Revisión de planes

03 Enero 2012 |
por israel Rodríguez sánchez / israel.rodriguez@elnuevodia.com

Ante el grave problema de criminalidad que azota al país, el gobernador Luis Fortuño hizo ayer una visita inusual al cuartel general de la Policía para reunirse con el superintendente Emilio Díaz Colón y con los comandantes de las 13 regiones policiacas.

A su salida de la reunión, Fortuño se limitó a decir que repasaron los planes de trabajo para las situaciones particulares de cada región policiaca. Pero no abundó en ninguna de las medidas discutidas, más allá de que están utilizando la tecnología para “entender” las zonas de mayor incidencia criminal.

También comentó que les recordó a los jefes policiacos las alianzas que existen con la policía de Nueva York para combatir el crimen. La policía neoyorquina está siendo investigada por supuesta manipulación de estadísticas para reflejar una reducción artificial del crimen.

“Al igual que todos los puertorriqueños, estamos preocupados por devolverles a nuestras familias la paz en las calles y sus hogares”, declaró el gobernador en su primera comparecencia pública de este año electoral. Sostuvo que el tema de la seguridad es su prioridad número uno y que el 31 de diciembre también estuvo reunido con la alta oficialidad de la Policía.

Hasta el momento, la administración de Fortuño había promovido el discurso de que la actividad criminal obedecía a factores que escapaban a los planes anticrimen, a pesar de que el 2010 cerró con una cifra de 1,136 asesinatos.

Confrontado con la violencia y los disparos al aire que se registraron en la despedida de año, Fortuño dijo que todas las personas que vieron a otras disparar un arma y no la denunciaron a la Policía se convirtieron en “cómplices”.

“Líderes comunitarios, alcaldes y el gobierno central realmente hicieron el máximo. Más no podían hacer. Pero esto es una responsabilidad personal. Cada individuo, cada puertorriqueño, tiene que hacerse responsable por sus acciones”, afirmó el mandatario.

Reunión no “anunciada”

Reconoció que resolver el problema del crimen es una cosa de tiempo. “El que disparó el 31 de diciembre no fue la primera vez que lo hizo”, comentó.

Los periodistas no fueron convocados a la reunión en el cuartel general, pero se enteraron porque el gobernador lo informó a través de Twitter.

El encuentro con la prensa terminó con la pregunta de si Díaz Colón, quien se encontraba a su lado, tenía un voto de confianza. “No voy a entrar en eso, aquí tenemos todos que trabajar y nos medimos diariamente…”, dijo Fortuño como punto final antes de abandonar la sala de prensa del cuartel general.

Díaz Colón salió a los pocos segundos detrás del gobernador y luego regresó a contestar preguntas de la prensa. “El que uno se enferme de momento no quiere decir que uno se va a morir”, señaló Díaz Colón, cuestionado sobre los planes que sigue discutiendo la Policía, mientras se agrava el problema del crimen en el país.

Expertos en el tema de la criminalidad consultados ayer coincidieron en que la visita del gobernador al cuartel general responde a una estrategia publicitaria. Y vaticinaron una vuelta a la fracasada política de “Mano Dura”.

“Volvemos a la insistencia de atender la criminalidad enfatizando los aspectos policiacos. Realmente, la violencia y el crimen tienen que estudiarse desde otros puntos de vista”, insistió el sicólogo Salvador Santiago.

Sostuvo que los políticos y el pueblo tienen que unirse en un plan de país más allá de aspectos electorales para enfrentar el problema de la criminalidad. En ese sentido, dijo que entes independientes deben evaluar las medidas y los resultados anticrimen que implanta el gobierno.

Como medidas a corto plazo para atender el problema, Santiago dijo que es necesario una medicación masiva de la droga, como se hace en países como Suiza. “En Puerto Rico solo 8% de los adictos están medicados”, expuso Santiago. Criticó que las distintas administraciones del gobierno se han enfocado más en controlar la oferta que la demanda de la droga porque solo miran lo que hace Estados Unidos.

Otra medida dirigida a combatir el crimen que sugirió Santiago busca detectar el lavado de dinero. “Si vas a comprar un Mercedes Benz, debe salir un correo electrónico para informar a Hacienda tan pronto haces la compra”, dijo Santiago. De esa forma, el gobierno puede saber si el nivel de vida del comprador es acorde a sus ingresos. Opinó que esa práctica debe aplicar a compras de $5,000 o más.

Reacción tardía

Para el criminólogo y profesor en la Universidad Interamericana Joel Villa, la administración de Fortuño ya ha tenido tiempo suficiente para establecer una estrategia eficaz anticrimen. “No creo que vayan a hacerlo ahora”, expresó el académico.

“En mi opinión, lo que está haciendo el gobernador es tratar de cambiar su imagen, crear otra proyección en los medios porque en la próxima campaña que se avecina el tema de la criminalidad es el más importante”, agregó Villa, al indicar que ya se perdió el control de la criminalidad en Puerto Rico.

Las declaraciones que ofreció ayer Fortuño sobre este tema son similares a las que ha ofrecido en sus mensajes ante la Legislatura, según el criminólogo Gary Gutiérrez.

“Lo que está planteando es que van a seguir implantando el plan de ‘Mano Dura’ que le compraron a Giuliani”, dijo Gutiérrez en referencia al exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani.

Al igual que otros mandatarios, Fortuño ha asumido la actitud de “gobernante fiscal” para presentarse como un paladín ante el pueblo, sensible con las víctimas e intolerante con los criminales, expresó Gutiérrez.

“No hacer eso es aceptar que el problema es el resultado de sus políticas económicas”, puntualizó el también profesor universitario.

Anuncios