Puerto Rico Hoy
17 Agosto 2011

Individual la decisión de poner el toque de queda.

Sin resultado claro el beneficio del estatuto anticrimen

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

http://www.elnuevodia.com/individualladecisiondeactivarlo-1041751.html#.TkuabVAKIs8.twitter

WASHINGTON– Los toques de queda para adolescentes existen en cientos de ciudades, sobre todo en Estados Unidos, aunque un estudio hecho para el Departamento de Justicia federal advirtió que hay poca evidencia de que hayan tenido resultados significativos en la lucha contra el crimen.

Contrario al plan que se discute en la Legislatura de Puerto Rico, las iniciativas se suelen tomar a nivel de los organismos locales, como los gobiernos municipales.

En los últimos días, el tema ha resurgido en ciudades estadounidenses como Filadelfia (Pensilvania) y Camden (Nueva Jersey), donde intentan endurecer las medidas existentes que limitan el libre movimiento en las noches de los menores de edad.

Según la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, más de 500 ciudades tienen en marcha algún tipo de toque de queda para menores de edad.

Pero, también ese tipo de medidas existe o se debate en localidades de Francia, el Reino Unido y países de Latinoamérica.

Chicago, con una población de 2.8 millones (casi tres cuartes partes del total de habitantes de Puerto Rico) aprobó el mes pasado un nuevo estatuto que impide a los menores de 12 años estar fuera de casa sin la supervisión de un adulto autorizado a partir de las 8:30 p.m. de domingo a jueves y de las 9:00 p.m. viernes y sábado.

El toque de queda sigue igual al que han tenido siempre para los demás menores de 16 años: 10:00 p.m. durante la semana y 11:00 p.m. en el fin de semana.

Como en otras jurisdicciones en que se ha implantado, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, firmó la medida – aprobada por unanimidad en el Concejo Municipal – bajo el argumento de que “ayudará a combatir el crimen y evitará que los más jóvenes puedan ser víctimas de la delincuencia”.

En Chicago, la primera ofensa a la ley supone una multa de $500 o servicios comunitarios. La tercera ocasión en un período de 12 meses supondrá una multa de hasta $1,500 y servicios comunitarios.

Tras ataques cometidos por “turbas juveniles relámpagos’, en Filadelfia, con 1.5 millones de habitantes, el alcalde Michael Nutter ordenó que temporalmente, los viernes y sábado, ningún menor de 18 años pueda andar por las calles del centro de la ciudad y la zona universitaria sin supervisión después de las 9:00 p.m..

La iniciativa de Nutter, un afroamericano, ha levantado ampollas pues algunos consideran que puso en marcha la orden solo cuando la violencia se extendió fuera de las comunidades con una significativa población negra.

En Miami (Florida), el toque de queda para menores se estableció en 1994. Pero no se puso en vigor hasta 2010.

Por medio de la ley local, los menores de 18 años no pueden estar solos en las calle después de las 11:00 p.m. en los días de semana y la medianoche del fin de semana.

“Los muchachos han cooperado”, dijo William Moreno, portavoz de la Policía de Miami, al indicar que suelen entregarle advertencias a los jóvenes y sus familiares.

Moreno, como otras fuentes, sin embargo, no tenía datos que verifiquen si ha sido una medida que ha ayudado a combatir la criminalidad.

En San Antonio (Texas), en 2009, el municipio mantuvo que en tres años el toque de queda había reducido en 84% el total de víctimas menores del crimen.

Un análisis hecho para el Departamento de Justicia de Estados Unidos – publicado en 2009 – señala, sin embargo, que “la mayoría de los estudios que han examinado el impacto de las leyes de toques de queda generalmente han concluido que hay poca evidencia de que hayan tenido un impacto significativo en las tasas de delincuencia juvenil”.

Los días en que no hay clases la delincuencia juvenil aumenta entre las 8:00 p.m. y las 11:00 p.m., la hora en que la mayoría de los toques de queda para menores entran en efecto, indica el estudio preparado por Martha Yeide para el Departamento de Justicia federal.

Jurídicamente, el debate ha buscado un equilibrio entre el reclamo de jurisdicciones locales sobre la seguridad pública y los derechos de libertad de expresión y asociación de los jóvenes, así como el derecho de los padres a criar a sus hijos prudentemente.

Para el profesor Gary Gutiérrez, experto en justicia criminal, el toque de queda para menores de edad “estigmatiza a los jóvenes a una edad cada vez mas temprana, lo que a su vez termina creando más criminalidad”.

Pero, mantuvo que es el tipo de medida que tiene “resonancia entre los conservadores que controlan los procesos electorales”.

Anuncios