Por Gary Gutiérrez

Durante su patética participación en Fuego Cruzado la pasada semana, el candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD) pidió que respaldaran su candidatura, pues sólo El tenía oportunidad de vencer al incumbente.

Al escuchar este llamado al voto de castigo vino a mí una conversación que hace unos meses tuve con amigos y amigas profesores, periodistas y políticos en La Casa de las Tías de Ponce.

En aquella ocasión mientras disfrutaba de un hamburguer y un mojito, que de paso siempre son espectaculares, escuchaba como los compañeros y compañeras hablaban sobre la necesidad que tiene el candidato a la gobernación por el PPD de hacer alianzas si quería ganar las elecciones.

Como conversación de académicos e intelectuales, la misma estaba cargada de ejemplos y teorías que ilustraban y justificaban las alianzas como alternativa electoral frente al poder económico de la derecha en el País.

Por varios minutos, permanecí callado. No sé si fue el colesterol del hamburguer o el alcohol del mojito lo que me hizo reaccionar, pero tras un rato escuchando me levanté y dije: “Ustedes me perdona, pero no se de qué alianzas hablan. Uno sólo puede hacer alianzas con gente que busca hacer gobierno y esta gente lo que busca es ganar elecciones.”.

El silencio y la frialdad en la mesa me cayeron como un balde de agua fría. “Volví a hablar de mas” pensé en silencio. Sin embargo las expresiones en Fuego Cruzado del candidato a la gobernación me reafirman en mí pensar.

La meta de esta gente no es hacer gobierno, lo que quieren es quedarse ellos con el gobierno. El candidato no fue a Fuego Cruzado a tender lazos y buscar puntos de convergencia con otros sectores que se oponen al neoliberalismo conservador del actual gobierno.Bueno, ni siquiera dejo claro que estuviera en contra de ese neoliberalismo conservador.

Fue allí, primero a justificar bajo la bandera de la disciplina de partido, la fascista amonestación al legislador disidente y segundo a buscar que, sin dar nada a cambio, los que se oponen al partido en el poder le den un cheque en blanco, porque él es el que tiene “oportunidad de ganar”.

Admito que todavía no tengo claro si voy o no voy a votar. Creo que el voto es una herramienta para ser usada o no de acuerdo a las necesidades.

Ahora bien, después de la entrevista con Fuego Cruzado, lo que si tengo claro es que no voy a votar por “el que tenga oportunidad de ganar”, voy a votar por el que mejor encarne o represente mi forma de pensar y mis ideas para el futuro del país, aun cuando este no tenga oportunidad de ganar.

Votar por lo que uno crees nunca es botar el voto. Claro no puedo decir lo mismo de la lógica del candidato Popular. Paz y anarquía…

Anuncios