07 Julio 2011
6:01 a.m.

Explican por qué los boricuas ensucian las playas

Lo atribuyen a una baja autoestima nacional

Tras eventos multitudinarios, muchas
de nuestras playas quedan repletas de
basura (Suministrada).

Por Jerohim Ortiz Menchaca / jerohim.ortiz@elnuevodia.com

http://www.elnuevodia.com/explicanporquelosboricuasensucianlasplayas-1009607.html

Las demostraciones de agresión ambiental que los puertorriqueños muestran en ocasiones durante días festivos cuando tiran la basura en la playa, o la poca tolerancia  hacia el prójimo cuando se comparte espacios públicos, tienen sus raíces en un problema socioeconómico y sociopolítico, dijeron expertos.

Para el criminólogo Gary Gutiérrez, parte del problema es fruto de una economía que ha descansado en la explotación de la fuerza laboral.

“Hoy no se puede mantener a una familia con el mismo trabajo que se mantenía hace 25 o 30 años. Cada vez tu trabajo vale menos”, expresó Gutiérrez.

Según el también profesor universitario, esto provoca que el sujeto se sienta desvalorizado. Como el individuo no puede cambiar la desigualdad e injusticia social que impera bajo el sistema económico, optará por dos vertientes: “Los sectores más educados y con más conciencia política protestarán. Pero la mayoría de la gente  que pertenece a los grandes sectores donde no hay tanta conciencia política optarán por la carnavalización del crimen”, manifestó Gutiérrez.

 

Según Gutiérrez, esta carnavalización se da cuando la gente que no tiene el poder ocupa los espacios públicos y hace lo que mejor le parece. De esta forma sienten temporalmente que tienen control de todo, explicó.

De ahí entonces la violencia y el descontrol. “Esto es una sociedad haciendo lo que puede hacer para buscárselas y sobrevivir”, dijo el criminólogo.

Por otra parte, según la sicóloga social comunitaria Nydia Vázquez, el problema de la falta de limpieza en las playas y en los lugares públicos se debe a la industrialización.

Según Vázquez, Puerto Rico era una sociedad muy pobre en las décadas del 1940 a 1950.

 

“Ese campesino tuvo que adoptar un estilo de vida industrializado en solo 20 años. No tuvo tiempo de asimilar lo que eso significaba”, expresó Vázquez.

Por esta razón, el puertorriqueño al que le tocó crecer durante estas décadas se tuvo que acostumbrar al lugar donde él estaba,  pero no se sentía parte de él. “Eso socavó el sentido de pertenencia del puertorriqueño”, dijo Vázquez.

Además, con la llegada de los fondos federales a la Isla,  el puertorriqueño sabía que él no era quien producía el dinero. Con los fondos federales todo estaba dado, no había que hacer ningún esfuerzo”, manifestó Vázquez.

Ambos expertos coincidieron en que este problema responde a un problema político colonial.  “Se nos ha dicho que valemos menos que los estadounidenses”, dijo Gutiérrez.

El criminólogo además expresó que es por esta razón que  algunos predican la necesidad de  unirnos a ellos, para ser como ellos.

Por otra parte la sicóloga social explico que esa indecisión crea confusión y mina el sentido de responsabilidad, ya que  ni bajo la invasión española, ni la estadounidense, ni en la creación del Estado Libre Asociado, el puertorriqueño tuvo el poder de decidir.

Anuncios