02 Abril 2011

Distante el jefe policial de la realidad popular

Insiste en hablar de mejor calidad de vida

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

Figueroa Sancha habla de mejor calidad de vida, y a la vez de deterioro social. (Archivo / El Nuevo Día / Xavier J. Araújo )

La presunta mejoría en la calidad de vida de los puertorriqueños alegada el jueves por el superintendente de la Uniformada, José Figueroa Sancha, muestra lo distante que está la percepción del jefe policiaco en comparación con el resto del pueblo.

Según dos expertos en asuntos criminales consultados, aun cuando fuera cierto que haya una baja en la incidencia criminal, salvo los asesinatos, eso no implica que haya una reducción en el nivel de violencia que se vive en el País, que es en realidad lo que incide en la calidad de vida de las personas.

El ex superintendente de la Policía, Miguel Pereira, señaló que no necesariamente es que Figueroa Sancha esté enajenado de la realidad puertorriqueña. Explicó que muchos factores pueden incidir para que tenga una noción equivocada. Por ejemplo, puede ser un problema en los mensajes que recibe el actual jefe policial de sus subalternos.

“Pasa mucho que si eres la persona a cargo, los demás te mienten. A veces es por miedo o porque no saben transmitir los mensajes o porque no son personas sinceras”, dijo Pereira.

No obstante, Pereira opinó que es tonto llegar al punto de afirmar que hay una mejoría en la calidad de vida cuando hay un aumento tan dramático en los asesinatos. “Uno no tiene que salir mucho a la calle para darse cuenta de lo que está pasando y el temor que hay en la gente”, dijo Pereira.

Para el profesor de criminología Gary Gutiérrez, el crimen no puede verse sólo como un problema estadístico, porque la percepción puede ser, en ocasiones, tener consecuencias reales.

“Si la gente percibe la calle insegura, deja de salir y deja el espacio a los elementos desviados,que sienten más libertad para sus acciones, y entonces se cumple la profecía”, dijo Gutiérrez.

El profesor universitario señaló que resultan contradictorias las expresiones de Figueroa Sancha sobre la mejoría en la calidad de vida cuando él mismo, como funcionario, alega que hay una crisis de valores y un marcado “deterioro social”.

“Es como decir que estamos bien de salud porque los números que tiene dicen que no tenemos fiebre. Eso es un síntoma; un análisis selectivo de la estadística”, dijo el criminólogo.

Anuncios