01 Diciembre 2011

Aumenta el narcotráfico
Informe federal refleja un alza en las incautaciones de cocaína

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

WASHINGTON – Desde la Casa Blanca, el zar antidrogas de Estados Unidos, Gil Kerlikoweske, tomará el liderato para coordinar los recursos federales que se asignan a la lucha contra el narcotráfico en la zona de Puerto Rico.

El funcionario hizo ese compromiso ayer con el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, tras planteársele los reclamos del Gobierno de Puerto Rico a favor de una mayor presencia federal en la lucha contra el tráfico de drogas en la Isla.

“No es que nos asignen más recursos que a la frontera con México, es que no pueden ignorar el flanco de Puerto Rico”, sostuvo Pierluisi, tras la reunión que en su oficina del Congreso.

Kerlikoweske, dice Pierluisi, “está de acuerdo en que se pueden redistribuir recursos ya existentes”.

El encuentro coincidió con la divulgación del informe de 2011 del Centro Nacional de Inteligencia de la Droga, una oficina del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que refleja que las incautaciones de cocaína han registrado un importante aumento en Puerto Rico en los últimos años.

Este dato, más una baja también importante en el precio promedio del kilogramo de cocaína, hacen pensar que se ha producido un aumento en la entrada de cocaína a Puerto Rico y disponibilidad de esa droga en el mercado boricua en las últimos años.

Vale menos la cocaína

El informe indica que las incautaciones marítimas hechas en los primeros nueve meses de 2010 en la zona de Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses ascendieron a siete toneladas métricas, en comparación con dos toneladas métricas en todo 2009.

Las confiscaciones de cocaína, específicamente, aumentaron de 3,667 kilogramos en 2009 a 6,464 kilogramos durante 2010.

Mientras, el precio promedio del kilogramo de cocaína en Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses cayó de entre $28,000 y $30,000 en 2008 a entre $16,800 y $21,000 en octubre de 2010, según la Agencia Federal Antidrogas (DEA.

Estas fluctuaciones se dan también en momentos en que las muertes violentas, la mayoría de las cuales son atribuidas a guerras por el control del trasiego de drogas, han alcanzado una cifra nunca antes vista.

Ayer en la tarde, 1,041 personas habían muertos asesinadas en Puerto Rico en el 2011, 46 más que el récord histórico de 995 de 1994.

Pierluisi, de hecho, le advirtió a Kerlikoweske que en la Isla “hay más asesinatos de ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico que en la frontera con México”.

“No me cabe la menor duda de que está entrando mayor droga a Puerto Rico”, dijo Pierluisi.

Para Gary Gutiérrez, profesor de Justicia Criminal de la Universidad Interamericana, no solo ha ocurrido un aumento en las incautaciones y una reducción en el precio de la droga, sino además, como ha reseñado las Naciones Unidas en el caso de Estados Unidos, una baja en el consumo.

“Si se reduce la demanda, se genera violencia para controlar más el poco mercado”, indicó Gutiérrez.

Falta de recursos

Pierluisi ha promovido iniciativas en el Congreso dirigidas a conseguir que las agencias federales rindan cuentas sobre los recursos que destinan a la lucha contra el narcotráfico en la región de Puerto Rico.

A principios de noviembre, agentes federales hablando con la condición de que no fueran identificados dijeron que las autoridades estadounidenses no destinan recursos suficientes para proteger las costas puertorriqueñas y evitar la entrada de cargamentos de drogas.

Ayer, funcionarios de las tres agencias federales con injerencia sobre las vigilancia en las costas – la Guardia Costanera, la Patrulla de Fronteras y el Servicio de Aduanas – se reunieron a discutir este tema con el superintendente de la Policía, Emilio Díaz Colón.

Según el informe del Centro Nacional de Inteligencia de la Droga, la mayor parte de la droga que los carteles transportan hacia la zona de Puerto Rico utiliza aún como puente la República Dominicana.

No obstante, los carteles de Colombia y Venezuela, principales suplidores de droga en la región de Puerto Rico, han desviado algunas de sus rutas aéreas de transporte de cocaína de la República Dominicana al Caribe oriental, en la vecindad de las Islas Vírgenes británicas y estadounidenses.

Centro de lavado de dinero

En 2008, el análisis del National Drug Intelligence Center mantuvo que el 1% de la droga que pasa por el Caribe utiliza a Puerto Rico como puente hacia Estados Unidos. El más reciente informe no utiliza porcentajes para describir las rutas caribeñas del narcotráfico.

“Una vez los cargamentos llegan a Puerto Rico, los narcotraficantes de Puerto Rico separan una parte para suministrar los mercados locales y envían el resto hacia Estados Unidos continentales a través de líneas aéreas comerciales y transporte marítimo”, indica el análisis federal.

Puerto Rico es, además, una zona de intensas transacciones en efectivo para lavado de dinero, desde y hacia Estados Unidos. “Líderes de las organizaciones de lavado de dinero, particularmente las que tienen como base países suramericanos, mantienen células en Puerto Rico y las Islas Vírgenes”, precisa el informe.

De 2008 a 2009, la confiscación de dinero en efectivo se duplicó, pues subió de $3.5 millones a $7.4 millones. En 2010 continuó en un alto nivel, con $6.7 millones.

Anuncios