16 de enero de 2011:

El día que volvimos a ser comunidad

Publicado originalmente por La Perla del Sur http://bit.ly/hNCaDI
Por Gary Gutiérrez
Fotos: Ludwig Medina
La imagen parecía parte de una utopía literaria. Había niños de todas las edades con enormes sonrisas, viejos rememorando sus años mozos, jóvenes activistas que aspiran a una mejor sociedad, pero sobre todo, funcionarios públicos maravillados ante un pueblo que reclamó las calles para recrearse y divertirse en armonía.

Ese fue el saldo de Ponce Ciclo Día, actividad organizada por el Municipio Autónomo de Ponce y auspiciada por organizaciones de activistas a favor del uso de la bicicleta como forma sustentable de transportación.

Por cinco horas del pasado 16 de enero, las autoridades cerraron al tráfico motorizado múltiples calles del casco histórico de Ponce, cediendo el espacio a los ciclistas, caminantes y grupos de baile.

La Plaza de las Delicias se convirtió en un pista donde ciudadanos de la tercera edad se ejercitaban bailando rumba.

De igual forma, la avenida Las Américas sirvió de cancha para los que jugaban el novel deporte de “bici-polo”.

Finalmente, las calles desde la falda de El Vigía hasta La Guancha sirvieron de escenario para la modalidad de carrera ciclista conocida como “alleycat race”.

Sin embargo, el verdadero éxito de esta actividad, no fue lo que ocurrió en las calles.

En un país donde en 17 días  se reportaron sobre 63 asesinatos, durante el domingo de la actividad la ciudad de Ponce no reportó un solo incidente de criminalidad.

Según informó en las redes sociales el periodista Reinaldo Millán Quiñones, “solo se reportó un robo y fue en la carretera PR-14 hacia Juana Díaz. No hubo asesinatos, ni violaciones, hasta ahora no se han reportado malos tratos a mujeres y niños y no hay peleas registradas”.

En una sociedad que continúa apostando a las fracasadas políticas de control y represión para hacer frente a la criminalidad, aparenta que sin pretenderlo el Municipio de Ponce comprobó que cuando se apuesta por la comunidad y cuando se le da el espacio para que los ciudadanos  disfruten de la Ciudad, bajan los niveles de violencia y hostilidad.

De igual forma, el Ponce Ciclo Día comprobó que cuando la comunidad toma las calles se desalienta el crimen, como lo explica en su libro “El Crimen en Puerto Rico” la criminóloga Dora Nevares.

El fenómeno también fue discutido en las redes sociales por el  también criminólogo Joel Villa, quien participó como ciclista en la actividad.

“Entiendo que cuando se dejan las calles en manos de quienes delinquen, ello precisamente pasa. Cuando las personas comunes retoman esos espacios, sanamente, e interactúan como sucedió ayer, todos pueden reconocerse de otra manara y no como sucede en el gran espejo criminógeno de los medios de comunicación en masa”, dijo el académico

En fin, el experimento del Ponce Ciclo Día parece confirmar lo que por años estipularon los amigos del colectivo ciclista ‘Energía Roja y Negra’. La bicicleta es una alternativa para generar una mejor sociedad.

De igual forma se confirma que el crimen en Puerto Rico no se va a solucionar con más policías, más leyes o más castigo.

Con esta actividad, la alcaldesa de Ponce y ahora también ciclista, María Meléndez Altieri, parece haber probado lo que muchos criminólogos llevan años diciendo: la reducción del crimen estriba en construir comunidad.

Alcaldesa, el destino aparenta darle la oportunidad de convertir a Ponce en el puntal de la lucha contra la criminalidad desde la comunidad y no desde el garrote.

Solo el tiempo dirá. Por ahora solo resta felicitarle por el Ponce Ciclo Día, porque ese domingo la Ciudad volvió a ser comunidad.

(El autor es criminólogo, profesor universitario y columnista de La Perla del Sur. Para preguntas o comentarios escriba a garygutierrezpr.aol.com)

19 de enero de 2011

Anuncios