Un bristó con alma de fonda boricua

Publicado en La Perla Del Sur

gente_01_foto_4Quienes entran, encuentran la familiar imagen de una fondita criolla. Es decir un salón con espacios para sentar cerca de 40 personas y al final una barrita que sirve de centro de operación.Sin embargo, hasta ahí llega la comparación.

Un vistazo a la carta basta para constatar que aquella “fonda” tiene corazón de “bistró”.

Es decir, un pequeño negocio donde diariamente se innovan delicias preparando los productos de temporada, con cariño y creatividad.

La carta de la casa se revela como un mapa para que los “foodies” viajen por el mundo de sabores, olores y colores del chef Roberto Oquendo Soto.

Nacido y criado en Yauco, chef Oquendo regresó a su ciudad de origen para compartir con sus compueblanos lo aprendido en su “viaje” profesional de casi dos décadas por las cocinas de varios hoteles, incluyendo La Cava del Ponce Hilton.

Y usando como punto de partida la hierba más emblemática de la culinaria puertorriqueña, el culantro, chef Oquendo desarrolló una carta que eleva la cocina nacional a otro nivel.

Pero no se trata de la llamada fusión. La carta que engalana esta “fondita” reconstruye y redefine platos de la cocina internacional, acriollándolos con la aromática hierba.Como ejemplo de esta reinterpretación basta mencionar la pasta con salsa de pesto, la que Oquendo desnuda de su emblemático sabor italiano basado en la albahaca para luego engalanarla con el criollo culantro. ¡GENIAL!

Al igual que este “pesto criollo”, de la mente culinaria de Oquendo surge un vegetariano aperitivo que es simplemente maravilloso, los raviolis fritos servidos sobre salsa Alfredo preparada al momento y complementada con setas y culantro.

Las almohaditas de pasta se revelan crocantes al diente para luego mostrar al paladar un delicado queso ricotta que se complementa en perfecto balance con la salsa.

Para el comensal boricua,  experimentar estos raviolis es un sabroso juego sensorial donde no se puede definir si lo que se come es criollo o italiano.

Otra oferta de aperitivo digna de mención en la carta de Qlantro son los tostones rellenos de pollo en salsa de chorizo.

Las manos de Oquendo transforman el plátano que cosechan sus vecinos y familiares en canastitas fritas a la perfección en un delicado aceite de soja y que luego se rellenan con el pollo bañado de la delicada salsa roja producto del chorizo, tomate y, por supuesto, culantro.

El resultado es una integración de sabores vinculados con la comida española y caribeña, sencillamente sabrosa.Los deliciosos aperitivos establecen un nivel que la cocina de Qlantro logra superar espectacularmente con platos fuertes como el mofongo relleno con churrasco y el dorado empanado en corteza de culantro sobre risotto de amarillo, chorizos y, por supuesto, más culantro.

Los mismos plátanos productos de las fincas al norte de la Ciudad del Café, sirven ahora de complemento a un tierno churrasco preparado en tiritas y bañado en una robusta y espectacular salsa “brown” digna del más exigente paladar.

Para los que prefieren el pescado, la cocina del chef Oquendo presenta el filete de dorado empanado en harina aromatizada con culantro, sobre una cama de risotto de plátano amarillo, chorizo, y  por supuesto, culantro.

Todo eso servido sobre un nido de queso parmesano frito.

Ninguna descripción le haría justicia a la combinación de sabores, texturas y aromas que encierra este plato.

Sin embargo, lo más impresionante de este manjar estriba en la forma en que el chef Oquendo logra mantener la integridad y el delicado sabor del filete de pescado que es cocido a la perfección. ¡Espectacular!

Si hasta ahora no se ha convencido de cómo en Qlantro coquetean con su paladar, los postres terminarán cautivando su gusto con el más sensual de los cortejos.

Basta con mencionar que los postres incluyen creme brulee y el cheesecake en tempura coronado con helado de vainilla.¿Para qué más explicación?

En fin, lo que aparenta una modesta y tradicional “fondita” en una callecita de Yauco es en realidad un fabuloso bistró, donde -siguiendo la tradición de estos locales en Francia- dedicados cocineros trabajan a diario para que sus comensales puedan experimentar comida de nivel gourmet a precios justos.

Porque eso sí, los precios sí son de fonda.

Como parte de esa filosofía, chef Oquendo prepara diariamente “especiales” de almuerzo que incluyen la misma calidad y cariño de la carta regular, pero disponibles entre $5.50 a $7.50.

¡Definitivamente, de Fonda!

Así que la próxima vez que pasee por el Pueblo del Café, dese la vueltita por Qlantro y permita que el chef Oquendo enamore su paladar.

¡Buen provecho!

(Se recomienda reservar con antelación llamando al 787-267-3854)

6 de abril de 2011

Anuncios