01 Abril 2011

Historico azote de la violencia

Por primera vez, los asesinatos superan los 300 en tres meses

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com 

El promedio es 3.33 asesinatos por día. Si se examina la frecuencia, es alrededor de una muerte violenta cada 7 horas y 12 minutos. Los números más simples son igual de preocupantes. En los primeros tres meses del año, periodo de 92 días, se reportaron 301 asesinatos.

La última de las muertes violentas ocurrió anoche en Santa Isabel, y los detalles de la misma aún no se conocían al cierre de esta edición. Antes, la víctima 300 se reportó en el sector Cercadillo del barrio Sabana Hoyos en Arecibo. Un hombre, de 84 años, identificado por las autoridades como Francisco Padilla Díaz, fue asesinado en medio de un robo domiciliario. Una herida profunda de arma blanca en el cuello lo mató.

El caso se perfila como un robo porque no se pudo conseguir la billetera o el dinero del sujeto.

Los 301 asesinatos alcanzados para esta fecha implican una escalada récord en la incidencia criminal en el País. Según los reportes policiales nunca antes un año había comenzado tan sangriento como éste. El año pasado, el segundo más violento en la historia del País con 984 muertes violentas, tuvo 78 muertes menos en el mismo periodo de tiempo.

Si la tendencia en asesinatos diarios se mantiene por el resto del año, las muertes violentas en el 2011 podrían llegar a las 1,200.

El Superintendente de la Policía, José Figueroa Sancha en una conferencia de prensa en la que repasó las estadísticas oficiales de la Uniformada, indicó que el trabajo policial no puede basarse en proyecciones. Reiteró que a pesar del aumento evidente en los asesinatos, los delitos Tipo I en general han bajado en un 11.2 por ciento.

“Hay un impacto positivo en la calidad de vida”, aseguró Figueroa Sancha quien ayer informó que todas las semanas informará públicamente las estadísticas de la Policía. Volvió a recalcar que la mayor parte de las muertes violentas se deben a lo que llama “deterioro social”.

En la categoría de “deterioro social” Figueroa Sancha junta las peleas, la violencia doméstica, la venganza y “la pasión” como móviles de los asesinatos. Juntos, estos móviles superan a los homicidios que se relacionan con el narcotráfico, que siempre había sido señalada como la principal causa de las muertes violentas en la Isla.

La Policía considera que el narcotráfico está relacionado con 102 muertes violentas este año, el 34.23% del total.

Cuando se le preguntó por qué no promovían más las iniciativas preventivas en lugar de las represivas para atajar el crimen, Figueroa Sancha dijo que muchos de los delitos que se cometen están fuera del alcance preventivo de la Policía.

De ahí pasó a sostener que están trabajando para mejorar los métodos investigativos de la Uniformada.

Según el criminólogo José Raúl Cepeda, el problema son las políticas represivas y punitivas del estado junto a malas decisiones en asuntos económicos.

Igualmente, el profesor de criminología Gary Gutiérrez, dijo que las políticas de “mano dura” y las pocas oportunidades económicas acentúan la marginación de los sectores más desventajados, lo que crea un sentimiento de opresión y las personas responden con desafíos a las reglas impuestas.

“Que haya 300 asesinatos en tan poco tiempo lo que demuestra es que lo que se ha hecho es una moronería. La mano dura y penas más altas no son disuasivo”, dijo, por su parte, Cepeda.

——————————

01 Abril 2011

Penas más severas para ladrones de fincas agrícolas

Enmiendas buscan atajar el hurto en las fincas agrícolas

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

A simple vista parecía un aumento en las penas por las apropiaciones ilegales en las fincas agrícolas. Y así el gobernador Luis Fortuño lo anunció frente decenas de agricultores, la mayoría preocupados por el aumento que se ha registrado en los hurtos en esta industria.

De hecho, el gobernador afirmó que se trataba de enmiendas que, por su rigurosidad, tendrán el efecto de disuadir estos crímenes.

“Esto es un delito que no se está tomando en serio pero ahora va a tener el efecto disuasivo de la pena”, dijo Fortuño al sostener que las enmiendas obligaban a los jueces a imponer sentencias más rigurosas. Una de las enmiendas podría tener ese efecto. Esta pone como delito grave la entrada de extraños sin autorización a estas fincas. Actualmente es un delito es menos grave y conlleva una pena de multa o reclusión por 90 días.

La otra enmienda es el establecimiento como un agravante cuando las apropiaciones ilegales ocurren dentro de una finca. Esto implicaría que las penas, en tercer grado fluctuarían entre cinco y ocho años de cárcel, y para cuarto grado entre 1.5 y 3 años. Pero esto es sólo si no existen atenuantes.

Según el criminólogo José Raúl Cepeda, estas enmiendas no tendrán ningún efecto práctico en combatir el crimen ya que, aún cuando de ahora en adelante las convicciones conlleven penas más severas, las posibles sentencias nunca son un disuasivo para los criminales.

“Históricamente el uso de la pena como disuasivo nunca ha funcionado. La evidencia científica en realidad lo que sugiere es lo contrario, aumentan los crímenes”, dijo Cepeda

El también criminólogo Gary Gutiérrez indicó que cuando las leyes son más represivas, esto tiene un efecto de marginación de los sectores sociales y esto, a su vez, crea una actitud entre los marginados de desafío.

Además, con un esclarecimiento de casos de 46% como el que se registró en el 2010 sería muy poco el impacto que tendría esto en los ladrones.

Fortuño aseguró que con la Ley su administración le dará más énfasis a los casos de robo de productos y maquinaria agrícola.

Según Fortuño, los hurtos en las fincas agrícolas causan anualmente pérdidas estimadas en alrededor de $20 millones. En promedio, una finca gasta alrededor de $40,000 anuales en servicios de seguridad, precisamente en un intento por detener los hurtos.

Anuncios