12 de mayo de 2012 – Ley y orden, Policía, Puerto Rico

 

Gary Gutiérrez se dirige a Asamblea Coalición Contra Pena Muerte
Gary Gutiérrez se dirige a Asamblea Coalición Contra Pena Muerte // Foto: José Raúl Cepeda

Los panelistas que participaron en la Asamblea Anual de la Coalición Puertorriqueña contra la Pena de Muerte, coincidieron en que el establecimiento de la pena de muerte no resuelve el problema de la criminalidad en el país.

Gary Gutiérrez Renta, quien es conferenciante en Caribbean University y profesor de la Universidad Interamericana, en su ponencia “Pena de Muerte: Control de Gobernanza”, establece que la pena de muerte lo único que logra es adelantar un objetivo político o asegurar una elección.

“Está comprobado que no funciona para reducir la criminalidad, pero está probado que funciona para ganar votos. La gente en estos momentos está con mucho miedo, está desesperada y se agarra de discursos simplistas como los de la pena de muerte y los políticos los utilizan para ganar votos. El problema es que generalmente, la población termina perdiendo derecho ante el estado”, comentó Gutiérrez Renta a Inter News Service (INS) durante la asamblea que se celebró en la Universidad del Sagrado Corazón.

Mientras tanto, José Raúl Cepeda, catedrático auxiliar de Justicia Criminal de la Universidad Interamericana, explicó en su ponencia que la pena de muerte no es otra cosa que “la violencia institucionalidad o la violencia legalizada por parte del estado y no es distinta al resto de la violencia que la población está viviendo”.

Aseguró que la pena de muerte es una manera violenta de tratar de controlar la violencia. “Es fuego con fuego, que no funciona. Lo que quiere establecer es que ante el miedo a la muerte, el criminal no delinca, pero la realidad es otra y lo tenemos con las estadísticas de la criminalidad en los pasados años. Todos los países industrializados han abandonado la pena de muerte. Entonces, ¿por qué nosotros la queremos establecer y Estados Unidos sigue con ella, cuando es mucho más costoso que mantenerlos encarcelados?”.

Por su parte, Edgardo Román, portavoz de la Coalición que lleva siete años de establecida en Puerto Rico, dijo a INS que actualmente en Estados Unidos hay 33 puertorriqueños en la galería de la muerte en los estados de Delaware, Pensilvania, Georgia, Carolina del Norte, Florida y otro como consecuencia de un caso federal, mientras que en Puerto Rico hay 12 casos pendientes y dos casos confirmados, uno de los cuales pudiera comenzar juicio en junio próximo, que es el de Edison Burgos, y el otro es Lachau Cassey, que comienza el 1 de octubre.

“Esto significa que el tema de la pena de muerte, donde no existe en estos momentos ha tomado mayor importancia”, dijo Román, quien indicó que debido a la ola criminal que vive el país y por la intervención de las autoridades federales cada vez va ser mayor la discusión.

“La Coalición ha logrado unir a una gran cantidad de organizaciones con una gran presencia aquí”, dijo, y agregó que Puerto Rico lleva 83 años sin que sea ejecutada una persona, siendo en el 1927 la última persona de nombre Pascual Ramos, del área Este.

En cuanto aboricuas ejecutados en Estados Unidos, Román dijo que hasta el momento solo se conoce del caso de Ángel Nieves Díaz, ejecutado en diciembre de 2006.

“Con anterioridad a esa fecha, no hay datos oficiales de otros puertorriqueños. También está el caso de Juan Roberto Meléndez, quien estuvo en la galería de la muerte por 18 años siendo inocente en la Florida, pero luego salió a la libre comunidad y actualmente residen en Nueva México”, dijo Román.

Anuncios