Los motivos detrás de las masacres en EEUU

Por: Ely Acevedo Denis | 20/07/12 7:34pm

Detrás de la masacre efectuada esta madrugada en Denver, Colorado, mientras decenas de personas disfrutaban la película de Batman, “The Dark Knight Rises”, se levanta nuevamente la bandera roja de que Estados Unidos es una nación culturalmente violenta, y que la exclusión social parece ser un factor importante para que sucedan estos incidentes, según expertos consultados por NotiCel.

Por un lado, el criminólogo Gary Gutierrez, estableció sobre el caso de James Holmes, un estudiante de neurociencia que presuntamente es el autor de la Masacre que ha dejado el saldo de 12 personas muertas y 59 heridas, que “obviamente hay un factor de perturbación mental”.

Sin embargo, destacó que “en términos macro, este tipo de incidente son incidentes que prácticamente son estrictamente estadounidenses, es decir, que no se dan en otras sociedades. Fíjate que los incidentes similares en otras sociedades regularmente tienen contenidos políticos o religiosos. Mientras que, en Estados Unidos, se dan estas cosas así, de muchachos enajenados”.

Cuando se le indicó que esta no es la primera vez que ocurren incidentes de esta magnitud en Estados Unidos, por ejemplo, en el 1999, la Masacre de Columbine que dejó el saldo de 13 personas muertas, y en el 2007, la Masacre de Virginia Tech, en la que murieron 33 personas, Gutiérrez resaltó que la exclusión social ha tenido un rol importante en estos incidentes.

“Según reporta la prensa, en los últimos 12 años se cuentan como 28 de este tipo de masacre, y casi en su totalidad, son varones blancos y son regularmente personas rechazadas socialmente, que no se sienten aceptados socialmente. Algunas teorías criminológicas apuntan a que la persona que se siente desvalorizada en una sociedad, puede recurrir a la violencia como una forma de, ilusoriamente, sentirse poderoso. Vemos que estos muchachos, en su mayoría, aparentan utilizar esta violencia para sentirse que están en control”, apuntó.

Por otro lado, indicó que existe cierto grado de placer en ejercer el control con otras personas a la hora de cometer los actos.

Hizo hincapié de que la violencia indiscriminada que se ha desatado en Estados Unidos es muy distinta a lo que ocurre en Puerto Rico.

“Yo creo que este tipo de violencia que vemos allí, no es comparable a la violencia nuestra, que regularmente, aunque sea en búsqueda de empoderarse, regularmente va dirigido a una tarjeta en específica. Esa violencia indiscriminada abierta hacia una sociedad, pues en Puerto Rico todavía no se ha dado y yo no creo que nosotros tenemos las condiciones sociales para que se de, a menos que no ocurra por una cuestión de moda, de que alguien quiera copiar el asunto”, observó.

Para Gutierrez, lo particular de estas masacres es que se dan en unos estados con unas visiones independientes del mundo.

No obstante, Gutierrez recalcó que “Estados Unidos es un país sumamente violento y sumamente guerrillista, su historia está llena de intervenciones en otros lugares del mundo”.

De hecho, opinó Gutiérrez que el hecho de que el presidente, Barack Obama, se hubiera expresado a horas de que sucediera la Masacre, es que se intenta dar una percepción de seguridad a los ciudadanos.

“Es una nación que vive en un constante miedo de ataque, desde el ataque de las Torres Gemelas, el miedo en Estados Unidos se democratizó en el sentido de que ya no es miedo de los negros y los latinos, sino que es un miedo a todo la sociedad o a un ataque exterior. La figura del Presidente pues, en estos momentos, probablemente surge como una figura paternal de dar esa seguridad en un pueblo que no está acostumbrado a ver la violencia tan dramática, así, a pesar de los múltiples incidentes de violencia que hay en esa sociedad. Como líder político, parte de su función es esa, servir de ancla a esta sociedad, que como te digo, está muy acostumbrada a la violencia en otras partes del mundo, pero no importa cuán violentos puedan ser ellos mismos, como que nunca acaban de acostumbrarse”, determinó.

Gutierrez señaló que en Estados Unidos, usualmente, la exclusión social primero es una de consideraciones de género, atacando principalmente a las mujeres, luego una de índole racial donde mayormente se afectan los afroamericanos, y también está por aspectos étnicos, que van hacia los latinos y los asiáticos.

Pero sostuvo que estos grupos han desarrollado ya maneras de enfrentarse a la exclusión, por ejemplo, mediante la criminalidad.

“Pero el poder en Estados Unidos es varón, es blanco, es propietario, es heterosexual o alegadamente heterosexual, y alegadamente cristiano. Fíjate que probablemente ese muchacho tiene muchas de las características que yo te digo de los hombres de poder. Sin embargo, es un muchacho que si, por alguna razón, se sentía excluido, pues probablemente no tenía las herramientas para manejar esa exclusión y eventualmente, reventó por esa violencia”, añadió.

Por su parte, la doctora Maribel Rivera Martínez, sicóloga social y de desarrollo, explicó que “el problema con Estados Unidos es la legalización que ha tenido en diferentes estados las armas de fuego. Y, específicamente, la forma en que los ciudadanos tienen acceso a esas armas de fuego y como en la nación americana se establece socialmente, que una persona para defender a su nación y a su familia tiene que tener un arma de fuego; son elementos intrínsicos que se han establecido en Estados Unidos para justificar las armas de fuego”.

Por lo que, destacó la doctora Martínez, la violencia termina formando parte del proceso social de los individuos.

Rivera Martínez planteó que, mayormente, para que un individuo tome la decisión de abrir fuego contra otras personas en lugares públicos, este debe enfrentar algún problema de salud mental severo, como la esquizofrenia o la paranoia.

Describió que jóvenes como Holmes, “básicamente han estado dentro de un proceso social donde la violencia y donde el tener un arma te da cierto respeto, y cierta elite, en lo que son los adolescentes”.

El otro problema que ve Rivera Martínez es el discrimen y la exclusión social.

“El problema de Estados Unidos es que, históricamente, como ha habido todo un problema social de discrimen por raza y por etnia, por ejemplo el Ku Klux Klan y Rednecks, que son grupos bien excluyentes, ellos todo el tiempo están pensando que ya sea los latinos o lo negros, siempre hay un proceso síquico de que el otro es el enemigo, y porque el otro es el enemigo, yo me tengo que proteger. Y ese tipo de proyecto social se va moviendo en la construcción social hacia los niños, y entonces los niños establecen estrategias de violencia”, determinó.

Sin embargo, concordó que existen diferencias en la violencia desatada en Estados Unidos con la que ocurre en la Isla.

“Yo entendería que por la cercanía con el vínculo de Estados Unidos pudiera haber alguna situación particular, lo que pasa es que aquí, fundamentalmente, hay leyes para que la gente no tenga ese tipo de apropiación de armas como hay en Estados Unidos, donde en las tiendas por departamento tu puedes conseguir armas de fuego”, sostuvo.

Entretanto, el psicólogo clínico, Miguel Pagan, también estuvo de acuerdo con que la disponibilidad y el “culto” a las armas en la sociedad estadounidense tienen su efecto para que se desarrollen este tipo de incidentes.

“Definitivamente un factor es la disponibilidad de arma, en los países donde la población no está armada la incidencia de suicidios y muertes con armas de fuego son bien bajas. Aunque en Canadá hay muchas armas y no hay tanta violencia. Si tu reduces la cantidad de armas de fuego, va a bajar esta violencia. En los estados de Estados Unidos donde existe más control con las armas de fuego, la incidencia de suicidio mediante armas de fuego es más bajo. En los estados donde no hay control de armas, la incidencia es más alta”.

Esto se complica porque hay muchas personas padeciendo trastornos mentales que dejan el tratamiento y los medicamentos. Algunos de estos casos son los que sufren esquizofrenia.

Mencionó Pagán algunos casos de pacientes esquizofrénicos que cometieron actos violentos, como fue el caso de Mark David Chapman, acusado de matar a John Lennon.

“La esquizofrenia es un trastorno mental que se caracteriza por delirios, desorganización de pensamientos, alucinaciones adictivas, y el afecto de la expresion facial es talante”, detalló.

“Viviendo en una cultura tan violenta como la norteamericana, esto individuos empiezan a desarrollar delirios, a escuchar voces, a veces de comando”, dijo.

Son individuos que resultan ser muy brillantes, y destacó la historia narrada en la película “A Beautiful Mind”.

Anuncios