteo sensorial producido por los olores del ajo, el aceite de oliva y los quesos fuertes que provienen de la cocina de Pérez.

Asimismo, por los aromas del pescado, la soja, el jengibre y el vinagre de arroz que emanan del Sushi Bar de García.Definitivamente, una propuesta culinaria que no es para neófitos o espíritus poco aventureros.

A esta batalla por el paladar, la joven “itamae” trae una sabrosa carta de sushi y sashimi que complementa con cebiches al estilo oriental, tempuras y “sushi-pizza”.

Sishi Pizza @ Milano
Sishi Pizza @ Milano

De las manos de García -que de paso son un deleite verlas en acción- surge una especie de “galleta” producto de arroz y nori, resguardada por una corteza de tempura. La misma sirve de base perfecta a la combinación de proteínas, vegetales y aderezos escogidos por el cliente.

Entre las propuestas de la chef García, la preferida por la mayoría de los comensales puertorriqueños es el denominado “Volcán”, una pirámide construida por rolos californianos, ensaladas de vegetales, frutas y mariscos que se flambean antes de servirse para que su aderezo de soja se reduzca.

Definitivamente, al igual que la “sushi-pizza”, el Volcán es una juguetona y sabrosa opción para ser saboreada, lo mismo con palitos que con los dedos. Cualquiera de estos dos platos es para complementarse con una helada cerveza Sapporo y para compartir con esa compañía especial.

Atún Tataki. @ Milano
Atún Tataki. @ Milano

Si bien estos platos son divertidas opciones, igual como aperitivos compartidos o como entrada principal, la verdadera joya de la corona en la carta del la Chef García tiene que ser el Atún Tataki.

El plato es encarnado por lascas de atún fresco de alta calidad, que -tras ser marinadas en salsa ponzu hecha en casa con salsa soja, jengibre y cítricos- son selladas en la plancha y luego rebanadas y servidas con aguacate y ensalada.“Sexy” es la palabra para describir esta maravilla.

Mas como era de esperarse, la llegada de la joven promesa obliga al veterano Eliezer Pérez a elevar su nivel de juego.

De esta manera, la tradicional carta italiana de Milano se enriquece con tres platos que en el pasado solo se presentaban como opciones temporeras.

Escogidos por el público, el osobuco servido con risotto de azafrán, los piquillos rostizados rellenos de langostas y el “Pesce Genovesse” son ahora la “quinta columna” en la carta mediterránea de Milano.

El osobuco, producto de horas de lenta cocción, se presenta un una reducción de sus propios jugos y del líquido producto de los aromáticos con que se preparó. Para rematar, se aromatiza con aceite de trufas.

El resultado es un delicado balance entre todos los sabores que, como orquesta sinfónica, trabajan en armonía produciendo un exquisito resultado.

Y si usted es de los osados, no tenga vergüenza en pedir una rodaja de pan para acompañar la suculenta médula del hueso, el tesoro escondido de este plato.

Ahora, si su pasión son los mariscos, los pimientos piquillos rellenos de mousse de langosta son su mejor opción. Delicados sabores que se amarran en la salsa paladino que grita Mediterráneo.

IMG_1962
“Pesce Genovesse” del Chef Eliezer

Para aquellos que prefieren el pescado, el “Pesce Genovesse” del Chef Eliezer es una encarnación del perfecto balance entre Italia y el Caribe.

Para este manjar sirve el filete de pescado de su predilección, empanado en una capa crocante de batata y plátano amarillo, que al final presenta sobre pasta en la delicada salsa Alfredo de la casa: una verdadera delicia para grandes, pero sobre todo, para que los chiquitos se adentren en la buena gastronomía.

Sin espacio a dudas, esta nueva etapa de Milano “Internacional” es una parada obligada para todos los foodies del País, pero en especial, para los vegetarianos y veganos.

Aquellos que por razones de salud o ética no comen proteína animal la pasarán de maravilla, entre otras opciones, con la sopa de setas Portobello aderezada con aceite de trufas o la crema de ajos rostizados.

Pero quedan advertidos que posiblemente tendrán que compartirla con los carnívoros que le acompañen en la mesa.

Antes de terminar es justo advertir sobre el “riesgo” de ir a Milano.

Una vez allí existe una alta probabilidad de que se hechice y regrese, una y otra vez. No solo por el nivel y lo maravilloso de la gastronomía de los chefs Pérez y García, sino por el cariño con que el personal recibe y trata, a todo el mundo.

Personal que ha sido entrenado y es dirigido por la esposa de Eliezer, doña Nancy, quien tan pronto alguien nuevo llega al restaurante lo adopta y le hace sentir como de la familia.

Algo que Milano nunca cambió. Sigue siendo un negocio donde todos se sienten familia.

(Para reservaciones llame al 787-847-5444)

Anuncios