Por Gary Gutiérrez, para La Perla del Sur

Chef Yamuel Bigio -Foto Lwdwid Medina-

Si los “foodies” tuvieran derecho a señalar una ocasión especial para celebrar su afición por la buena mesa, los ponceños herederos de Baco y Dionisio tendrían que escoger el 26 de marzo como su Día Nacional.

Esto para dejar marcada para la eternidad la celebración del Primer Festival Gastronómico “Sabor Caribeño”.

Desde tempranas horas de la noche, como fieles llamados a una catedral,  aficionados a los placeres de la buena mesa llenaron la Plaza de Mercado Isabel II de Ponce para embarcarse en un viaje que incluyó paradas en muchas de las cocinas más cotizadas del área.

Sobre 20 restaurantes de la región respondieron al llamado de SIFE -Students In Free Enterprise- convirtiendo la casi centenaria Plaza en un sendero por donde se expusieron las texturas, olores y sabores de la cocina ponceña del siglo XXI.

La diversidad de la oferta gastronómica fue tan variada e inclusiva como el público que respondió al llamado.

Desde fondas tradicionales como Los Marcanos, ubicado en la propia Plaza del Mercado, hasta restaurantes de mantel blanco como Lola y Metro Ponce desplegaron sus mejores galas para el disfrute de todos los entusiastas del buen comer, lo mismo gourmets que chinchorreros.

Un auténtico manjar

Precisamente el “santo grial” de la noche fue el arroz mapostea’o preparado por el chef Ángel Santiago del Restaurante Lola.

El suculento y rico arroz salteado con los aromáticos tradicionales de nuestra cocina nacional evocaba un viaje de “comfort food” que nos llevaba directo a la cocina de nuestras  abuelas.

La otra joya de la corona fueron los chicharrones de mero sobre tostones que el chef Yamuel Bigio presentó aderezados con un mojo isleño, perfectamente balanceado.

No podía ser de otra manera. Su restaurante Piratas Del Toro Al Diente está ubicado en Salinas y su clientela sí sabe de “mojo isleño”.

Entre otras de las delicias destacadas es compulsorio mencionar el Cebiche de Camarones presentado por el chef Jonathan Santiago del Restaurante Metro Ponce, que recién abrió en la Ciudad Señorial.

En este plato, Santiago logró un perfecto balance entre la acidez del limón y las azucares naturales de la papaya y el mangó, frutas con las que complementa el delicado aperitivo.

Hablando de aperitivos, los estudiantes del chef Jonathan Hernández  en el Instituto de Banca prepararon unas croquetas de bacalao, también dignas de mención.

Para los “foodies” más arriesgados, el Festival contó con el Cerdo Guayabera sobre arroz asiático crujiente y suave del chef Ventura Vivoni. Toda una experiencia de sabores y texturas que se complementan y contrastan en un juego sensorial.

Además de los restaurantes, el festival contó con la presencia de compañías licoreras, distribuidoras de vinos y cerveceras que presentaron sus productos como acompañante de las comidas.

En fin, la actividad fue un éxito, tanto en la asistencia de público, como en la calidad de su organización.

Los universitarios de SIFE demostraron que cuando se confía en ellos y se les da el espacio para trabajar, los jóvenes se crecen ante los retos y salen victoriosos haciendo cierto los versos de la inmortal Violeta Parra.

SIFE es una organización universitaria interdisciplinaria que llegó a la Universidad de Puerto Rico en Ponce el pasado año y cuyo objetivo es exponer a estudiantes de todos los campos del saber, a las dinámicas del mundo empresarial  contemporáneo.

La organización, que además de ser una de carácter estudiantil está inscrita como una corporación sin fines de lucro, tiene tres proyectos que dan forma a su trabajo en la ciudad.

El primero de estos es el llamado “Mercado Señorial”, en el que los jóvenes pretenden trabajar en proyectos de estudios de mercado junto a los comerciantes locales, de tal manera que estos últimos puedan afinar mejor sus estrategias de mercadeo.

El segundo se conoce como el León-Net y propone hacer de toda la ciudad de Ponce una zona de Wi-Fi que sirva de portal cibernético para que cualquiera que camine la ciudad tenga acceso a la información sobre la misma como mapas, lista de tiendas y restaurantes y calendarios de actividades, entre otros.

El tercer proyecto es este Festival Gastronómico que intenta recaudar fondos para el Instituto de Síndrome Down, mientras abre un espacio para que los ponceños descubran la rica gastronomía que les rodea.

Por lo menos, en este tercero lo lograron con “A”.

“Que vivan los estudiantes…”

30 de marzo de 2011

 

Anuncios